Cercar en aquest bloc

S'està carregant...

dilluns, 20 octubre de 2014

"És l'hora de l'audàcia". Missatge obert als i les camarades participants a la Trobada d'Unitat Comunista a celebrar el proper 25/10/14

ÉS L'HORA DE L'AUDÀCIA
Manuel Delgado
Membre del Comité Central del PCC

Permeteu-me compartir una reflexió amb vosaltres, quan falten uns dies per a que culminem el camí cap a la unificació dels i les comunistes catalans. D'entrada, deixeu-me que us recordi quan la propaganda feixista parlava de nosaltres anomenant-nos "rojo-separatistas". És el que sempre t'escridassaven els socials mentre et fotien d'hòsties a la prefectura de Via Laietana, us en recordeu? Alguns i algunes segur que sí. Així em qualificaven, per exemple, a l'escrit de càrrecs amb que la Brigada Político-Social va posar-me a disposició militar al 1975: "elemento rojo-separatista". A més, era curiós, perquè quan els socials feien un recés en la pallissa que t'estaven fotent, el que feia de poli bo es feia l'enrotllat i et demanava que li expliquessis allò de la relació entre el PCE i el PSUC. Et deia que no ho entenia i aleshores es reprenia la roda de trompades.

No sé si ho sabeu, però l'expressió "rojo-separatista" la va encunyar un falangista que es deia Maximiano Garcia Venero, que era un especialista en "los nacionalismos" com els que ara farceixen certes tertúlies mediàtiques. El que deia és que el nacionalisme català era, a diferència del basc, essencialment d'esquerres i que a Catalunya separatisme i marxisme conformaven una mena de conglomerat únic. El seu article "Los rojo-separatistas" va aparèixer a la revista Unidad el gener de 1937 i el recull Josep  Benet a L'intent franquista de genocidi cultural contra Catalunya (Abadia de Montserrat, 1995). En qualsevol cas, estava clar que el PSUC no va ser mai un partit independentista, el que semblava importar-li poc tant als propagandistes del franquisme com a la seva policia. Érem "rojo-separatistas" i punt.

Perdoneu, però és que contemplant el que està passant al nostre voltant aquests dies no podia deixar de pensar en aquesta mania franquista de fer de nosaltres una cosa que no érem. I ho pensava adonant-me que passaran coses i coses molt importants, històriques, segurament irreversibles i preguntant-me què és el que podem fer nosaltres, els i les comunistes, des d'aquest nou partit que anem a inaugurar, per a que aquestes coses que han d'esdevenir  siguin unes i no unes altres. I és que en un moment com aquest, en que estem a punt de fer culminar el procés d'unificació comunista, no podem girar l'esquena a aquesta cruïlla tan transcendent, ni mantenir una posició ambigua sobre el que està en joc, que també podem decidir nosaltres. Hem de ser clars i assumir la responsabilitat que ens pertoca com a comunistes, de banda que siguem o no independentistes, al servei d'un moviment obrer que no pot assistir als esdeveniments com a un espectacle aliè i irrellevant.

Sisplau, considereu-lo en les vostres discussions d'aquest dissabte. Debateu quin ha de ser el nostre lloc i si no hauria de ser el de sempre, és a dir aquell des del que puguem representar la gran tradició històrica del catalanisme popular, enfrontat des de sempre al centralisme nacionalista espanyol, però també al catalanisme reaccionari i essencialista que veiem representat en altres forces polítiques amb les que eventualment podem coincidir ara, com ho vam fer a l'Assemblea de Catalunya. El catalanisme popular i progressista que nosaltres, amb d'altres, hem procurar representar, en canvi, és el de Valentí Almirall i  Rovira i Virgili,  del que sorgí mes tard un catalanisme internacionalista i de classe els protagonistes del qual foren Martí i Julià, Layret, Salvador Seguí, Rafael Campalans, Andreu Nin, Joan Comorera, Pere Ardiaca, Jaume Compte..., i que va concretar-se els anys 30 en organitzacions como ara l’Unió Socialista, el Bloc Obrer i Camperol, l'Estat Català-Partit Català Proletari, el POUM i, finalment, el nostre PSUC, partit que es definia com ens definirem nosaltres: partit nacional i de classe.

La pregunta que ens hem de fer és, en què estem contribuint a aquesta línia roja del catalanisme revolucionari sigui estratègic en aquests moments històrics tant impressionants que estem vivim i en els imminents? Està clar que tot aquest procés de trencament democràtic és complex, compost, que aplega un ampli espectre polític i ideològic no poc contradictori i àdhuc paradoxal. Hem estat fins ara fent costat a la dreta catalanista , la responsable del  desballestament dels serveis públics i de les retallades que sabem que estan dessagnant la població, però que apareix presonera d'un moviment popular que potser va fer arrancar, però que ara ni controla ni segurament entén. També hem estat amb Esquerra Republicana, de la que, malgrat el seu recolzament al govern reaccionari de CiU, no podem dubtar de la seva vocació progressista, com ho demostren les dècades que portem governant Barcelona amb ella i les dues legislatures en les que hem regint la Generalitat plegats; ERC no ha governat mai Catalunya amb la dreta; amb nosaltres si. També hem estat fins ara de la mà de la gent de les CUP, que comparteixen amb nosaltres l'herència del catalanisme marxista-leninista. Però sobre tot qui empeny aquesta dinàmica és la gent, el poble, la ciutadania. Ahir, a la Plaça Catalunya, es va veure amb claredat qui arrossega qui en aquesta fase històrica. 

Aquesta és la premissa fonamental: el protagonisme del que està passant li pertoca a les masses i el seu escenari natural torna a ser, com tantes altres vegades a la història, el carrer. La formidable empenta desencadenada ens obliga ha fer-nos amb urgència la vella pregunta leninista del què fer i respondre-la com ho han fet els comunistes tota la vida, que és sumant-nos al torrent en marxa, ocupant el nostre lloc on sempre i amb qui sempre, al carrer i amb les masses, fidels en tot moment al nostre vell i persistent objectiu: la constitució d'una societat justa i democràtica, és a dir socialista.

Seria tan imperdonable que perdéssim aquesta grandiosa i irrepetible oportunitat... Si no estem a l'alçada de l'avinentesa, si no entenem l'excepcional del moment, aleshores és que ens ha vençut la ceguesa, la mandra, la por o el vertigen. No podeu negar l'evidència que aquest procés no és el resultat d'una perversa manipulació interessada exercida sobre un poble sense criteri ni voluntat. Estem davant d'una gran mobilització col·lectiva que no podem permetre que s'esvaeixi sense haver donat els seus fruits en forma de conquestes socials. I és clar que és possible que fracassem, que el nostre esforç sigui va; que acabin imposant-se els interessos d'unes classes socials i d'unes forces polítiques amb les que mantenim relacions antagòniques, però el que és segur és que aquestes classes i aquestes forces polítiques acabaran imposant-se si contribuïm amb la nostra passivitat al malbaratament de les esperances d'una part importantíssima de les classes populars del nostre país.

Camarades: és un temps per l'audàcia. Hem d'ajudar a convertir la força social desfermada en energia històrica i sols podem fer-ho aportant-li congruència ideològica, objectius socials ara sobreentesos, excitant la potencialitat del moviment desfermat per conquerir fites més agosarades que les de la constitució d'un nou Estat. Volem i podem assolir una nova societat. No hem i ens hem repetit tantes vegades que estem per un procés constituent? Doncs bé, aquí el tenim. L'hem impulsat, l'hem esperat, i em direu que, ara que el tenim per fi davant els nassos, anem a desaprofitar l'ocasió de fer-lo reeixir?

I no em dieu que els comunistes no som ni hem estat mai independentistes. Ja ho sé. Jo tampoc. Però per als franquistes i els seus hereus ho érem i de res va servir ni servirà que proclamem el nostre federalisme. Per a ells sempre hem estat enemics de la seva Espanya, que a voltes fa l'efecte que sigui l'única possible. Nosaltres no hem estat mai separatistes. Ens n'han fet a hòsties.



"Por una educación en pasiones". Reseña de "Imágenes de la distancia", de José García Molina (Laertes, 2010), publicado en "Cuadernos de Pedagogía" (abril 2010)

Reseña del libro de José García Molina "Imágenes de la distancia" (Laertes, 2010), publicada en Cuadernos de Pedagogía (abril 2010)

POR UNA EDUCACIÓN EN PASIONES
Manuel Delgado


¿Qué significa “educar”? ¿Qué podemos hacer para que esos desconocidos que se nos confía en el aula y fuera de ella mejoren en algo sus vidas? José García Molina nos brinda en este Imágenes de la distancia un puñado de reflexiones contra alguna de las supersticiones en que se sustenta ese nuevo oscurantismo que se pretende hacer pasar por “ciencia de la educación” y que no es sino técnica para la domesticación de humanos. El autor está en inmejorables condiciones para ejecutar tal crítica, pues buena parte de lo que nos ha brindado hasta ahora –las compilaciones Multiculturalidad y educación y Pedagogía social, ambas en Alianza– le han familiarizado con alguno de los tópicos con los que la escuela actual prepara para las viejas y las nuevas formas de sumisión.

Esta última aportación personal –en la línea de su anterior Dar (la) palabra– es una vindicación de la distancia justo como aquello que al mismo tiempo nos separa y nos une al mundo, a los demás y a nosotros mismos, puesto que es el requisito que nos hace concebibles no como sustancias –tal y como sostendría el dogma de la inmanencia de los sujetos individuales o colectivos– sino como entidades que existen no en relación con los y lo otro, sino como esa misma relación. Lo que importa no está en nosotros, sino entre nosotros.

Acompañando al lector en sus discurrir –discurrir: pensar, pasar, hablar– uno se va dando cuenta de hasta qué punto es verdad que de tanto hablar de valores, se no ha olvidado hablar de la vida, que es eso que está ahí, que transcurre a nuestro alrededor y nos arrastra, hilvanada no con grandes principios, sino con temblores y calmas, fragilidades sin identidad, acaeceres mínimos en los que nos va y se nos va la existencia, en todo lo que pasa, nos pasa y nos traspasa. Les enseñamos a ellos y a ellas a que repitan de memoria los nuevos catecismos, pero hemos expulsado del aula cualquier cosa que se parezca a una educación en pasiones, esa materia prima de la que depende cualquier transformación propia y del mundo. Les enseñamos, como siempre, a obedecer, pero ni siquiera a mirar, y mucho menos a cerrar los ojos. Elogio, entonces, a las distancias. Porque, ¿para qué están las distancias, si no para recorrerlas?


dissabte, 18 octubre de 2014

Algunas consideraciones más sobre sociedades incorporóreas, con una referencia a Proust "el del Ritz". Nota para Leandro Rebollo, doctorando

Déjame que insista en eso que estaba pensando acerca de lo que llamaré "género chat", para referirme a los diferentes soportes para intercambio instantáneo de mensajes: twitter, facebook, whassapp o también el correo electrónico, tal y como lo empleamos Tom Hanks, Mel Ryan y nosotros. Este término lo empleo a partir de un libro que sacó un exdoctorando mio muy bueno, Joan Mayans, que es el que fundó y mantiene una página muy, muy interesante que se llama Observatorio de la Cibersociedad, http://www.cibersociedad.net/. Te lo recomiendo. Esta hombre escribió un libro espléndido, pionero en su momento, que se tituló precisamente Género Chat. O como la etnografía puso un pie en el ciberespacio (Gedisa).

Bueno, pues a lo que íbamos. En la charla, en general, creo que encontramos, te decía, la materia primera de lo social, la exaltación de lo informalizado que proclama: «Estamos juntos; nos unen palabras que no dicen nada que no sea eso: estamos juntos». Es como una especie de promiscuidad de la palabra, un juego gratuito y sin destino, un deuterodiscurso, es decir un discurso sobre la posibilidad misma de discursear. Una disponibilidad abierta que es la que se daba ya en la barra de los bares, en las mesas de un club social, en estos momentos en todas las terrazas de la ciudad, solo que en el ciberespacio es entre entre entidades incorpóreas, desencarnadas, como fantasmas que hablan sin boca, con la excepción que supone el eventual uso de skype.

Exacerbación de una sociabilidad sin otro objeto que la sociabilidad misma, la conversación, la charla superficial de la que la red es expresión extrema, se fundamenta en la invisibilización no solo física, sino también estructural de los concurrentes, su nihilización o anonadamiento en tanto que seres con una existencia social compleja e imbricada en jerarquías y estratificaciones de todo tipo. ¿Te acuerdas aquello que hablamos sobre Bourdieu y la entrevista? La charla trivial en un café, en un salón o electrónicamente mediada implica la disolución de todo conflicto profundo, la cancelación de toda lucha que vaya más allá del calor de debates las más de las veces superficiales. Pura nada. Un limbo. El espacio abstracto del que habla Lefebvre por excelencia. ¡Eso sí que es un no-lugar! ¿Recuerdas aquel episodio en que Homer Simpson es abducido por un ordenador, que es un homenaje a "Tron"?

¿Sabes quién entendió esto de manera especialmente lúcida de la charla como triunfo final de una sociabilidad-nada? Marcel Proust. Él entendió que a principios del siglo pasado sólo quedaban dos grandes espacios metafísicos en el mundo, a los que ahora añadiría sin duda el ciberespacio. Uno eran los trenes, en los que se va a algún sitio o se viene de algún sitio, sin estar propiamente en ninguno de los dos. El otro, los salones, los únicos lugares en los que la nada se sobrevive a sí misma. Los salones es el lugar por antomasia de la conversación. Proust procura, reflexionando sobre ellos, toda una teoría de la mundanidad,—una de las características de la vida social en espacios públicos, no lo olvides— cuyo exponente principal es la charla informal, la conversación, entidad que tiene algo de no humano, puesto que constituye la perversión, o mejor dicho, la extenuación de la comunicación. Universo del esnobismo, de la exhibición pura, en universos pensados sólo para la aparición: los salones.

En efecto, Proust, a partir de marzo de 1917, es «Proust, el del Ritz», puesto que es en el Ritz y en sus salones dónde transcurre gran parte de su actividad mundana mientras escribe En busca del tiempo perdido. Esto lo encuentras bien reflejado en dos libros sobre Proust que te recomiendo, el de Víctor Gómez Pin,  Proust, el ocio y el mal (Montesinos) y el G.D. Painter, Marcel Proust. Biografía (Lumen).  «Aquí me tratan bien, aquí me siento a mis anchas», reconoce Proust (en este último libro, p. 617), refiriéndose a un espacio parecido al sueño o a la duermevela, a la irrealidad, a lo preconsciente, allí donde reina lo insignificante, lo fútil, lo sin continuidad, la teatralidad, la banalidad más radical... Un mundo de enunciaciones sin asunto, en tanto cualquier asunto podría valer por igual para el juego de vacíos que es toda charla amiga.

No sé si estás de acuerdo conmigo. Toda la obra y acaso la vida entera de Proust gira en torno y genera toda una teoría de la vida social o vida en sociedad, entendidas como pura pereza y desidia, nadedad de la que la obra escrita quisiera ser la negación. No hay nada que legitime ni justifique –ni el deber, ni el deseo, ni la necesidad– la frecuentación, el coqueteo frívolo, la erudición gratuita, lo vano de la tertulia sobre cualquier cosa. Nos podríamos pasar toda una vida sin decir nada realmente importante.



"En un presente remoto". Reseña de Alberto Cardín. "Lo próximo y lo ajeno" (Icaria, 1990), publicado en El País, el 20/5/1990

Reseña de Alberto Cardín. Lo próximo y lo ajeno. Icaria, Barcelona, 1990, publicado en Babelia, suplemento literario de El País, el 20 de mayo de 1990. 

EN UN PRESENTE REMOTO
Manuel Delgado

De entre sus practicantes nacionales, Alberto Cardín parece ser el más predispuesto a ilustrar la paradoja de un disciplina, la etnología, que ve crecer el ascente de su manera de conjugar el ahora a la vez que se extingue el objeto de estudio que justificaba hasta hace poco su existencia, esto es, los pueblos llamados primitivos. En efecto, su última compilación de artículos, como ya ocurriera con Tientos etnológicos  (Júcar, 1988), nos advierte de las virtudes clarificadoras de la mirada antropológica aplicada sobre paisajes humanos muy alejados de sus territorios de jurisdicción tradicional.

Así, Cardín nos insta a acompañarle en un itinerario originado en el artilugio conceptual cultura, y que recorre cuestiones heteróclitas, casi siempre resueltas de forma sorprendente: el asociacionismo gay como fórmula de integración de conductas sexuales inconvenientes, la teología de la liberación y su parentesco con el integrismo islámico, el asalto al poder por parte del estructuralismo o cierto pensamiento posmoderno como variante del tocomocho. Todo ello aderezado con pronunciamientos acerca del binarismo griego, el canibalismo azteca, Japón, Blade Runner, los pesebres catalanes, o el confucionismo de Mo Ti, incluyendo una alucinante crispada entrevista con Lévi-Strauss.

Pero no se trata sólo de elogiar a Cardín por la versatilidad de sus puntos de mira ni por sus virtudes de ágil saltimbanqui intelectual. Es más y otra cosa. Lo que de veras importa de su trabajo es la vocación desenmascaradora que despliega.

Vivimos en una era extraña de la que el sentido parece haberse replegado. El antropólogo, entrenado en desvelar las artimañas de la cultura, no da abasto ante un orden de lo real que es como un prestidigitador pésimo al que, sin embargo, nadie parece verle sus malísimos trucos. Es verdad que toda cultura es una constelación de representaciones imaginarias, un dominio del simulacro en que toda esencia es en esencia un fraude, pero nunca el fraude en sí había sido elevado a los altares de la trascendencia, ni jamás habíamos visto organizar en torno suyo un culto. Somos habitantes de una colosal tomadura de pelo.

El antropólogo, curtido en lo extravagante y lo exótico, pero a la vez identificado con una cultura de la que él mismo es un singular producto, puede ejercer a la perfección su habitualmente teciturno saber. De manera imprevista, halla en su propia sociedad la dimensión precisa de su capacidad reveladora, puesto que en ningún otro lugar le había sido tan factible sentirse, como exige su trabajo, distante y cercano ante un universo cultural que, siendo suyo, se la antoja inmensamente remoto.

La reflexión etnológica, ese pensamiento lábil que reclama Cardín, puede ejecutar así su habilidad para desarticular estrategias, señalar lo que de repetición hay en lo presuntamente nuevo y delatar no tanto los embaucamientos con que nos quieren seducir, sino su miseria y la penosa torpeza de sus mecanismos. Poniendo al servicio de la crítica cultural sus recursos disciplinarios y retóricos, asume así el papel que este final de todo que nos asedia le otorga crecientemente, que es el de proporcionar desde dentro una propuesta ontológica que conteste las actuales condiciones del mundo.

Cardín está entre los que, cínicos y lúdicos, hablan de aquí como desde el exilio y se consagran, desactivado y abolido el futuro, a profetizar un presente con el que ya no es posible la reconciliación. En cualquier caso, Lo próximo y lo ajeno sitúa al lector en una disyuntiva: la de, reconocido el contencioso entre el antropólogo –Cardín, aquí- y su tiempo, optar por cuál de los dos es el verdadero impostor.


"València: la festa en litigi". Ressenya d'Antonio Ariño, "El calendari festiu a la València contemporània (1750-1936)" (Edicions Alfons El Magnànim. 1993). Aparegut al Quadern de Cultura d'El País el 22/7/1993.

La foto és d'Alexandre Rostocki
Ressenya d'El calendari festiu a la València contemporània (1750-1936). Antonio Ariño, Edicions Alfons El Magnànim. València, 1993, Aparegut al Quadern de Cultura d'El País el 22 de juliol de 1993.

VALÈNCIA: LA FESTA EN LITIGI. alència: la festa en litigi El discurs festiu sempre ha contrariat l’ordre burgès, l’Estat i l’aparell eclesial.

No són pocs els bons treballs que han contribuït a una clarificació teòrica dels significats de la festa. En ells s’han tractat tots o alguns dels aspectes que expliquen la presència persistent i generalitzada d’un domini tal: dispositiu que permet ordenar la temporalitat i fer-la habitable per pensament, espai de drenatge de tensions, autoespectacle que la societat es depara d’ella mateixa, vehicle pedagògic al servei d’una ideologia cultural, instrument a un mateix temps d’alliberament i de control, de reproducció maquetada i dramàtica de l’ordre social, complex sistema de comunicació, etcètera.

En aquestes incursions so posar-se de manifest que no hi ha pròpiament una substància festiva i qu la festivitat és, sobretot, una tecnologia que ha de ser atesa en funció del usos que rep o de les claus semàntiques que en fan possible l’eficàcia en les tasques societàries, psicològiques o intel·lectuals que els dies sagrats tenen encomanades. Amb aquesta intenció analítica s’han desplegat recerques força valuoses, ubicades en aquest territori d’entrecreuament en què història i antropologia renuncien a llurs distàncies i que han promogut una consideració en clau diacrònica del fenomen festiu. Fa poc vam veure aparèixer una excel·lent aportació en aquest sentit, el llibre de Belén Solé Festa i idologies a Lleida  (Publicacions de l’Abadia, 1991), i ara rebem, com una altra aportació no menys interessant, la que ens brinda Antoni Ariño en aquest El calendari festiu a la  València contemporània.

A més d’informar-nos de les condicions de la producció festiva al llarg de la història recent de la ciutat de València, l’obra d’Ariño –com feia la de Solé- ens permet seguir les vicissituds del contenciós declarat entre els requisits de l’homologació moderna i una exhuberància festiva  tradicional considerada incompatible amb la dinàmica secularitzadora en marxa.

Efectivament, la desqualificació que l’ordre burgés va fer del discurs festiu va plantejar-se, en un moment donat, con a frontal. D’una banda, perquè la festa contrariava el principi mateix de temps per a la producció inherent al model capitalista de societat. De l’altra, perquè implicava un desacatament tant de les prerrogatives que l’Estat s’atribuïa en el monopoli sobre la violència pública com les premisses d’autocontenció en què es fonamentava la convivència social segons el pacte civilitzatori modern. Més enllà fins i tot, perquè la festa implicava un grau màxim de comunicació mitjançant símbols complexos i una exaltació del poder de les metàfores que la privatització de l’experiència del socialment sagrat de la dinàmica laïcitzadora feia inacceptables. Els mecanismes celebratius restaven així en mans d’un aparell eclesial que no podia fer sinó parasitar-los, fent-ne instruments al servei, si no sempre dels seus missatges, si almenys de les seves necessitats de legitimització.


Aquest paisatge històrico-cultural marcat per una festa esdevinguda moneda de canvi entre clericals i anticlericals és el que ens dibuixa esplèndidament Ariño al seu llibre. Un llibre que dedica una atenció molt especial als problemes relatius al control sobre el carnaval i les festes de carrer i on el lector potser se sentirà decebut per no trobar-hi més espai dedicat a aquell procés que va fer de les Falles allò que ara són, afer al qual l’autor acaba de consagrar un altre llibre: La ciutat ritual (Anthropos, 1993).


dijous, 16 octubre de 2014

"Brujas estructurales". Reseña de Carlo Ginzburg. Historia nocturna. Un desciframiento del aquelarre (Muchnik, 1991). Publicada en El País, el 21/3/1991

Los benandanti según un grabado de 1508
Reseña de Carlo Ginzburg. Historia nocturna. Un desciframiento del aquelarre, Muchnick Editores, Barcelona, 1991. Publicada en Babelia, suplemento de libros de El País, el 21  de marzo de 1992

BRUJAS ESTRUCTURALES
Manuel Delgado

Ya hace casi un cuarto de siglo (1966) que apareció en Italia I Benandanti, un sorprendente libro en que un alumno aventado de Le Goff, Carlo Guinzburg, reclamaba para la cuestión de la brujería en la edad moderna europea una reconsideración general. El punto de partida lo constituía el descubrimiento de un culto, el de los benandanti  del Friuli, que venia a significar la confirmación de que, en contra de la tesis hegemónica de que nunca existieron brujas sino perseguidores de brujas (Trevor-Roper, Cohn, etcétera), los aquelarres fueron realmente imaginados por algunos de los perseguidos.

I Benandanti  venia a darle la razón a las teorías survivalistas de Margared Murray que, siguiendo a Frazer y su obsesión por la supervivencia de ancestrales “ritos agrarios”, sostuvo que la brujería había consistido en restos a la deriva de antiguos cultos a la fertilidad. La caída en desgracia de esa visión, propiciada por la irrupción en este campo de la antropología funcionalista, y el monopolio sobre el tema de la tesis de la sociedad persecutoria hicieron que sólo Caro Baroja (Las brujas y su mundo) y luego Le Roy Ladurie (La bruja de Jasmín) se atrevieran a preguntarse en voz alta sobre qué es lo que en realidad hacían y pensaban esas brujas cuya existencia misma se negaba. No es de extrañar que en tan poco receptivo marco, el libro de Ginzburg no fuera acogido sino con desconfianza. La traducción francesa (Les batailles nocturnes) no apareció hasta 1980, y sólo como consecuencia del éxito de El queso y los gusanos, un libro del que Muchnick acaba de publicar la tercera edición en castellano. Lo que no ha bastado por ahora para que I Benandanti deje de estar inédito entre nosotros.

No ocurre lo mismo con su continuación, Historia nocturna, cuya versión española acaba de editarse. Nos reencontramos aquí con los benandanti, sólo que sometidos a otro grado de análisis que el prólogo para la edición gala ya había prometido: el de la consideración, a partir de las luchas nocturnas y en espíritu entre los benanadanti  y los brujos para defender la cosecha, del sabal como un campo de oposiciones semánticas en el que operar análisis sincrónico-morfológicos, tomando además el aquelarre como lugar de arranque para una amplia cartografia de desplazamientos y transformaciones formales, análoga a la practicada por la antropología estructural en el dominio de la interpretación de los mitos.

Comprometida tarea la de Ginzburg. Desde que Lévi-Strauss consagró el desentendimiento de su método con respecto a los procesos rituales para lenguajes que eran devueltos a la jurisdicción hermenéutica de la antropología simbólica anglosajona, sólo se habían ejercido aproximaciones estructuralistas a los ritos en los que se podían detectar fórmulas de permutación, es decir, el sacrificio y las escenificaciones chamánicas y de posesión. Y cuando así se hacía, nunca –ni en el caso exuberante de la exégesis estructural de la ritualística griega, de la mano de Detienne y compañía- se dejaron de hacer concesiones a la contextualización etnográfica.

Ginzburg intenta aquí ir bastante más lejos. A partir de la tipificación de los aquelarres benandant como un fenómeno de adercismo, se despliega un orden de homologías formales y de dispositivos de representación del trance que cubre un extraordinariamente amplio –y, añadamos, temerario- marco geográfico-temporal, donde se integra un material literario gestual basado en el extatismo aparentemente heteróclito, pero del que Ginzburg aspira a mostrarnos la actividad de una organización gramatical metalingüística.


En cualquier caso, nos encontramos ante el intento más osado –con mucho- de encontrar aquella “mitología implícita” que, en una insinuación nunca aclarada contenida en la discusión con Turbner en la cuarta entrega de las Mitológicas,  Lévi-Strauss invitaba a buscar en ciertos ritos. El juicio que esta excitante puesta en sistema del aquelarre nos merezca dependerá, en última instancia, de que tengamos o no a la imprudencia como una de aquellas virtudes que nunca debe de dejar de ejercer el saber.


Lectura recomendada: Santiago Löpez Petit, "Hijos de la noche" (Bellaterra, 2014)

Lectura recomendada: Santiago Löpez Petit, "Hijos de la noche". Bellaterra, Barcelona, 2014, 335 páginas.

A veces la noche no es el final del día. Porque no hay día. Porque el día ha sido devorado por una oscuridad interminable. Entonces la noche, adherida a nuestro cuerpo como un vestido confeccionado con hebras de dolor, lo llena todo y no nos deja salir de ella. Tan solo queda intentar atravesarla. El relato autobiográfico con el que empieza este libro describe un proceso de destrucción causado por la enfermedad y que aboca a la desesperación. Nada que ver con la noche de los románticos o de los místicos. La noche del malestar es la imposibilidad de vivir, y a la vez, la medida de la vida que estamos dispuestos a tener. Las referencias filosóficas que aparecen en el texto tienen como único objetivo eliminar aquellos obstáculos que, como el pensamiento trágico, el romanticismo o el nihilismo, bloquean el avance de esta travesía. Desbrozado el camino descubrimos que el malestar que hoy nos agobia tiene que ver con las enfermedades de la normalidad (síndrome de fatiga crónica, depresión ...). Los enfermos de normalidad son una sombra de la vida, pero en ellos habita una verdad que impugna el orden social. El querer vivir es su enfermedad, pero también su manera de desafiar el mundo. ¿Cómo atravesar la noche cuando la noche se lleva encima? Esta pregunta tiene ahora una respuesta más concreta: el querer vivir se convierte en desafío cuando nos asumimos como anomalía, cuando luchamos a muerte con la vida. En soledad, pero en compañía de una alianza de amigos: Artaud, Lautréamont, Kleist ... y todos aquellos que al politizar su propia existencia nos muestran que es posible resistirse a la realidad.


dimarts, 14 octubre de 2014

"La vida en un text". Ressenya de M.I. Pijoan, "Salvador Espriu o els itineraris de la poesia", publicada a El País el 12/6/1991

Ressenya de Salvador Espriu o els itineraris de la poesia. María Isabel Pijoan. Publicacions de l’Abadia de Montserrat, Barcelona, 1991, 254 pàgines. Publicada al Quadern de Cultura d'El País, el 12 de juny de 1991.

LA  VIDA EN UN TEXT
Manuel Delgado

No s’havien produït al nostre país gaires concrecions d’una orientació d’anàlisi amb tant d’èxit arreu como ho és la de l’antropologia sombòlico-hermenèutica. No és el cas del País Basc, on Ortíz-Osés i els seus deixebles ja fa temps que practiquen l’exegesi mitocrítica inspirada en Bachelard i, sobretot, en Gilbert Durand. Entre nosaltres, el conreu d’aquesta estratègia interpretativa dels ordres imaginaris ha estat, des de fa ben poc a cura de recercadores com Maria Isabel Pijoan, que, després del seu Espriu en la fi del laberint (Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1989), ens brinda ara una altra indagació en el si de l’univers figuratiu espriuenc. Es tracta d’un passeig analític entorn de Cementiri de Sinera, el primer llibre de poesia d’Espriu i un dels seus reculls menys estudiats.


Dominat per la melangia, potser associable a l’estat d’ànim d’un país vençut –el llibre apareix el 1946-, Cementiri de Sinera presenta, tal i c om ens mostra Maria Isabel Pijoan, molts dels elements més recurrents de l’obra d’Espriu, sobretot –naturalment- el tema del vertigen davant la mort i de les reflexions sobre el temps i la seva fluència ineluctable. També hi és present el tema del viatge iniciàtic i l’evocació de l’ indret mític, en aquest cas la Sinera que tornarem a trobar en altres llocs de la cosmologia humana i poètica espriuana. La manera com Maria Isabel Pijoan ens serveix de psicopompa  en aquesta expedició per la xarxa de representacions essencialment pessimistes que conformen la poesia d’Espriu és, en tot cas, una invitació no solament a concebre un text com si fos la vida –és a dir, aquell territori on l’antropòleg desplega el seu saber-, sinó també a sospitar que és la vida la que, en realitat, funciona i ha de ser contemplada sempre com si fos un text.


dilluns, 13 octubre de 2014

Multitud y masa. Apuntes para la clase de Antropología de los Espacios Urbanos, 8/10/14

La foto es de Rob Cartwright
La actividad ordinaria en los exteriores urbanos –plazas, calles, avenidas...– está constituida por una urdimbre poco menos que innumerable de actividades diversas y dispersas protagonizada por personas que, individualmente o en pequeñas agrupaciones, hacen de tales marcos un escenario versátil para una cantidad extremadamente heterogénea de prácticas. En ciertas ocasiones, pero, esa amalgama plural de conductas conoce una súbita unificación que tematiza el espacio en que se da, en el sentido de que hace de él proscenio para un solo uso por parte de un conglomerado humano que ya no se conduce de manera difusa —cada componente a la suya—, sino que configura una conjunción dotada de unos principios complejos de actuación y organización concertadas. En estas oportunidades vemos generarse auténticas coaliciones viandantes de viandantes, cohortes compactas constituidas por desconocidos que se desplazan o permanecen juntos, haciendo lo mismo, en el mismo sitio o desplazándose a la vez en la misma dirección.

Tales coágulos humanos deben ser considerados como auténticas sociedades peripatéticas –en tanto existen en movimiento–, dotadas de una estructura y de dispositivos que la hacen posible y la mantienen, que ejercen funciones que pueden llegar a ser institucionales y a las que conviene atribuir una coherencia conductual, psicológica y sentimental propia. Por otra parte, tales órdenes sociales, tan efímeros como eventualmente enérgicos, emplean de manera intensiva una determinada parcela de la trama urbana –ciertas calles, ciertas plazas– que transforman y cuya elección nunca es irrelevante, puesto que conlleva el reconocimiento en ella de connotaciones morales que la hacen elocuente para la proclamación de identidades o voluntades compartidas.

Son estas oportunidades en las que los espacios de libre confluencia de una ciudad son usados como mucho más que como escenarios de las simples rutinas. Se trata de esos actos que no en vano llamamos multitudinarios —de las fiestas populares a los grandes motines sociales—, que escogen de manera nunca arbitraria un determinado espacio urbano para hacer que su función expresiva prevalezca sobre la empírica y los contenidos simbólicos que lo cargan de valor sean mucho más importantes que los instrumentales. En esos casos aparece radicalmente clara la evidencia de hasta qué punto toda práctica social practica el espacio, lo produce, lo organiza, cuando vemos formarse grandes coaliciones peatonales que funcionan como lo que Erving Goffman llama unidades vehiculares, protagonizando situaciones secuenciadas que generan el contexto en que crean y en que se crean. Emergen entonces unidades de participación, es decir, unidades de interacción gestionadas endógenamente, que suelen presentar rasgos rituales —es decir, repetitivos en relación a ciertas circunstancias—, compuestas por individuos que están ostensiblemente juntos, en la medida en que pueden ser percibidos a partir de una proximidad ecológica que da a entender algún tipo de acuerdo entre los reunidos y dibuja unos límites claros entre el interior y el exterior de la realidad social que se ha conformado en el espacio. Esas unidades son órdenes sociales locales observables, cristalizaciones en el que se registran conductas relativamente pronosticables, que resultan comprensibles o al menos intuibles por quienes las constituyen siempre momentáneamente, fenómenos integrados y contorneables, constelaciones socioculturales acabadas provisionalmente y que pueden ser objeto de explicación socioantropológica y de comprensión histórica.

Se trata entonces de movilizaciones o movimientos sociales en un sentido literal, puesto que son encuentros de individuos que hacen sociedad entre ellos moviéndose, acumulándose de manera significativa y significadora en un espacio y un tiempo que modifican de manera radical. En estas oportunidades, si el conglomerado generado se conduce de manera que las autoridades consideran intolerable o se niega a obedecerlas, estas pueden actuar expeditivamente con tal de diluirlo. En estos casos, conminaciones policiales del tipo "¡circulen!", "¡disuélvanse!", "¡no formen grupos!", etc., indican la inquietud gubernamental ante la actividad del grumo humano que durante unos momentos ha conseguido hacerse con el control de una porción de ciudad y la determinación de desleírlo por la fuerza si es preciso.

La historia, las ciencias sociales y la teoría política han conceptualizado esa unidad social sobrevenida de diferentes maneras, entre las cuales la de masa es quizás la más remarcable por las implicaciones negativas o positivas a las que se ha visto conectada y la manera como lleva casi dos siglos centrando en torno todas las discusiones teóricas sobre asuntos que, directa o indirectamente, remiten al problema de la gobernabilidad de las ciudades, aspecto este en que se centrará el presente texto. Una de las definiciones de masa podría ser la de "cualquier conjunto relativamente considerable de personas que se hallan en interacción directa unas con otras en un sitio público" (Giddens, 1997: 645). Las masas, tal y como se las menciona para referirse a conglomerados de personas reunidas voluntariamente en espacios públicos en ciertas oportunidades, no son exactamente lo mismo que las multitudes urbanas, aunque ambas sean nociones a las que hace recurrente alusión para conceptualizar fenómenos específicos asociados por un lado a la revolución industrial o al papel histórico del proletariado y, por el otro, a un tipo de vida en las ciudades que llena las calles de individuos anónimos que, como consecuencia de un creciente desprestigio de la exterioridad, ni se dirigen la palabra y que aprenden enseguida a protegerse de esos desconocidos a quienes, ahí fuera, tienden a tomar por potenciales fuentes de incertidumbre y peligro.

Se entendería entonces que la multitud sería ese agregado de viandantes que coinciden involuntariamente en las calles y hacen un uso de estas hecho de distanciamiento, indiferencia e incluso una cierta aversión mutua. Ajenos y hasta potencialmente hostiles unos a otros, los transeúntes que se agitan en todas direcciones en un lugar abierto y de libre acceso en una gran ciudad están comprometidos en la ejecución de una proliferación poco menos que ilimitada de fines inmediatos. Esas multitudes son las que vemos reflejadas en los testimonios literarios de las nuevas formas de vida en las ciudades que se generalizan en el siglo XIX: Baudelaire, Edgar Allan Poe, Dickens, Victor Hugo, Eugène Sue..., que generan en sus cronistas una mezcla de fascinación, temor y repudio. En sus comentarios sobre Baudelaire, Walter Benjamin expresaba esos sentimientos encontrados del poeta de manera inmejorable: "Por un lado él sucumbe con que la multitud le atrae hacia sí y lo convierte en flâneur, en uno de los suyos, por otro, la conciencia del carácter inhumano de la masa no lo ha abandonado jamás". El gran amigo de Baudelaire, Edgar Allan Poe iba más lejos y hacía que el protagonista de su cuento "El hombre la multitud" descubriera que la razón última de su atracción por aquel desconocido cuya energía se nutría de las muchedumbres con las que buscaba mezclarse, era que en su rostro iba a  descubrir la esencia de todo crimen, tan espantoso que, como un conocido libro diabólico, er lässt sich nicht lesen, "no se puede leer". Recordad que ese fue el texto que os di a leer para la clase de este jueves. También ese es el sentido del fragmento que os leí de La situación de la clase obrera en Inglaterra, de Engels, publicado originalmente en 1845.

Ahora bien, si la multitud es una coincidencia meramente física, pero no psicológica, el concepto de masa remite a lo opuesto, es decir a un cúmulo de individuos que pasa a conformarse en una unidad anímica —en el caso de lo que podríamos llamar "masa abstracta"— y casi somática, en el caso de las compactaciones sobrevenidas de gente en un mismo momento y espacio. En este último caso, lo que era una relación entre personas hecha de reserva y la evitación de todo contacto físico, se troca en una atracción mutua que hace que los cuerpos tiendan casi a tocarse; la apatía, se convierte e enardecimiento; la frialdad mutua, en simpatía..., todo ello consecuencia de la generación de una homogeneidad febril e hiperactiva en la que cada molécula se ha visto arrastrada a convertirse en pieza de un mismo engranaje con las demás, con las que se encuentra en conexión mental y conductual. Así, Max Weber (Economía y sociedad, FCE) habla de "situaciones de masa" para referirse a aquellas en las que los individuos experimentan sensaciones, sentimientos y ante todo "pasiones de toda índole" que no experimentarían en solitario.

Aquí vamos a entender la noción de masa en el sentido de fundición humana indiferenciada, es decir que requiera para producirse una total o relativa despersonalización de los individuos que la componen, sea la compactación  producida  psicológica, moral, intelectual o física. Esa aclaración es pertinente, puesto que permite desambiguar la utilización de términos como masa, multitud, muchedumbre, público. .., que conviene considerar en función del contexto histórico y teórico en que cada autor los emplea. Así, quienes aparecen como los psicólogos de masas franceses de finales del XIX —Le Bon, Tarde...— no emplean el término masse,  sino foule, para aludir a conglomerados humanos que actúan al unísono en la calle. Robert Ezra Park presenta su tesis doctoral en 1903 en alemán con el título de Masse und Publikum. pero la obra se  traduce al idioma del autor como The Crowd and the Public.. A partir de los años 30, se generaliza en la sociología americana, y luego en esa disciplina en general, el valor masa para hacer referencia a una forma de masificación abstracta asociada a un amalgamiento desinvidualizante que se produce, por así decirlo, a distancia, y que da pie a hablar, por ejemplo, de "cultura de masas". Por citar una última muestra de esa diversidad de interpretaciones, más cercana: el libro de Manuel Castells The City and the Grassgroots se traduce al español, se supone que con autorización de su autor, como La ciudad y las masas.

Es ese rasgo de interactividad directa la que genera la masa como totalidad objetiva, es decir como una suerte de sujeto colectivo. Ese énfasis en la compactación no sólo física, sino también emocional, psíquica y conductual de la masa es la que remite el origen del término al latín massa, la pasta de harina con que se hace el pan, de donde amasar como acción de mezclar harina u otro material –yeso o tierra, por ejemplo– con agua para generar una sustancia compacta distinta. Ese sustrato etimológico remite también a la física newtoniana, para la que la masa es una medida de la cantidad de materia que posee un cuerpo ocupando un espacio. Se habla pues de la masa social como unidad compacta, cuerpo único que pesa y que mide y que se hace presente como realidad física, como entidad dotada de características propias que no resultan de la suma de los elementos que la componen, que forman masa. No es la clase social, la gente o el pueblo: es literalmente eso, una masa, es decir no un mero agregado de partículas, sino otra cosa y más, y de otra cosa y más dotada de pensamiento y voluntad sui géneris, pero también de una fuerza y una energía extraordinarias, que son el resultado de una exasperación nerviosa compartida que conduce y urge a la acción inmediata.






diumenge, 12 octubre de 2014

"Mesures dràstiques". Un poema de Ibai Urbieta, de su libro "Poesía barata y otros textos" (Dskntrl-ed!, 2011)

MESURES DRÀSTIQUES
Ibai Urbieta
Mesures dràstiques
de formes elàstiques
en vàries cares plàstiques
I músiques rítmiques
De balls clàssics, elàstics
De llits sintàctics
i palles de l’agulla
del paller de l’ortografia
gramatical
i compactament abstracte.
Desde pla de manlleu, a can
senallo
rodejat de mares, filles i
criatures
celestials
caigudes del cel
de la reproducció humana.
Deu ni dó com  m’ho demana
Deu si li hi demano a Déu.
Adéu i fins un altra.
Salut a raudals.
Del bendaval
Del va si val
I tant se val del    timbal
o del mental réflex
del fluir del caudal
Riu avall
fins a la desembocadura
de les aigües abrassant la mar.

"Radical criminal", artículo publicado en El Periódico de Catalunya, el 26/1/2001

Artículo publicado en El Periódico de Catalunya, el 26 de enero del año 2001.

RADICAL CRIMINAL
Manuel Delgado

Las sociedades urbanas registran cíclicamente explosiones de insubordinación por parte de sus sectores más inquietos, que pueden ocupar la calle de manera inamistosa frente a las instancias de poder. Este tipo de circunstancias recibe diferentes nombres, que expresan distintos grados de intensidad: incidentes, disturbios, altercados, revueltas, revoluciones. Desde los años 60, esos usos desafectos del espacio público han tenido como protagonistas preferentes a jóvenes y están conociendo un auge extraordinario últimamente, como lo demuestran las grandes movilizaciones antiglobalización de Seattle, Melbourne, Londres, Praga, etc.

Pero no es sólo que las grandes urbes registren de vez en cuando estallidos de rebeldía colectiva, sino que de alguna manera las requieren, puesto que en el fondo se nutren de lo mismo que las altera. Una metrópolis completamente desconflictivizada habría dejado de emitir una de las señales de su vitalidad y tendría motivos para sentirse intranquila por la ausencia de esas turbulencias que genera al moverse. Y esto no implica ningún juicio de valor, sino que constata un hecho, que es que las insumisiones que tienen lugar periódicamente en las calles de cualquier gran ciudad son parte inherente de su propia dinámica.

Es en ese contexto –la ley natural que rige la vida de las ciudades– que cabe contemplar con preocupación cómo se abre paso entre nosotros un discurso que presenta a los sectores más inconformistas de la juventud como auténticos criminales, cómplices directos del terrorismo. Circunstancias tan terribles como las que acaba de conocer Catalunya por culpa de la violencia armada están sirviendo para justificar una malignización en masa de movimientos juveniles anticapitalistas, que deberían ver reconocido el derecho a ser en su ideología todo lo radicales que les viniera en gana. Es verdad que ha habido personas vinculadas a esas corrientes involucradas en actos delictivos y que han protagonizado actos violentos en la calle, pero de ahí a considerar a todo joven con ideas revolucionarias como un enemigo de la sociedad hay una distancia enorme.

Da la impresión de que existe un campaña oficial destinada a criminalizar a la extrema izquierda en general, esa extrema izquierda que, dicho sea de paso, está en el origen de buen número de dirigentes políticos actuales, incluyendo a no pocos encuadrados hoy en partidos conservadores. Los primeros signos aparecieron en el oscuro asunto de los incidentes del 12 de octubre de 1998, en Sants; luego, los hechos de la Autónoma, en enero del año siguiente; ahora, unas detenciones que se exhiben como pruebas de una trama criminal que complica a nacionalistas radicales, okupas y movimientos alternativos. Todo ello, por desgracia, con el concurso de unos medios de comunicación que parecen actuar cada vez más como meros portavoces de la policía.

Cabe preguntarse si, en este momento, el sentido de esta operación mediático-policial tiene poco que ver con la lucha contra ETA y mucho con los preparativos para la “Conferencia anual sobre desarrollo económico”, convocada por el Banco Mundial en Barcelona a finales del próximo junio. Su presumible objetivo: desactivar una segura reedición de las grandes protestas que adoptan como escenario las ciudades en que se celebran cumbres de las multinacionales del poder y del dinero.

Si se cumplen todos los pronósticos, dentro de unos meses Barcelona va a ser internacionalmente conocida mucho más por los disturbios en sus calles que por las actividades de los congresistas del Banco Mundial. ¿Qué pasará si se aplica una ley que categoriza como terrorista a cualquier alterador grave del orden público, incluso cuando es un menor de edad? ¿Eran terroristas los miles de estudiantes que volcaron coches, tiraron piedras, levantaron pavimentos e incendiaron barricadas en París, en mayo del 68, de los que ahora no se duda en hacer el elogio y reconocer la herencia?


"Estella: notas sobre el poder y la fiesta", texto publicado en Cuadernos de etnología y etnografía de Navarra, nº 48 (1986), pags. 251-274.

La foto es Montxo DG
Este articulo fue el resultado de una invitación a su casa en Estella de mis amigos Manuel Altes "Visconti" y Lidia Solé en 1985. Se refiere sobre todo al ritual de la Bajadita del Puy de las Fiestas de San Andrés. Pude regresar a Estella con Carlota hace un par de años y lo que vi me pareció desolador. La fiesta era la misma, solo que los mozos ya no impedían tumultuosamente el avance por las calles de la comitiva municipal presidida por el alcalde, como había visto treinta años antes. Ahora el espectáculo era espeluznante. Los mozos prácticamente habían desaparecido y en lugar que ocupaban lo ocupaba ahora..., ¡la propia alcaldelsa del pueblo y sus guardaespaldas! En la comitiva oficial de hecho solo estaba la banda de musica Me pareció triste y ridículo.


dissabte, 11 octubre de 2014

ESQUERRES PEL SI-SI



Algunas referencias bibliográficas sobre músicos de la calle. Nota para la estudiante visitante Sophia Jänicke

La foto es de rjones0858
El monográfico del que te hablé en el despacho y que me mencionés como fundamental es el que coordinaron Elianne Daphy y Florence Gétreau con el título "Musiciens des rues, musiques dans la rue" para el número XXXIX-1 de l'Ethnologie française, 1998. Te adjunto el prólogo. Búsca ese número; está en la biblioteca.

Florence Gétreau editó el catálogo de una exposición titulada Musiciens des rues de Paris. Lo publicó la Réunion des musées nationaux en 1997. Hay un libro que igual tiene cosas que se interesa. Lo compiló Cesar Rendueles y se titula Las noches bárbaras. Tercera fiesta de músicos de la calleMadrid: Círculo de Bellas Artes. 2008.

Una obra fundamental para ti debería ser Musicien de métro: approche des musiques vivantes urbaines, de A.M. Grees (L'Harmattam, 1998).

Puedes completar eso con algo sobre artes de la calle en general. Tres cosas publicadas por L?Harmattan: Serge Chaumier,  Arts de la rue ; Gilles Rouet,  Aestheticization of Public Space; y Marc Veyrat, Arts et espaces publiques.


Etiquetes

15M 4-F amor anarquisme animals anticlericalisme antifranquisme Argentina Ariadna_Pi Ariana arquitectura Art artivisme ball Barcelona barris bars Barça Bataille Bateson Besòs blasfèmia Boas Bourdieu Bruixeria Buenos_Aires Burton Camaleó cançons Cardín Carlota Caro carrer Chautebriand Chicago Cinema ciutadanisme ciutat Ciutat_de_la_diferència ciutats Clastres Condominas CORA corre-bous cos criminalitzacio crisi cultura cultura_popular curmetratges dansa De Certeau deambulacions Deleuze Douglas Durkheim Ecos escola espai espai_public especulació espiritisme Esteva_Fabregat etnografia Evans-Pritchard exclusió Falange Familia feixisme festa festes folk folk-song Folkways Fort-Pienc fotografia Foucault Geertz gentrificació gitans Goffman GRECS Griaule guerra_civil Guimbarda gènere Habermas habitatge Homenatges homofília iconoclàstia identitat immigració infància interacció internet islam Jacobs Joseph joves Kant Lectures Leenhardt Lefebvre Leiris Lenin Leroi-Gourhan Limen Lincoln Llibres GRECS Lluites Lost Lévi-Strauss Malinowski manifestació maquis Maria_Pons Marx masses Mauss MEDELLÍN memòria merda metodologia minories mirada mitologia mort moviments multiculturalisme Métraux música nació naturalisme Negri New_Age Nietzsche noucentisme obituaris Patrimoni PCC Pitt-Rivers poesia policia possessió postmodernitat postpolitica pragmatisme premsa presó Procés_Constituent PSUC racisme Radcliffe-Brown Raval Reina religió repressió respostes ritual romanticisme Rouch salut salutacions Sant_Joan secret sectes segregació Selma senglars Sennett seqüències sexualitat simbolisme Simmel sufisme surrealisme Tarde TOP toros tortura Tribunal_Popular turisme Turner TV Universitat urbanisme Vallcarca vianants viatges videos violència Wacquant Weber Wittgenstein Xamanisme Àfrica àlbum

Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch