dimarts, 5 de gener de 2016

Henry Lefebvre y los arquitectos (y II)

El Neo-Tokyo d'"Akira", de Katsuhiro Otomo (1988)
Comentario para la arquitecta María Gabriela Navas, doctoranda.

HENRI LEFEBVRE Y LOS ARQUITECTOS (y II)
Manuel Delgado

Lefebvre trabaja constantemente la oposición entre espacio vivido –el de los habitantes y usuario, y espacio concebido, que es el de planificador, el arquitecto y la arquitectura, esa porción de espacio que les ha sido cedido por el promotor inmobiliario o la autoridad política para que apliquen sobre él su "creatividad", que no es en realidad sino la sublimación de su plegamiento a intereses particulares o institucionales. Tras ese espacio concebido y representado no hay otra cosa que de mera ideología, en el sentido marxista clásico, es decir fantasma que recubre las relaciones sociales reales de producción, en este caso haciendo creer en la neutralidad de ideales universales y que deviene obstáculo para la revelación de su auténtica naturaleza y por tanto de su transformación futura.

Puesto que no es más que ideología, ese espacio está destinando a sufrir constantemente todo tipo de desmentidos que lo desgarran como consecuencia de su falta de consistencia y su vulnerabilidad ante los envites de la naturaleza crónicamente conflictiva de la sociedad sobre la que pugna inútilmente por imponerse. Los especialistas hablan de espacio, pero en realidad está pensando en suelo, puesto que ese espacio acaba tarde o temprano convertido en espacio en venta. El espacio que se pasan el tiempo representando e intentado luego imponer a sus usos tanto instrumentales como simbólicos es espacio abstracto o, dicho de otro modo, ideología que se quisiera en acción. Es un espacio vacío y primordial, neutro, en condiciones de recibir contenidos fragmentarios y disjuntos. Como escribe Lefebvre en La producción del espacio, es, por definición, el espacio de las clases medias, precisamente porque ellas también son o quisieran ser neutras y encuentran o creen encontrar en ese espacio "un espejo de su 'realidad', de representaciones tranquilizantes, de un mundo social en el que han encontrado su lugar, etiquetado, asegurado", aunque en verdad que ese es solo un efecto óptico, la consecuencia ilusoria de que esas clases medias han sido objeto al brindarle un falso alivio para unas aspiraciones que lo dado nunca satisfará.

Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch