dimarts, 29 juliol de 2014

Elogi de l'ambigüitat. Consideracions a propòsit d'una obra de Simone de Beauvoir acreçades a Eva Fernández

La fotografia és de Vivian Maier
Aquest llibre de Simone de Beauvoir el vaig trobar de vell fa temps. L'edició es titulava Per una moral de l'ambigüitat, i era de Península, del 1968, amb una traducció de Jordi Solé-Turà. No l'he vist reeditat, tampoc en castellà. Ja sé que ha estat si no criticat, si al menys matisat el que diu el seu El segon sexe, que també va publicar en català Edicions 62 aquell mateix any. Però estarem d'acord en la importància d'aquella denúncia seva de com la dona podia ser, pel simple fet de ser dona, enviada al no-res, és a dir ocultada de les descripcions i anàlisi del social, com si no existís, com si no hagués existit mai, com si no fos més que una continuació essencial i en blanc d'un món fet a imatge i semblança del rei de la creació, és a dir l'home. Em sembla fonamental el paper que va jugar Beauvoir quan, ja el 1949, crida a declarar la dona sobre si mateixa i és ella la que més fa per demostrar a la societat que la dona no és, sinó que aprèn a ser-ho, i la que introdueix un element més obertament reivindicatiu en les seves reflexions.

Però és aquesta mateixa Beauvoir és la que, dos anys abans, havia publicat aquesta Per una moral de l'ambigüitat, que ja veuràs que és una llarga reflexió sobre la irreductible ambivalència de l'existència humana, el que resulta d'enfrontar-se amb la complexitat de l'ésser per obtenir la força per viure i les raons per a l'acció, tot i el que ella anomena «el pes fosc de les altres coses». Elogi també del fracàs com a font de tota moral, de l'existir com «fer-se manca de ser».

El pànic davant els riscos de l'ambigüitat, és a dir dels riscos de la llibertat i la responsabilitat, és el que produeix aquests tipus humans que, sotmesos a una jerarquia ètica, Simone de Beauvoir col·loca en la seva franja més baixa. A sota del tot, els que anomena subhumans, apàtics, tebis, porucs davant els perills i la tensió que implica existir, éssers que rebutgen la passió d'estar vius, habitants d'un món insignificant i apagat, que es refugien espantats de viure en els valors fets i acabats, que busquen desesperats una etiqueta sota la qual protegir-se de la incertesa, però que no tenen res de inofensius, ja que en qualsevol moment poden abandonar-se a tot tipus d'excessos i violències que li permetin fugir de la seva autonegació. Veuràs que escriu: «El que tem, de fet, és que el xoc de l'imprevist li recordi l'angoixant consciència de si mateix». Els subhumans són els protagonistes de totes les formes del que Beauvoir anomena «el fanatisme de la serietat». Una mica més amunt, en aquesta escala moral, hi ha els «homes seriosos», de la «pesadesa mentidera» dels quals també es van burlar Hegel, Kierkegaard i Nietzsche. L'home seriós s'allibera de la seva llibertat pretenent subordinar-se a uns valors que serien incondicionats, a uns fins als quals no  reconeix que són també els punts de partida. Aquesta és la seva manera d'escapar de la seva existència escindida. «Hi ha serietat des que la llibertat es renega en benefici d'uns fins que es pretenen absoluts». L'ambigüitat que el subhumà i l'home seriós pugnen desesperadament per mantenir a ratlla no té res a veure, però, amb l'absurd. Dir que l'existència és ambigua «és plantejar que el seu sentit no està mai fixat, que s'ha de conquerir incessantment». Com veus, vet aquí un qüestionament sense traves ni fi de la pròpia voluntat, impugnació constant del valor incondicional de no importa quin objectiu, odi a mort al fàcil.

Tant de bo que la lectura d'aquesta obra et fes preguntar-te, si no ho has fet dins ara, quin és el lloc que assignem a l'ambigüitat i l'atzar en les nostres anàlisis, i fins a quin punt la seva irrupció no ens obligaria a qüestionar el rigor -llegegeix  la rigidesa— de les premisses des de les que partim a l'hora de fer i de pensar.  Si més no jo no deixo de preguntar-m'ho. Què suposaria la presa en consideració del lloc de l'ambivalència en les expressions concretes d'un ordre social sobtadament inordenat, la posada en tremolor d'aquests axiomes teòrics i metodològics que ens permeten reduir o mantenir a ratlla la complexitat de la realitat? I si reconeguéssim el paper que juga en les relacions humanes la indeterminació, la dissolució que les pràctiques imposen en les pautes culturals més presumptament sòlides?



Qui és en realitat Homer Simpson?



He buscat a internet i no queda clar que Matt Groening, el creador dels Simpson, tries aquest nom coneixent aquesta circumstància, però hi un moment en que Donald Sutherland diu el nom del seu personatge a "The Day of the Locust", dirigida el 1975 per John Schlesinger. El seu nom és Homer Simpson. La pel·lícula està basada en una novel·la homònima de Nathanael West, publicado originalment el 1939..

En qualsevol cas, he vist que aquesta escena no és al youtube i he pensat que seia una bona idea penjar-la. I així ho he fet. 



dilluns, 28 juliol de 2014

"La confluencia y la memoria". Un artículo de Alberto López Bargados (GRECS-UB)

La fotografia es de Jordi Secall y es de 2004

 LA CONFLUENCIA Y LA MEMORIA

Alberto López Bargados
GRECS-UB

Desde hace algunas semanas, las apelaciones enfrentadas a la memoria y a la desmemoria son, una vez más, un campo de batalla en la lucha por Barcelona. Eso no constituye, por supuesto, una novedad, ni tampoco es un signo distintivo de los conflictos que tienen lugar en la ciudad. También esta vez, como tantas otras en el pasado, la llama de la controversia prende en las trincheras excavadas en el campo de las izquierdas, y se declina sobre el horizonte apasionante que se abre a raíz de la crisis de autoridad que parece afectar al régimen del 78. Me refiero, como sin duda imaginarán, al debate generado en torno a la necesidad de estimular una confluencia de fuerzas políticas de izquierdas con el fin de articular una candidatura capaz de conquistar la alcaldía. En las declaraciones por momentos agrias que se han intercambiado en las últimas semanas, en la prensa y sobre todo en las redes sociales, tres parecen ser los personajes centrales de la trama: el proyecto Guanyem Barcelona, encabezado visiblemente por Ada Colau, que adopta la posición de un demiurgo al suscitar ese debate en virtud de su propia aparición, la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), y finalmente Iniciativa per Catalunya-Verds/Esquerra Unida i Alternativa, en particular la primera de las fuerzas que componen esa coalición. 

Para entrar en el debate, diría que lo discutible del escenario de confluencia que se diseña estos días es que algunos de sus promotores -y la mayoría de quienes lo secundan- parecen concebirlo como una operación en abstracto entre objetos políticos puros que perseguirían un fin común, una estrategia requerida para dejar atrás la política del rencor y el locus de la derrota y avanzar en la fase definitiva de conquista del poder. Dejando al margen el acierto de semejante diagnóstico sobre las posibilidades de una victoria electoral al fin y al cabo frentista, la propuesta demanda una especie de suspensión de la memoria, una tabula rasa con todas las afrentas y deudas -sí, también con las deudas- acumuladas que sólo se justificaría por el advenimiento de un proceso constituyente que entierre a la vieja política de partidos y dé paso a una solución surgida de la combinación del carisma de ciertas figuras sobresalientes con el dinamismo desbordante del movimiento. En esas condiciones, los sujetos políticos en confluencia emulan a ese actor rabiosamente racional que realiza un frío cálculo de la situación, maximiza sus recursos y coopera con entusiasmo renovado en pro de un interés común. La negociación que demanda esa concurrencia se quiere presentar, pues, como la única opción posible ante la inminencia de un orden nuevo que surgirá del naufragio de formaciones y estructuras obsoletas. Quien no sea capaz de comprender eso, se nos repite una y otra vez, se ahogará sin remedio en el remolino que arrastrará a la vieja política.

Con frecuencia se dice que no conviene abrir una vía de negociación con los muertos encima de la mesa, porque entonces ésta se convierte en un memorial de reproches mutuos en el que una reparación satisfactoria se vuelve imposible, lo que sólo puede abocar a la frustración. La voluntad de negociación exige, de seguir ese razonamiento, un acto de desmemoria, al menos temporal, una voluntad de poner en suspenso el cálculo de agravios en provecho de un pacto que se antoja prioritario y cuya propia realización clausura la lista de demandas anteriores. En el estado español conocimos un acuerdo semejante en 1977, con ocasión de los llamados Pactos de la Moncloa, cuando las fuerzas políticas que canalizaron la lucha antifranquista, y en particular el PCE, renunciaron a todo propósito de rendición de cuentas por los crímenes cometidos durante la dictadura en el horizonte de una reconciliación histórica y de una normalización institucional. También entonces se exigió una enorme generosidad de parte de los agraviados, la interrupción de su juicio histórico bajo la promesa de que el régimen político que se avecinaba justificaba el sacrificio en virtud del carácter expiatorio de su propia cristalización.

A tenor del legado que nos ha reservado el deshonroso pacto de 1977, no merece la pena insistir en que el reguero de la devastación provocada por un acuerdo injusto genera al menos tanta frustración como la que en ese caso hubiera suscitado la falta de un acuerdo. Espero que se entienda el marco lógico en el que se inscribe esta comparación. No pretendo frivolizar con una analogía perversa entre las consecuencias del acuerdo que sentó los fundamentos de la cultura de la transición y la falsa alternativa que se ofrece estos días a quienes, como la CUP, dudan en incorporarse en Barcelona a una candidatura municipal que incluiría a algunos de los artífices de la esperpéntica "marca Barcelona". Al fin y al cabo, se dirá, aquel pacto pretendía reconciliar bandos enfrentados al menos desde el alzamiento militar de 1936, mientras que el que ahora nos ocupa dirime su esfera de actuación en la casa común de la izquierda, en definitiva entre compañeros de viaje... por bien que unos y otros se hayan enfrentado, no hace demasiado tiempo, en las trincheras de resistencia abiertas en la ciudad.

Si tengo evidentes reservas sobre quién pertenece aquí al bando amigo o quién al enemigo no es por causa de una rabieta pueril de actor destronado por las nuevas caras que conquistan la admiración del público o por una incapacidad para reinstalarme en la frecuencia de una nueva política que no acaba de parecerme tan nueva por mucho empeño que ponga en ello. Los eslóganes de ruptura, novedad y transgresión, al fin y al cabo, también forman parte del marketing político, y no tiene sentido demonizar la simplificación que ponen en práctica porque imagino que en eso debe consistir el intercambio de framings en la comunicación política. Lo que me parece comparable de uno y otro pacto, del que se urdió entonces y del que ahora pretende trenzarse, lo que suscita en fin mi desconfianza ante la virtuosa hermandad que ahora se invoca, es la convicción de que la frustración no tendrá su origen en las falsas expectativas que bien puede albergar el pacto por la alcaldía de Barcelona, ni siquiera en el pliego de renuncias que deberá asumir un sector de la izquierda por congraciarse con quienes sólo parecen aspirar a conservar su hegemonía en medio de las aguas agitadas tras el 15M. Tiempo al tiempo: todo eso ya se verá. Lo que despierta mis recelos es la desigualdad estructural profunda, infranqueable, entre unos y otros firmantes de ese eventual pacto.

Si los exorcismos en política tienen alguna esperanza de éxito, no es sólo porque, por emplear el símil terapéutico, sus curanderos logran convencernos con sus coreografías dramáticas de que el mal ha sido extirpado del cuerpo social y súbitamente los síntomas han mejorado sin que sepamos muy bien cómo, sino porque proceden a una operación previa de restitución, porque identifican a la víctima doliente y de ese modo dignifican su condición, predisponiéndola con ello a percibir el rito terapéutico como un modo de reconocimiento, como un homenaje implícito al sentido que aquélla había sabido encontrar en su propio dolor. Cuando esos gestos promueven una forma de catarsis en política es porque antes que nada respetan las demandas de las distintas partes en liza y tratan de restañar el abismo abierto entre ellas buscando un reconocimiento de la deuda contraída, del mal provocado, generando con ello una situación de reequilibrio entre los actores diversos que de ese modo son convocados a exponer sus demandas sin ocultarlas con el argumento de que son inoportunas o, peor aún, trasnochadas. Esa liturgia funciona al fin y al cabo al modo de una doble confesión: no pretende tanto neutralizar el conflicto banalizando su gravedad sino permitiendo su exposición por parte de los agraviados, y exigiendo una reparación que sea consecuencia de la asunción de culpa por parte de los agraviantes.

Nada de eso tuvo lugar, como ya sabemos, en 1977. La promesa de un proceso constituyente que en su propia virtualidad anularía la felonía que unos cometieron sobre los otros impuso una ley de silencio cuyos estragos sufrimos todavía. Apenas se hizo nada por dar voz a los ultrajados, y la impunidad fue la norma general con la que se obsequió a los ultrajantes. Nadie imploró el perdón, como nadie reconoció sus culpas, y fueron pocos, muy pocos, los que pagaron sus deudas para con la sociedad a la que habían traicionado. El resto es una historia conocida.

Sin duda será cierto que el paisaje político municipal de la Barcelona post-olímpica carece del peso dramático de todos esos acontecimientos. Aquí no identificamos las fosas que nos quedan por exhumar ni estamos hablando de la brutal expropiación de la memoria sufrida por todos los pueblos que componen el estado español. Sin embargo, el punto de partida para ese malabarismo político al que se nos conmina a sumarnos so pena de ser sencillamente borrados por el vendaval de la historia no es, en absoluto, alentador. Aquí se cuentan por centenares las corruptelas y las falsas contabilidades, y el compadreo ha sido la tónica general, más allá de retóricas denuncias y de alguna que otra renuncia. Aquí contamos con responsables directos de una gestión municipal que casi ha asestado un golpe de gracia a lo que queda de urbano en nuestra ciudad. Aquí los torturadores se pasean distraídamente por las calles, amparados en el uniforme que consagra su manual de instrucciones y en la anuencia de los gestores que callan y otorgan. Aquí hace demasiado tiempo que se nos ha perdido el respeto, y ahora, simplemente, se nos quiere invitar a ver las cosas de otro modo, a hacer borrón y cuenta nueva, a confiar en quienes hasta el momento han ofrecido pocos argumentos para merecerlo. Cuando, invocada la hora de las confluencias, nos pidan guardar silencio en nombre de una nueva forma de hacer política, deberíamos recordar que, bajo tales condiciones, esa política no puede ser más que un giro del lenguaje del que sabrán sacar provecho los oportunistas para prosperar una vez más y exhibirse complacidos con nuestro educado silencio. Vistas esas reglas de juego, la nueva política tal vez no sea sino la política de siempre.

diumenge, 27 juliol de 2014

Anunci de la prohibició de fumar als avions. Telenoticies de TV3, juliol 1992


Una curisitat.Aquest anunci l'he trobat en un VHS antic. És Toni Barberà informant al telenotícies de TV3 de l'1 de juliol de 1992 sobre el decret del govern prohibint fumar en els vols de menys de 90 minuts.


El lugar de la cultura en las dinámicas de transformación urbana. Referencias teóricas y bibliográficas para Alesya Sidorenko

Exterior de la Tate Modern. Fotografía de Alastair Ross
Sea cual se el enfoque que le quieras dar al papel de las grandes instituciones culturales, la premisa que no puedes olvidar en hasta qué punto se entremezclan en un mismo campo, en la actualidad, los valores asociados al arte y la cultura en general, por un lado, y, por el otro, grandes dinámicas de mutación urbana presentes a nivel planetario. Las políticas de reconversión y reforma urbana derivadas de la nueva era postayloriana, que están transformando la fisonomía tanto humana como morfológica de las ciudades, consisten en favorecer la revitalización de barrios que fueron populares y que se había dejado deteriorar o antiguas zonas industriales o portuarias ahora abandonadas y que se recalifican como zonas residenciales de categoría o se colocan al servicio de las nuevas industrias tecnológicas que exigen las lógicas globalizadoras. Esos grandes procesos de transformación urbana se llevan a cabo hoy, casi sin excepción, acompañados de todo tipo de actuaciones que invocan los altisonantes principios abstractos que se supone que deberían orientar la marcha de la Humanidad. En ellos las políticas de promoción urbana y competencia entre ciudades encuentran un valor refugio con que dotar de singularidad funcional lo que en la práctica son estrategias de mercado, además de fuentes de prestigio para las instituciones políticas ante la propia ciudadanía.

Entre esos valores universales representados como incontestables verás que destaca el de la Cultura, entendida como una instancia en cierto modo sobrehumana y con efectos casi salvíficos s0bre la gente que entra en contacto con ella. En ese sentido, es importante que al resultado de las intervenciones que se presentan como regeneradoras del tejido urbano quepa asignarles el atributo de creativas, dando a entender que han ido acompañadas de la radicación de industrias e instituciones en condiciones de proveer de bienes y servicios que se presumen también como culturales, así como que han servido para habilitar grandes polos de atracción simbólica. De ahí que cada gran proceso de especulación urbanística —disfrazado con todo tipo de eufemismos del tipo rehabilitación, recuperación, reforma...— haya incluido la inscripción en el territorio de espacios y en el tiempo de acontecimientos programados para escenificar discursos y retóricas que camuflan la gestión conjunta de interés privado y gestión pública en orden a hacer las ciudades competitivas como macroproductos de consumo. El resultado final de esas movilizaciones tempo-espaciales son las ciudades creativas, es decir las urbes que han sido proyectadas, en términos de márketing, no solo como nicho de instituciones culturales de renombre y escenario de grandes eventos —exposiciones universales, forums universales de las culturas, capitalidades culturales, congresos científicos o tecnològicos internacionales...—, sino también y acaso ante todo como núcleos hiperactivos de producción de imágenes y significados, que colocan el dinamismo intelectual, incluso eventualmente rupturista, en el centro del vestido de marca con que se comercializan en el mercado de ciudades. Tienes varias obras que te pueden ser útiles al respecto y que tienes en la biblioteca, ya sea la nuestra en el Raval o la de Económicas, en Pedralbes: Charles Landry y Franco Bianchini, La ciutat creativa (Diputació de Barcelona); Sharon Zukim, The Cultures of Cities (Blackwell), Graeme Evans, Cultural Planning: An Urban Renaissance, (Routledge), aunque acaso la más emblemática sea la de Richard Florida, Las ciudades creativas (Pòrtic).

Ese protagonismo argumental asignado a la imaginación y la creatividad se corresponde con lo que está siendo la creciente desmaterialización de las fuentes de crecimiento económico, cada vez más envuelto de todo tipo de acompañamientos estéticos, informacionales, artísticos, semióticos, etc. Una perspectiva teórica general sobre cómo las transformaciones urbanas actuales atienden las demandas del nuevo capitalismo cognitivo y la producción de bienes inmateriales, la puedes encontrar en varios trabajos. Te recomiendo que empieces por el artículo de Beatriz García que te adjunto, "Política cultural y regeneración urbana en las ciudades de Europa occidental", Revista de Investigaciones Políticas y Sociològicas, VII/1 (2008): 111-125. Luego tienes un librito que sacó hace años el MACBA que está muy bien como introducción. Es de dos clasicos del pensamiento urbano, Neil Smith y David Harvey, Capital financiero, propiedad inmobiliaria y cultura. Te adjunto el texto de Harvey, "El arte de la renta". 

Después de estos textos de introducción, puedes pasar a más cosas. Por ejemplo, Scott Lash y John Urry, Economías de signos y espacios (Amorrortu); George Yúdice. El recurso de la cultura (Gedisa); Allen J. Scott, The Cultural Economy of Cities (SAGE). Contamos con compilaciones que reúnen ejemplos concretos de esa relación. Por ejemplo, Monica Degen y Maloolm Miles, eds., Culture & Agency (University of Plymouth Press), o Blanca Fernández y Juan Pedro Lorente, eds., Arte en el espacio público. Barrios artísticos y revitalización urbana (Prensas Universitarias de Zaragoza). La mayoría de estos libros están en la biblioteca.

Lo que no has de olvidar es que esa misma Cultura, fetichizada y mistificada, no solo ha pasado a constituirse en parte de la infraestructura económica de las ciudades y en un incentivo para la inversión inmobiliaria o turística, sino que también se ha convertido en las últimas décadas en una auténtica religión de Estado, como ha defendido desde una perspectiva liberal Marc en El Estado cultural (Acantilado). En una intersección entre ambas funciones –la de motor del desarrollo capitalista y la de fuente de legitimación casi sobrenatural de los poderes instituidos– vemos proliferar macroiniciativas urbanísticas que nunca dejan de incluir, como ingrediente indispensable, enclaves especiales consagrados a la cultura, muchas veces distritos enteros presididos por lo que vendrían a ser verdaderos templos —museos, grandes teatros, auditorios, centros culturales polivalentes...— con funciones no muy distintas a la de las antiguas catedrales, encargados siempre a arquitectos famosos y que se imponen de manera arrogante, sin dialogar con ellos, brindado servicios a un público distinto del hasta entonces avecindado en la zona, al que la nueva presencia contribuirá probablemente a expulsar como consecuencia del aumento en el precio del suelo. En efecto: de este tipo de dinámicas se derivan importantes consecuencias en la valoración del espacio intervenido artística o culturalmente, entendiendo valoración no sólo en el sentido de elevación de la calidad ética o estética que se desea atribuirle, sino en el mucho más prosaico del precio del suelo, es decir de su rentabilidad.

El ingrediente “cultural” cumple por tanto varios objetivos. Por una parte, se impone un hito poderoso que irradia prestigio y elegancia y que convierte de pronto en atractivo un determinado sector de la ciudad hasta hacía poco deteriorado o en decadencia. Por otro lado, instaura un elemento de sacralidad y pureza que, evocando el papel de las antiguas catedrales medievales, se instaura de forma autoritaria sobre el territorio, dotándolo de una plusvalía simbólica que enseguida devendrá dineraria. Lo hace "desinfectándolo", por así decir, es decir contribuyendo a esas dinámicas para las que se emplea el eufemismo de "higienización", limpieza de lo que de sucio determinaba una zona urbana, incluyendo entre los objetivos de saneamiento un vecindario considerado de alguna manera inmundo. También este tipo de intervenciones rescata los sectores afectados de lo que podríamos llamar “el diablo urbano”, es decir la tendencia de la vida en la ciudad al enmarañamiento y la opacidad. El “factor cultural” actúa así en dos sentidos –uno sustantivo; el otro intangible– que son en realidad complementarios, indispensables el uno para el otro: contribuye a “limpiar” el territorio, a clarificarlo, tanto en el plano de las prácticas sociales consideradas inconvenientes para los proyectos de desconflictivización urbana, pero hace lo propio con las representaciones imaginarias que habían contribuido a estigmatizar un determinado sector. La Cultura funciona así al mismo tiempo como negocio y como exorcismo y expiación, puesto que sólo puede convertirse en dinero una ciudad que haya sido previamente liberada de las potencias malignas que la poseían –las nuevas y viejas formas de miseria, la tendencia a la ingobernabilidad, las grandes y pequeñas luchas– y que todavía son reconocidas como activas o al acecho.

Por supuesto que hay una enorme cantidad de ejemplos de cómo operan y obtienen resultados en forma de plusvalías este tipo de intervenciones urbanísticas asociadas a la ubicación de grandes centros de arte y de cultura y la generación de barrios de ambiente intelectual, bohemio y hasta "alternativo". Te escribiré algo sobre el caso que tienes más a mano, bien emblemático, que es el barcelonés, pero te adelanto algunos ejemplos en el Estado español: el caso del impacto de La Casa Encendida, del Reina Sofía y otras instalaciones artistico-culturales en el barrio madrileño de Lavapiés (Jorge Sequera, "Gentrificación en el centro histórico de Madrid: el caso de Lavapiés, en Rodrigo Hidalgo y Michael Janoschka, eds., La Ciudad neoliberal (Traficantes de Sueños; este te lo adjunto); el de la Ciutat de les Arts en la "invención" del barrio de Penya-Roja en Valencia (Josepa Cucó, "A la sombra de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias. Gentrificación en Penya-Roja", en Josepa Cucó, dir., La ciudad pervertida (Anthropos), o la misión encomendada al Guggeheim en el proyecto por convertir Abandoibarra en el distrito financiero de Bilbao (Andeko Larrea y Gorikoitz Gamarra, Bilbao y su doble (Gatzka Gunea) y el indispensable Joseba Zulaika, Crónica de una seducción. El museo Guggenheim-Bilbao (Nerea).


Sobre el turista como flâneur y el valor eterno de lo efímero. Mensaje para Fernando Vilches, doctorando y turista en Viena

La fotografía es de Jen Xi
No me negarás que tiene algo de despectivo y triste ser turista, como todos y yo mismo lo somos varias veces al año. El turista tiene mala reputación, comparado al menos con los perfiles mucho más dignos que se le atribuyen al viajero o al cosmopolita. Mema distinción, por cuanto nada les distingue en realidad, a no ser la convicción que éstos puedan albergar de que algún tipo de predisposición especial y más elevada permite hacer de ellos extranjeros distinguidos, ese decir distinguibles tanto del nativo como del mero visitante adocenado que va dónde le llevan, sin pensar, sin entender nada, sin gozar verdaderamente de las joyas que contempla... Distinción inútil, porque todo viajero lucha, sin conseguirlo, porque no le confundan con lo que en realidad no deja de ser: un turista altivo. Pero si todo viajero es un turista, todo turista reúne las cualidades del viajero, entre las cuales está la de no poder dejar de pensar sobre las implicaciones del estar aquí y del estar allí, de haberse dislocado para que la experiencia de un lugar le permita distanciarse, tomar perspectiva, para evaluar de la del otro, aunque sea sólo durante unos días, incluso durante unas horas. El alejamiento y el ocio dan a cavilar y por ello, por mucho que se le desprecie, todo turista es un peregrino místico disfrazado de superficialidad, a su manera un filósofo, puesto que no hay viaje –por banal que se antoje– que no sea, por definición, filosófico

No olvides que no pocos pensadores emplearon el desplazamiento turístico como fuente de inspiración para algunas de sus mejores aportaciones. Fue a turistas a quienes debemos visiones acertadas y profundas de su experiencia breve y en apariencia superficial como transeúntes extranjeros, de paso por lugares en los que todo devenía de pronto significativo. Por eso te pedía que me describieras tus primeras impresiones. Todos ellos le dieron la razón al explorador por antomasia, el capitán Richard Burton, que, en sus Vaganbundeos por el Oeste de África (1862; publicado por Lartes)– aconsejaba pasear unas horas por una ciudad –como él por Funchal o Santa Cruz de Tenerife–, permanecer en ella apenas un par de días, para que se propiciase una percepción espontánea de sus cualidades sensibles, una intuición sobre su naturaleza singular que quizás una estancia más prolongada no permitiría: «No desdeñes, amable lector, las primeras impresiones de un viajero. La mayor parte de los autores de guías justifican su autoría con los argumentos de una “estancia prolongada”, un “conocimiento práctico” y una “experiencia de quince o veinte años”. Es su manera de ridiculizar al intruso audaz que, tras unas pocas horas de ronda y de cháchara, se inmiscuye en su terreno. Sin embargo, estoy convencido de que si se quiere trazar un esbozo perspicaz, bien definido, hay que hacerlo inmediatamente después de llegar al lugar, cuando la apreciación del contraste se encuentra bien fresca en la mente». Algo parecido apunta Merleau-Ponty sobre la impresión que recibió de París en el momento justo de salir de la Gare du Nord. Lo hace en su Fenomenología de la percepción (Península).

No olvides que fueron de esa naturaleza las apreciaciones obtenidas por quienes aplicaron su talento a la breve visión de otra ciudad:  Baudelaire en Bruselas, Céline en Londres, Lord Byron en Lisboa, Stendhal en Milán, Paul Klee en Génova, Nietzsche en Turin, Nerval en Basilea, Ruskin o Thomas Mann en Venecia, George Sand o D. H. Lawrence en Nápoles, Lorca en Nueva York... ¿O es que Fernando Pessoa no escribió una guía turística –ciertamente particular, es cierto– sobre aquella Lisboa que tanto amó? Lo tienes en Lisboa. Lo que el turista debe ver (Endymon).

Hay libros de pensamiento importantes, escritos en la última mitad del siglo XX,  cuyos autores son turistas. Por ejemplo, Pour l´Italie, de Jean-François Revel, que no sé si está traducido. Algunas de las observaciones más lúcidas de Ronald Barthes derivan de su experiencia como turista en Tokio –El imperio de los signos (Mondadori), o en Marruecos –Incidentes (Anagrama), y acaso una de las obras más capitales del pensamiento contemporáneo, La invención de lo cotidiano (Iberoamericana), de Michel de Certeau, alcanza su punto culminante cuando su autor lanza una mirada de turista sobre Nueva York desde lo alto del hoy desaparecido Word Trade Center. Varios de los trabajos de prestigio que aquí se han mencionado –América, de Jean Baudrillard (Anagrama); El viaje imposible, de Marc Augé (Gedisa)– son el resultado de viajes de sus autores que no cabría dudar en calificar de turísticos.

El cine también ha sabido hacernos pensar sobre la falsa intrascendencia del viaje turístico y sobre su importancia en orden a hacer reflexionar sobre las relaciones de cada cual consigo mismo, con los demás y con el mundo en que vive y del que momentáneamente se ha alejado, sea en clave dramática –como en De repente, el último verano, de Joseph L. Mankiewicz (1959), según la pieza de Tennesse Williams– o de aparente comedia –Vacaciones en Roma, de Wyliam Willer (1953) o Locuras de verano, de David Lean (1955). Como deber te puse una visión urgente de esa obra maestra absoluta que es Te querré siempre (Viaggio en Italia), de Roberto Rossellini (1953), cuyo tema no es otro que el balance vertiginoso de sí misma a que se abandona su protagonista –Ingrid Bergman– a través de sus desplazamientos por Nápoles, bajo el aspecto de una  turista aparentemente ociosa. Tampoco son una excepción las estancias cortas como la tuya. En la magistral On the Town, de Stanley Donen (1949), los tres marineros que esperan pasar una jornada de permiso  en Nueva York visitando como buenos turistas los lugares emblemáticos, se ven rápidamente desviados del itinerario prefigurado por su guía turística, atrapados por distintos imprevistos que les arrastran a una deriva por las calles y el metro de la ciudad, un torbellino en que vivirán encuentros insospechados, amores a primera vista, situaciones inopinadas, aventuras a la vuelta de la esquina. Ya sabes: lo urbano.

Los turistas en el fondo somos unos marginado, puesto que –a pesar de las comodidades que nos brindan– los locales en gran medida nos marginan de sus intercambios, nos mantienen a distancia, nos desprecian. Somos justamente lo que hablábamos: guiris, seres que se suponen adocenados, sin criterio, fáciles de engañar, torpes, ridículos con esa vestimenta que permite ser distinguidos enseguida, circulando en cohortes parecidas a rebaños por los lugares más previsibles. A pesar de los privilegios que se nos deparan, estamos en la banda más baja del escalafón de los viajeros. Sabemos que somos un recurso pero también un estorbo, y quizás por ello, y ya que no nos dejan participar, no nos queda más remedio que abandonarnos a la tarea –convulsiva casi– de mirar.

Somos, lo volverás a descubrir hoy, una forma radical del flânneur baudeleriano, ese personaje central en la modernidad que se abandona a la pura travesía diletante de la ciudad, por el placer de caminar y sin otra tarea que la de gozar de las virtudes del puro observarlo todo. Pero somos más que paseantes ociosos: somos sobre todo merodeadores. No sólo miramos, sino que buscamos y encontramos, como Barthes advertía, ante todo signos, es decir nudos entre un significado que traíamos con nosotros y significantes que deberían estar ahí, como esperándolo. Por ello, nuestra tarea —tu tarea hoy— no se limita a observar, sino que, como merodeador queeres, emplearás todo tu tiempo en labores de reconocimiento, que –en el sentido original de la palabra– tienen que ver con un cierto fin de pillaje. Según el Salvat Universal, el merodeador es, en efecto, el soldado que se aparta de su destacamento «para vagar en busca de algo que coger o robar». Por extensión, el merodeador es «aquel que, sólo o en cuadrilla, vaga por el campo viviendo de lo que consigue recoger o lo que hurta». En un sentido todavía más amplio, el merodeador es quien «vaga por las inmediaciones de algún lugar o va repetidamente al mismo sitio, sin un fin determinado o para observar, espiar u obtener algo».

Ese es ser turista. Eso eres tú. Te pasarás el día de hoy en la labor de localización de exteriores, explorando los lugares y los momentos de los que te apoderarás con tus fotos o tus miradas. Raptarás sitios, recolectarás instantes y los convertirás en instantáneas. Pero esa labor no es menos digna; avisa sobre el valor que le concedemos a lo irrepetible, puesto que responde a la certeza que tenemos de que todo cuanto pase no volverá a pasar. Vivirás de lo vivido, puesto que cuando tú ahora y aquí este entonces y allí, cuando quienes te acompañen no estén o se hayan ido, entenderás el valor eterno de lo fugitivo.



dissabte, 26 juliol de 2014

Joan Ramon Mainat a "Tribunal Popular" (1989)


Tots tenim un passat.
Fa molt de temps, concretament a mitjans de l'any 1988, Joan Ramon Mainat, cap de programes de TVE a Catalunya, em va trucar a casa. Mainat i jo érem amics i fèiem colla amb d'altra gent, entre ella en Xavier Sardà. En Sardà i jo estudiàvem COU i per aquella època –parlo de la segona meitat dels 70– anàvem sovint a casa de Mainat a Canet de Mar. Per cert, fèiem coses tan rares com un curset d'hipnotisme que em va valer un seguit d'útils competències en aquest camp. Si voleu, un dia us ho demostro.

El cas és que aquell dia del 88 en Mainat em va proposar treballar en un programa de televisió que estava preparant. Coneixia les meves "qualitats dialèctiques" i va pensar que era la persona adient. Es tractava de passar a televisió un programa de Ràdio 4 que es deia "Tribunal Popular" i que feia en Joan Barril. Volia que fes de fiscal. L'advocat l'havia de fer en Ricard Fernández Deu.

Per una barreja entre vanitat i immaduresa vaig dir-li que si. Quan ho penso se'm mesclen els sentiments. D'una banda, m'escandalitzo jo mateix que hi pogués acceptar fer el pallasso d'aquella manera, però d'altra banda reconec que m'ho vaig passar molt bé. A més, va ser una cosa d'una certa dignitat, que em va permetre convidar persones interessants, que van dir coses interessants, en un context en el que encara no hi havia la merda de les televisions privades. Vaig convidar a parlar gent com González Faus, Gabriel Albiac, Alberto Cardín, Guinovart, Cuixart... No va estar malament.

Bé, el cas és que com el programa va anar bé, van decidir passar-lo a la Primera. Mainat va cridar-me aleshores al seu despatx i va dir-me literalment que "hi hauria un senyor a Cáceres que no entendria el meu discurs" i que havien decidit fitxar a en Javier Nart per fer el meu paper.

La continuació de la història és ben curiosa. Com a premi de consolació, Mainat em va oferir fer el programa que volgués. Aleshores vaig proposar-li "Camaleó", un programa que va acabar com el rosari de l'aurora. Bé, no va acabar, perquè en realitat no va començar. Si cliqueu "Camaleó TVE" veureu la que es va liar. Vam acabar tots al puto carrer, incloent-hi en Mainat, que es va veure obligat a fundar Gestmusic i crear un dels grans imperis en el món de la producció televisiva, amb grans èxits com ara "Moros y cristianos", "Crónicas marcianas", "Operación Triunfo", etc.

Joan Ramon va morir el novembre de 2004, quan tenia 54 anys, la meva edat d'ara. Em va saber molt-molt greu no haver-me assabentat a temps per anar al seu funeral.

Torno a "Tribunal Popular". Per acomiadar l'etapa catalana del programa, en Xavier Foz, que feia de jutge i n'era el director, va proposar que jutgéssim el mateix programa. En aquella oportunitat vam decidir cridar a declarar el propi Mainat, que havia estat el cervell del projecte. El programa es va passar el juny de 1989. He repescat la seva intervenció i l'he penjat al youtube com un homenatge a la seva memòria.



divendres, 25 juliol de 2014

"Entre el cel i la ciutat". Introducció al llibre "Els terrats de Barcelona" (Institut Municipal del Paisatge Urbà, 2012)



Pintura de Marta Bachs
Introducció al llibre Els terrats de Barcelona, Institut Municipal del Paisatge Urbà, Barcelona, 2012.

ENTRE EL CEL I LA CIUTAT
Manuel Delgado i Anna Juan Cantavella

El mar de terrats que s’estén per les alçades de Barcelona configura un dels territoris més extraordinaris i desconeguts de la ciutat. Diguem d’entrada que un terrat és una coberta plana i lleugerament inclinada, sense teules, d'un edifici o d'una part d'un edifici, a la qual hom té un fàcil accés des de l'interior i que pot ser recorregut i usat per diverses finalitats, algunes de les quals podrien ser pròpies d’una estança més la casa –descansar, menjar, gaudir de la solitud o trobar-se amb d’altres, guardar coses...-,  però amb una característica ben singular: que tot el que allà passa te el cel ras com a sostre. 

Irregulars, de diferents mides, intricats en una espècie de trencaclosques a mig fer i elevats a diverses alçades, mesclats amb teulades, cúpules i sostres de totes les maneres, segur que molts heu observat el paisatge quasi màgic que retallen en l’horitzó en un capvespre clar i net de la primavera de Barcelona. Una panoràmica de l’extens territori que cobreixen ens dóna una idea de la forma d’un  univers com no hi ha un altre, amb capacitat per fer-nos allunyar de les agitacions que transcorren als seus peus, arran de carrer i que ens permet acostar-nos una mica a les estrelles. Allà dalt, a mig camí entre el cel i la ciutat, els terrats cobreixen la major part dels edificis de vivendes de la ciutat, al temps que les obren a l’aire lliure, ajuden a que respirin i es despleguin gràcies a una habitació descoberta, separada de l’exterior únicament per balustrades o baranes. Badalots, caixes de màquines d’ascensors, coberts de canyís, de ciment, coronats d’uralita, tendals, torratxes, lucernaris, estenedors i testos de totes mides, formen amb l’arboradura d’antenes que –més o menys frondosa segons els barris- s’eleva per sobre de tot.

Així doncs, els terrats són les úniques cambres de la casa o l’edifici exposades a la intempèrie i obertes a l’exterior. Però també són, al mateix temps, les que més a resguard es troben, les que més permeten amagar-s’hi. La mirada del transeünt que transcorre pel carrer, de qui tregui el cap per la majoria de finestres o s’aboqui a la majoria de balcons mai no arriba a veure aquells espais que, paral.lels als carrers, però uns metres més amunt, formen el límit superior d’una ciutat com Barcelona. El límit més evident i el més imperceptible, el més estructurat arquitectònicament i el que més desapercebut passa. I és que els terrats de les ciutats només són visibles des dels propis terrats o, si més no,  des d’una posició més elevada que dotés l’eventual observador d’un punt de vista gairebé zenital. Acuradament reservats i ocults a les alçades, els terrats ens separen de la quotidianitat que emplena els carrers de la ciutat. No mostren, només insinuen, donen a imaginar, i aquesta semi-invisibilitat els converteix en autèntics racons amagats, quasi secrets, que només desvetllen el seu misteri a qui està disposat a enfilar-se a les alçades. Aquell que ho fa se n’adona que la realitat urbana, lluny d’acabar-se a ran de terra, es desplega per descobrir-nos jardins, solàriums, barraques, horts, i tota mena d’indrets que conformen una mena d’’amagatalls completament al descobert.

Exposats i, al mateix temps, a resguard, dintre i fora de l’habitatge, pròxims i llunyans de la ciutat, allà dalt es despleguen usos pràctics i formes de sociabilitat que li són o li eren propis, que conformen una singularitat que no és sols merament arquitectònica. A més, els terrats esdevenen, des de la seva posició privilegiada, espais entre diferents punts que, tot i ser eminentment urbans, participen del paisatge circumdant i, “envoltats de blau” –com diria la Colometa, un magnífic exemple d’ésser de terrat-, ens transporten una mica a fora sense sortir del tot de la ciutat, a una mena d’extraradi superior, una perifèria urbana que no és al voltant de la ciutat, sinó a sobre, cobrint-la com una capa més enllà de la qual trobem una forma ben singular de naturalesa, ja no feta de rius, prats o muntanyes, sinó d’una cúpula infinita on habiten aus, núvols i astres.   

Ni dins, ni fora. Ni completament exposats, ni completament a cobert. Ni públics ni privats. El terrat reuneix totes les característiques bàsiques dels espais fronterers, que participen dels universos –dins/fora, públic/privat, natura/ciutat...- que al mateix temps uneixen i separen.
I és que, si bé és cert que a Barcelona el terrat va esdevenir lloc de quefers diaris relacionats amb la vida a la ciutat, també va convertir-se en via a través de la qual fugir-ne d’un univers urbà que no parava de créixer i que cada cop tenia més lluny l’horta. Apèndix de la casa i apèndix també de la ciutat, si en dies normals es va anar emplenant de rituals quotidians de feina i de trobada social, la nit i la festa els va convertir en llocs privilegiats per a grans i petits esdeveniments que marcarien la vida de molts barcelonins i d’una ciutat que va aprendre ràpid a enfilar-se per les seves pròpies alçades.

A quests llibre parlarem d’aquest espai tan singular i poc conegut de la nostra ciutat, dels seus usos i valors, del que passa i del que passava al seu interior, que era paradoxalment tot ell exterior. Recordem que l’aparició dels terrats a la Barcelona del segle XVIII suposa l’aparició d’un nou espai arquitectònic dintre de la pròpia ciutat. Parlar dels terrats significa parlar de la història de l’arquitectura, de les tècniques de construcció que els van fer possibles i dels corrents arquitectònics que els van convertir en un dels trets característics de la ciutat, però també, i sobre tot, de la vida que s’hi va desenvolupar i es desenvolupa encara en ells. Els terrats mostren, a la seva manera, –i mai millor dit- des del seu punt de vista, aspectes importants de la història d’una ciutat i de les seves gents, aspectes relatius als grans moments històrics, però també al seu dia a dia, a les vicissituds més quotidianes i més poc rellevants que pugin imaginar-se, però en cadascuna de les quals podríem trobar signes de qüestions tan fonamentals com poden ser els tipus d’indústria dominant en cada moment històric, l’evolució del problema de l’habitatge, les diverses maneres de jerarquització social que afecten l’espai o els diferents avatars de les lluites socials i polítiques a la ciutat.

El present llibre es concep com una mena de passeig pels terrats de Barcelona, i és fruit d’una mirada curiosa i en certa mesura tafanera que s’ha deixat atabalar pels secrets d’una realitat que va arribar a desplegar una segona ciutat a sobre de la que tots veuen i creuen conèixer. Una ciutat escapolida i a estalvi, que observa Barcelona des d’una nova perspectiva i que la dota d’un escenari per al treball i la vida social que ha anat canviant a mesura que canviava la ciutat i el país.

Explicarem aquí com va ser que, poc a poc, els terrats van anar estenent-se  pels barris, fins configurar-se com part essencial del paisatge de la ciutat i es van convertir en escenaris de tota mena d’esdeveniments. Les pràctiques quotidianes els van omplir la major part dels seus dies, però a més, la seva posició els va convertir també en llocs estratègics per a tot mena de lluites o en tarimes des de les quals reconèixer fins quin punt tota ciutat és un gran espectacle, de vegades joiós, de vegades tràgic. 

Així doncs, i tot i que apareixen alguns dels terrats més emblemàtics de la ciutat, les pàgines d’aquest llibre estan plenes de petites i grans històries esdevingudes en terrats ordinaris. Terrats de rajoles terroses, baranes de ferro, balustrades de calç..., que van amagar i encara amaguen una part de la vida a la ciutat. Ens anirem trobant amb alguns dels seus protagonistes: matalassers, nens que juguen a amagar-se, porteres, mestresses de casa, franctiradors emboscats, columbòfils, llogaters de minúsculs habitacles, solitaris melangiosos, virtuosos de l’estel, amants clandestins, llançadors de coets, assidus de festes mundanes, conreadors de petits horts, suïcides, astrònoms i meteoròlegs afeccionats, cossos que es bronzegen...

Aquesta és només una petita aproximació a una realitat que, com sempre passa, creix en complexitat a mesura que es hi acostem i la contemplem amb més deteniment. Resta pendent, per tant, una tasca que permeti aprofundir més en la crònica de significats, usos i funcions d’aquests espais i de la seva relació amb la història i amb dinàmiques socials d’ampli abast. Per descomptat que sols hem pogut fer un recull limitat de terrats interessants per una causa o altra. Segur que a aquesta ciutat hi ha una infinitat de terrats que, de ser-hi tot, haguessin fet aquesta obra interminable.  Sigui per tant aquest llibre una iniciació i un inici del que ha estat i continuarà estant a partir d’ara una recerca i un elogi de la vida als i dels terrats, record de que tota ciutat és o hauria de ser un camí que condueix a una estrella.

[La pintura que il.lustra l’entrada és de Marta Bachs i està presa de martabach.com]


Algunas visiones librepensadoras y anarquistas a propósito de la mujer (1873-1937). Consideraciones para Elvira Pujol

Salida de la Columna García Oliver hacia el frente de Aragón, julio 1937. Foto de Agustí Centelles
La perspectiva sobre la mujer que veíamos en Frederica Montseny no era solo suya. Ya que hablas de Mujeres Libres, aquella organización de mujeres re­volucionarias asociada a la CNT‑FAI, Mary Nash, a la que te refieres, indica que "parece que el grado de conscien­cia y de vindica­ción feminista pro­puestos no fue asumido, ni mucho menos, por la mayoría de sus 20.000 afiliadas, ni tam­poco por todas sus dirigentes, algu­nas de las cuales mantuv­ieron pos­turas muy discrepantes y más tradi­ciones con respec­to a la mujer." Esto lo tienes en la página 260 de Més enllà del silenci (Generalitat de Catalunya). Un tipo de observaciones no muy distintas de las que formula Ronald Fraser en Recuérdalo tú, recuérdalo a otros (Grijalbo), también con res­pecto a Mujeres Libres: "Si bien sus miem­bros consideraban que lu­cha­ban para librarse de los papeles tradicionales de la mujer y de la opresión masculina y de la sociedad capitalis­ta, en la práctica la federación raras ve­ces habló en contra de di­chos papeles."

Con premisas ideológicas como éstas, no debería extrañar que se opinara de forma generalizada que la mujer jugaba con dema­siada frecuencia un papel u hos­til o de incomprensión ha­cia los sentimientos revoluciona­rios de hijos o maridos, que las convertían en auténticos obstácu­los para los proyec­tos de transformación y solían hacer de ella un elemento de quien no confiar. Junto con la tendencia al conservadorismo social que se le atribuía, la escasa pre­disposición femenina a contri­buir a los cambios que se prepa­r­aban era puesta sis­temática­mente en relación con los víncu­los de extraña lealtad que unía a la mujer al aparato del culto. En este campo, no puede confundir la ilusión que a veces se cultiva de que la actitud de la militancia revolu­cionaria era especialmente abierta hacia una actitud de nuevo respeto ha­cia lo femenino. Los testimonios abundan precisamente en mos­trar un ambiente dominado por lo que se entenderían hoy como actitudes machistas. Piensa en cómo se trato a las prostitutas y a los homosexuales, y no sólo en el frente.

Por otro lado, las mujeres anarquis­tas se mantuvieron fieles a unos criterios de subordi­nación sexual tan estrictos o más que los que se preveía abolir. He aquí una muestra de su len­guaje, tomado de la pro­paganda de Muje­res Libres, en 1937, en un escrito en que se justificaba la retirada de las milicia­nas del frente de com­bate: "También la mujer, dejando de lado la ancestral apatía que la lucha de clases y los fenómenos sociales le habían causado siempre, sintió el aletaear de la ilusión revolucionaria, en su alma eterna de relegada, de ser cubierto por el eterno polvo del olvido, no vaciló y decidida se lanzó a la calle a luchar al lado del obrero (...) La mujer luego recapacitó y comprendió que las escaramuzas callejeras distan mucho de parecerse a la lucha metódica regular y desesperante de las trincheras. Comprendiéndolo así, y reconociendo su propio valor, como mujer, prefirió cambiar el fusil por la máquina industrial y la energía guerrera por la dulzura de su alma de mujer. No deshonró el frente, la verdadera mujer. Por el con­trario, ella ha sabido imprimir el grosero ambiente de guerra la delicada suavidad de su psicología femenina. Tiene cuida­dos maternales con los que fatigados de las jornadas de lucha regresan al sitio donde se hallan alojados, y procura mante­ner vivo el optimismo en trances difíciles en que el ánimo empieza a decaer." Esto lo tienes en las páginas 91-92 de Mujeres Libres (Tusquets).

Cuando estuve preparando mi tesis doctoral me pase un tiempo considerable repasando publicaciones anarquistas y librepensadoras. Mira algunas cosas que encontré, para que te hagas una idea:

"La mujer se ve hoy reduci­da al catecismo y al bai­le, o sea a la penitencia y a la co­quete­ría, con lo que la mujer no se ve ni siquiera capa­citada para cumplir con la tarea que la sociedad le atribuye, de educar a los hi­jos.­" (La Federación Igualadina, 1884).

".... La fal­sa o errónea educación que se la ha dado, el estre­cho cír­culo en que se ha desenvuelto y la propensión misma de la mujer a ser ligera, voluble, corazón de cera si se quiere, pero mu­chas veces cabeza de chorlito." (La Revista Blanca, 15 de octubre de 1923).

"¡La mujer!, ¿Quien al pronunciar tu nombre no siente dilatar su corazón de inefable ternura?  Ellas, cuya voz es el mágico sonido que por primera vez hiere nuestros oídos" (R. Nieva, "Ecce Mulier", La Solidaridad)

"Principio de toda belleza y modelo de sublimidad" (V. Suárez, La mujer, 1925).

"Núcleo en que reside la pureza social que, además de explota­da como el hombre, tiene siempre en peligro ese don precioso que es el honor" (La Federación Igualadina, 18, 1884).

"En la sociedad actual, la mujer no puede cumplir su misión, que es la del amor, para la felicidad del hombre" ("La joven obrera", El Chornaler, 4, 1884).

"En la sociedad futura habría labores propias de su sexo, de las que saldrían las jóvenes preparadas para cambiar de esta­do, con el destino, fijado por la naturaleza, de ser madres, es decir, de producir hijos, el más sagrado de todos los pro­ductos, que hace a la mujer merecedora de todas las conside­raciones sociales y de todas las galanterías de la naturale­za, con las que ella, siempre caprichosa, se adorna y embe­llece" (El Condenado, 2, 1873).

"La naturaleza ha hecho de ti el ángel refrenador de las pa­siones del hombre; el que dulcifica y atempera su sufri­mien­to; la madre querida y cariñosa de nuestros hijos" ("La mujer, lo que ha sido y lo que debe ser", Revista Social, 40, 1882).

"Criaturas de dulzura y de gracia, frágiles depositarias de la humanidad futura, que tienen una misión histórica e idealmen­te anterior a todo aglomerado social: la procreación" (Libera­ción, 1, 1885).

"La mujer, en la sociedad del porvenir, tiene una grande mi­sión que cumplir en el hogar doméstico: los deberes de la mate­rnidad" (Revista Social, 40, 1882).

"La mujer ha de ser la sacerdotisa del hogar, digna, ilustra­da, tierna y buena esposa, madre prudente y ciudadana discre­ta ("A la mujer", Revista Social, 1881).

Más ejemplos. La revista Acracia describía así la entrada de la colum­na de Pérez Farrás en Lérida, el 24 de julio de 1936: "Hoy más que nunca los pájaros cantan con más fuerza y pasión, las flores lucen sus más preciados dones de perfume y color. Has­ta la mujer se siente más hembra, más madre y más cariñosa esposa." A otro nivel, había teóricos libertarios que, como Mariano Gallardo, no dudaban en culpabilizar a las muje­res de no ser lo suficientemente comprensivas con las necesi­dades eróticas del varón: "Pocas muchachas conocen la inten­sidad del hambre sexual de los jóvenes. La virginidad sexual debe ser reputada como un atentado a la salud y la tranquili­dad de los hombres... Es la abstención, esa criminal absten­ción sexual de las mujeres, la culpa de toda la tragedia se­xual de la Humanidad."

Esto es lo que hay, Elvira.



dijous, 24 juliol de 2014

Lectura recomendada: Antón Fernández de Rota, "Deus ex machina. Animales, dioses y máquinas en la génesis de la soberanía moderna, la economía y el liberalismo político" (Melusina, 2014)

Lectura recomendada: Antón Fernández de Rota, Deus ex machina. Animales, dioses y máquinas en la génesis de la soberanía moderna, la economía y el liberalismo político, Melusina, Madrid, 2014, 192 páginas.

Deus ex machina. Animales, dioses y máquinas en la génesis de la soberanía moderna, la economía y el liberalismo político inicia un proyecto más ambicioso denominado Zoopolitik. En esta primera entrega, el autor retoma la distinción tradicional entre Estado y gobierno, extrayendo el sentido de sus respectivas esencias de una mezcla de carne, engranajes mecánicos y representaciones que dialogan con el cuerpo divino. Dibuja el cuadro de la metamorfosis de estas formas políticas desde el terruño feudal a la oceanificación del mundo, y del imperio acuático al fuego de la industrialización. Los elementos marcan pasajes históricos. La tierra es la gleba. El agua viene asociada con los grandes navíos de las compañías de Indias, con el mar abierto y la piratería, así como la figura del Leviatán de Hobbes que no es otra sino la bestia marina del Antiguo Testamento. El fuego sucede a la Ilustración, cuando la luz da paso al calor de las fábricas y la lucha de clases. Y, en la crisis actual, se insinúan los desafíos de una nueva composición elemental.





De com la burgesia antifranquista va assumir el paper de la burgesia franquista. El cas de l'Ajuntament de Barcelona. Resposta a un comentari al bloc de Moodfaraday

José María de Porciones inaugurant l'elefant de la Ciutadella el novembre de 1957.
La fotografia és de Pérez de Rozas
Em demanes exemples de com es va produir aquest relleu en els llocs de comandament de l'entramat político-institucional que va col·locant persones que, vinculades a les classes dominants, havien fet la "mili", per dir-ho així, a la clandestinitat antifranquista, com si aquesta hagués estat una mena de camp d'entrenament que els preparés per les activitats secretes pròpies dels contrapoders, però també dels poders, al mateix temps que els dotava de les necessàries dosis de legitimitat moral per a mostrar-se no com els hereus, sinó com els antagonistes que ocupaven el seu lloc per a posar-lo als servei del poble i la democràcia.

Pensa en el cas de l’Ajuntament de Barcelona. Els personatges centrals de la concepció i gestió del "model Barcelona" havien estat a les ordres directes de José Maria de Porcioles i tenien motius per expressar el seu reconeixement. La majoria d'ells ja estaven treballant en llocs estratègics de l'administració municipal predemocràtica, en les tasques de revisió del Pla Comarcal de 1953, que es desenvolupen a partir de 1964. El seu paper no hauria de ser marginal, sinó determinant en tots els sentits, ja que si alguna cosa va caracteritzar l'hegemonia del franquisme desenvolupista va ser la responsabilitat i la independència assignades als tècnics, com ara Albert Serratosa, director del PGM entre 1970 i 1975 i posteriorment del Pla Territorial Metropolità de Barcelona i president de l'Institut d'Estudis Territorials de la Generalitat de Catalunya. És a les ordres d’aquests personatges clau del continuum entre els Ajuntaments franquistes i els democràtics que s’incorporen professionals que militaven en organitzacions polítiques prohibides, però als que, al mateix temps, se’ls assignava responsabilitats clau en el disseny de la ciutat futura, és a dir de l’actual. Pasqual Maragall s'incorporarà als equips municipals a mitjan anys 60 i participarà en l'última fase de l'elaboració del Pla General Metropolità com a responsable del corresponent estudi econòmic i financer. Un dels principals ideòlegs de la Barcelona modèlica, Jordi Borja, s'incorpora al gabinet d'ordenació urbana municipal el 1968. Tots ells-i altres que compartien les seves perspectives sobre la ciutat: Ernest Lluch, Manuel de Solà Morales, Rubio Umbarella ...- serien “els rojos de Serratosa”, com se’ls coneixia en els ambients municipals.

Per descomptat que el protagonisme de tots aquests professionals en l'organització urbanística de Barcelona sota el porciolisme no suposava que donessin per bona la seva naturalesa autoritària i antidemocràtica, ni tan sols que no els guiés la millor de les intencions, fins i tot la convicció que estaven actuant a la manera de "infiltrats" de l'urbanisme progressista en el si del franquisme municipal. Es tracta de reconèixer que la incorporació d'aquests i altres professionals militants o vinculats a organitzacions antifranquistes al disseny d'una idea de ciutat que ells mateixos s'encarregarien d'aplicar més endavant no va respondre a la candidesa d'un sistema polític que es deixava envair per tot tipus de cavalls de Troia en matèria de planejament urbà. Costa no assumir que aquesta aparent anomalia d’activistes d’esquerra o d’extrema esquerra, al servei d’un govern municipal d’extrema dreta responia a que les forces i poders dels que depenia i anava a dependre el futur de Barcelona ja eren conscients de quin tipus de metamorfosi demanava el procés ja en marxa d’incorporar competitivament la ciutat al nou capitalisme global que s'entreveia i de qui havia de dependre la seva realització, és a dir de professionals dels que se sabia perfectament la seva implicació política suposadament subversiva.

Ah, i felicitats pel bloc. Està molt, molt bé. http://momentazoscine.blogspot.com.es/


dimecres, 23 juliol de 2014

"Alter". Un poema del libro "A lomos de salamandra", de Mateo Rello (La Garúa, 2009)



ALTER

Cae la tarde en otro sitio.
Sobre la arena de la plaza
aquella, ebrios de fiesta,
bajo ristras de luces y guirnaldas,
otros dejan las huellas
de pies que no son los míos.

Atardece en otro sitio mientras yo
Conspiro contra el tiempo, planeo mi epitafio:
“Que me devuelvan la vida
los otros que yo no he sido”.

El paper de l'antifranquisme a la renovació de les castes polítiques i econòmiques catalanes. Consideracions pel camarada Eloi Rodríguez

Manifestació durant la jornada de lluita obrera del 14 de novembre de 1976
No sé si coneixes una cançó d’Els Pets que es diu “El meu veí de sota”. Parla d'un treballador d’origen andalús que havia lluitat contra Franco a les files comunistes: “El meu veí de sota era del PSUC / va lluitar per el nostre país vençut / En va aprendre la llengua a estones / i malgrat venir de fora / em va ensenyar que és ser català […] / El meu veí de sota ara no surt / creu que el que ell representa no té futur / Mentre para la taula pensa:/ "Després de tanta feina / no és just que em senti tan derrotat".

És veritat. Per a moltes persones el combat contra el franquisme els va suposar renunciar al ple gaudiment del seu present, en nom dels extraordinaris sacrificis que la lluita exigia. Per a elles no va ser possible una existència normal, cap seguretat ni afectiva ni professional, ni les petites llibertats individuals, ni abandonar-se a les evasions i els plaers que els demés poden gaudir. Per a molts d’aquests abnegats lluitadors mirar en perspectiva el viscut i sobre tot el no viscut no pot produir sinó tristesa. Conec moltíssims militants i exmilitants comunistes que compateixen aquest sentiment. Per a ells i elles, la lluita secreta implicava jugar-se molt: perdre la feina, deixar la família a la intempèrie, veure augmentar les precarietats que de per si ja pateixen ell i els seus com a membres de la classe obrera... Què van significar per a ells les renúncies i els riscs? Quin tipus de perspectives tenien a l’hora d’implicar-se en un joc tan perillós com era el de la lluita clandestina contra la dictadura? Quina contrapartida podien esperar que no fos la d’un món ni que fos una mica més just i més lliure? En canvi, l’adveniment de la democràcia formal no ha pogut resultar més que decepcionant i deixar-los un regust de frustració a l’hora de valorar si tot allò va valer realment les penes.

En canvi, per uns altres la qüestió de participar en la resistència antifeixista va tenir unes altres conseqüències ben distintes. Per una bona part de militants de “bona família” o provinents de la classe obrera dotats d’una certa “perspectiva de futur”, la militància política antifranquista a la darrera etapa de la dictadura, va implicar un entrenament dur per a la política professional, és a dir per la seva incorporació més o menys immediata a una societat d’elegits que es preparava per exercir la seva hegemonia sobre la societat. En relació a aquesta part del que havien estat clandestins, és com si, a les acaballes del franquisme, s’haguessin posat en marxa dos mecanismes simultanis però d’aparença antitètica. D’una banda, un feixisme groller, que havia estat garant de la incorporació al ple capitalisme mantenint a ratlla l’amenaça comunista i que encara mostrava la seva brutalitat perseguint els seus oponents, castigant, torturant i fins i tot assassinant fins l’últim alè. De l’altra, una burgesia conscient que l’avenir passava per una remodelació dels seus aparells de control polític per a la seva homologació com a democràtics i una reconversió general de la seva producció ideológica. Les mateixes classes que havien exigit al franquisme que protegís el seu enriquiment i la seva hegemonia, se sumaven a una tèbia denúncia ètica de la dictadura, al mateix temps que permetien que els seus fills i filles s’entrenessin en l’actuació política dura en associacions clandestines, on, al preu d’un cert risc, però amb la compensació d’una dosi d’aventura, podien oposar-se a un poder que estaven destinats a heretar. 

La nòmina de persones que acabarien ocupant llocs de privilegi a la cultura, els mass media, l’economia o la política després de la mort de Franco i que havien militat en organitzacions i partits clandestins és ben significativa i coneguda.Tu parles d'en Miguel Rodríguez Domínguez, el propietari de Lotus-Festina que m'esmentes n'és un exemple, però n'hi haurien tants... Que poca gent coneix que l'expresident de la Generalitat, José Montilla, havia militat al maoista PCE (i);; del Front Obrer de Catalunya provenien Miquel Roca i Junyent, Pasqual Maragall o Narcís Serra; del PSUC, ni te digo. Sempre me'n recordaré la sorpresa que vaig dur-me quan vaig trobar-me a Andreu Claret, director que foy de Treball, com a cap de relacions externes del Grup AGBAR. El cas de Jaume Roures, provinent de la LCR trotskista, propietari de Mediapro, és igualment emblemàtic. Però el cas de Bandera Roja és, sens dubte, el més espectacular. No és sols el cas d'en Miguel Rodríguez. Pensa en el cas del president d'Ercros i ex secretari d'Estat, Antoni Zabalza; el sociòleg  Manuel Castells; el director del CCCB i membre del consell assessor del Cercle d’Economia Josep Ramoneda; periodistes ben situats com Manuel Campo Vidal, Ricard Domingo o Francesc Valls; l’ex ministre de Cultura Jordi Solé-Turà; l’actual conseller de Cultura, Ferran Mascarell; el director general del Grupo Planeta Josep Miquel Abad; l'economista Muriel Casals... La llista és escandalosa. No sé si l'haver assolit el privilegi d'arribar a un funcionari i ocupar una plaça de professor  titular a la universitat em faria digne de figurar en aquesta nòmina d'il·lustres exbanderes.


Què va significar per a tota aquesta gent la resistència antifranquista a les files d'organitzacions comunistes? En quina mesura els va servir per a adquirir una preparació per l’actuació eficaç des de cercles de poder d’accés altament restringit? Fins quin punt el franquisme –si més no els seus sectors més lúcids– i les classes dirigents a les que protegia i servia no eren conscients de la importància que tindrien en un futur no gaire llunyà aquells mateixos individus que perseguia? Fins quin punt els mateixos repressors no deixaven de ser conscients de com es produiria aquest procés lampedusià, destinat a canviar-ho tot per a que no canvies res? M'ho deien a comissaria els de la Brigada Político-Social mentre m'hostiaven, com li deien a tothom que queia a les seves mans a les acaballes del franquisme: “No nos mires tan mal. Somos profesionales. Cuando vengan los tuyos estaremos aquí y haremos lo mismo, quién sabe si a tus órdenes”. I tenien raó.

Ernest Lluch a "Tribunal Popular" (TVE-Catalunya, 1989)


Continuo penjant coses del programa Tribunal Popular, de l'etapa en que es feia als estudis de Sant Cugat per al circuït català de TVE al primer semestre de 1989, una experiència interessant i divertida de la que ara me’n penedeixo d’haver-me ‘n penedit. Amb la distància en el temps m'adono que ara no es podria fer ni de broma i que per ell varen passar personatges realment interessants, alguns d’ells malauradament desapareguts.

Un d’ells va ser n’Ernest Lluch, un històric del PSC, provinent de Socialistes de Catalunya, que va ser ministre de sanitat amb un dels governs de Felipe González. Vaig tenir una certa relació amb ell. Era un tipus intel.ligent, molt culte i donava goig parlar amb ell. Em va saber greu que el matés ETA aquell vespre de novembre del 2000. A més, l’atemptat va ser al parking de casa seva, a l'Avinguda de Xile, al costat de la meva facultat quan estava a Pedralbes. Suposo que d’alguna forma se'l considerava còmplice de la constitució dels GAL, un dels seudònims amb els que la policia espanyola estava assesinant presumptes membres de l'organització armada basca.

He pensat que aquesta intervenció seva al Tribunal Popular seria un bon recordatori de la seva figura. Crec que ningú mereix que el matin així. En tots els casos és una brutalitat i una injustícia. En el seu cas va ser pitjor, trobo: va ser, políticament, un enorme error. No sé si n’estava al corrent dels crims de la democràcia, però era un dels homes que hagués propiciat un diàleg amb ETA. Qui sap si aquesta fou la veritable raó de la seva condemna a mort.










dimarts, 22 juliol de 2014

Frederica Montseny, els anarquistes i la visió de la dona a la Barcelona revolucionària. El testimoni de Hans-Erich Kaminski. Missatge per l'amic i col.lega en Joan Manuel Cabezas

Fotografia de Gerda Taro. Miliciana en Barcelona, 1936
D'entrada una abraçada. Ja veig que t'interessa e​l que podrien dir, tot i que és una colossal ucronia, la misoginia d'esquerres. Pensa, per exemple, en el q ue opinaven els anarcosindicalistes sobre la dona. Fa anys vaig comprar-me ​un llibre de Hanns-Erich Kaminski, ​Los de Barcelona, que va publicar originalment el 1937 i que tinc d'una edició d'Edicions del Cotal del 1976. En ell narra les seves impressions ​ ​de quan portat per les seves simpaties llibertàries va venir a Barcelona per a assistir a revolució que s'havia produit el juliol del 36. Mira el que diu del que va veure i del que li digué la Frederica Montseny.

Pronto se observa que, aunque en teoría las españolas gozan de todas las libertades posibles, en la práctica no se apro­vechan de ello lo más mínimo. Ciertamente la antigua España ha desaparecido. En las Ramblas se ven parejas, aparentemen­te ilegítimas, cogidas del brazo y sin carabina. A veces, más raramente, en los cines se descubren cabezas que se sepa­ran precipitadamente cuando se ilumina la sala. Sin embargo son todavía excepciones. Una mujer formal jamás entra sola en un bar. Incluso evitan en lo posible ir sin compañía por la ca­lle, pues son abordadas y asaltadas conti­nuamente con piropos de toda índole. Un chico y una chica no pueden verse si no es con el propósito de prometerse, y solamente después de largas negociaciones en las que toman parte las dos fami­lias. Sólo en algunos ambientes se deja a los jóvenes sin vigilancia.

De todos modos la camarada Frederica Montseny tiene otra opinión: ‑¿El problema de la mujer en Cataluña? ‑contes­ta‑ ¡Si no existe! En nuestro país las mujeres ocupan pues­tos en el gobierno, en todas las administraciones, en todas las pro­fesiones, incluso en la milicia. Pueden llevar la vida que deseen; sólo depende de ellas.

Me pregunto si Federica es una persona competenete en estas cuestiones.

‑¿Se interesa por los problemas de la mujer? ‑le pre­gunto‑ ¡Ciertamente! Pero no acabo de entender donde pretende llegar. Me temo que parte de un punto de vista equivocado (...) Después de la guerra las mujeres han conquistado la igualdad en todo el mundo, sobre todo en la referente a las relaciones sexuales, en Cataluña igual que en los demás paí­ses.

‑¿Y el piropo? ‑la interrumpo. He observado que incluso en la sede del comité regional, los milicianos anarquistas apostrofan a todas las mujeres.

Federica estalla de risa; se divierte como una loca.

‑Me parece muy bien ‑me contesta‑ Como se nota que us­ted es un hombre. Parece creer que bajo el signo de la i­gual­dad las mujeres no aprecían los cumplidos. Le aseguro todo lo contrario y estoy convencida que en todos lados pasa lo mismo que en Cataluña.

Y cuando intento explicarle que hay países en los cuales la mayoría de las mujeres considerarían el piropo como una ofensa, sonríe incrédula.

Entonces le cuento que he visitado talleres colectiviza­dos en los cuales los hombres y las mujeres no comían en los mismos refectorios y que algunos miembros del comité anar­quista me habían explicado que ¡aquella separación era nece­saria a causa del sol de España!

La famosa revolucionaria no se sorprende mucho, y les da la razón a aquellos anarquistas puritanos.

‑Se trata de una cuestión que atañe más a los hombres que a las mujeres ‑dice. Los españoles tienen una cualidad que nosotros llamamos donjuanismo: pretenden conquistar y dominar, y las mujeres no siempre comprenden, sólo les empuja el deseo sensual.

Este anarquismo se me antoja un poco arcaico y la inte­rrogo sobre el matrimonio.

Federica Montseny, quede bien claro, está en contra del matrimonio y a favor de la libre unión. Lo que pasa es que lo que ella entiende por libre unión, no difiere mucho de la institución que los burgueses llaman matrimonio. Según ella, si dos personas quieren unir sus vidas no deben hacerlo sin ningún ceremonial. El acontecimiento debe ser registrado y comunicado a todos aquellos que puedan interesarse por ello. ¿Amonestaciones matrimoniales e inscripción en el registro civil? No, pero, de hecho acaba siendo lo mismo...

Los revolucionarios no son reformadores, o a menudo son malos reformadores. Además no debemos olvidar que Cataluña, a pesar de todo, forma parte de España.

‑¿Y la prostitución? ‑le pregunto.

‑No pensamos abolirla de inmediato. En algunas ciudades pequeñas se han cerrado las casas de tolerancia, pero hacerlo en Barcelona es prácticamente imposible. Hemos hecho una bue­na limpieza en todos los barrios de vicio y algunos proxene­tas y traficantes de drogas han sido ejecutados.

Lo dice sin levantar la voz, sin interrumpir el curso de sus palabras. Quizás Federica no esté muy informada sobre algunas cuestiones teóricas, pero en lo referente a los he­chos es realista y, por decirlo de algún modo, viril (...)

¿Casas para la readaptación de prostitutas, enseñanza de un oficio honrado, prostitución sin explotadores, burdeles sin abusos y sin trata de blancas? ¡Querida Federica Mont­seny, eres, sin duda alguna, una gran revolucionaria; siento un profundo respeto por tu valor, por tu voluntad ética, y por tu razón desprovista de prejuicios, pero no te ofendas si, a pesar de tu talento oratorio y tu revolver, sigo que te encuentro ingenua y un poquito burguesa!

Mientras hablamos ha llegado el padre de Federica. Son­ríe, orgulloso, cuando le felicito por la hija que tiene, y despidiéndome, pienso en aquellas descripciones que definen a los anarquistas como propagandistas de la inmoralidad y como destructores de todos los valores humanos.




Etiquetes

15M 4-F amor anarquisme animals anticlericalisme antifranquisme Argentina Ariadna_Pi Ariana arquitectura Art artivisme ball Barcelona barris bars Barça Bataille Bateson Besòs blasfèmia Boas Bourdieu Bruixeria Buenos_Aires Burton Camaleó cançons Cardín Carlota Caro carrer Chautebriand Chicago Cinema ciutadanisme ciutat Ciutat_de_la_diferència ciutats Clastres Condominas CORA corre-bous cos criminalitzacio crisi cultura cultura_popular curmetratges dansa De Certeau deambulacions Deleuze Douglas Durkheim Ecos escola espai espai_public especulació espiritisme Esteva_Fabregat etnografia Evans-Pritchard exclusió Falange Familia feixisme festa festes folk folk-song Folkways Fort-Pienc fotografia Foucault Geertz gentrificació gitans Goffman GRECS Griaule guerra_civil Guimbarda gènere Habermas habitatge Homenatges homofília iconoclàstia identitat immigració infància interacció internet islam Jacobs Joseph joves Kant Lectures Leenhardt Lefebvre Leiris Lenin Leroi-Gourhan Limen Lincoln Llibres GRECS Lluites Lost Lévi-Strauss Malinowski manifestació maquis Maria_Pons Marx masses Mauss MEDELLÍN memòria merda metodologia minories mirada mitologia mort moviments multiculturalisme Métraux música nació naturalisme Negri New_Age Nietzsche noucentisme obituaris Patrimoni PCC Pitt-Rivers poesia policia possessió postmodernitat postpolitica pragmatisme premsa presó Procés_Constituent PSUC racisme Radcliffe-Brown Raval Reina religió repressió respostes ritual romanticisme Rouch salut salutacions Sant_Joan secret sectes segregació Selma senglars Sennett seqüències sexualitat simbolisme Simmel sufisme surrealisme Tarde TOP toros tortura Tribunal_Popular turisme Turner TV Universitat urbanisme Vallcarca vianants viatges videos violència Wacquant Weber Wittgenstein Xamanisme Àfrica àlbum

Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch