diumenge, 11 d’octubre de 2015

La confidencia

La fotografia es de Yanidel
Comentario para Claudia Palma, doctoranda

LA CONFIDENCIA
Manuel Delgado

Lo que me planteas, Claudia, tiene dos sentidos posibles. Iré por partes. La confesión tiene que ver con la revelación de secreto. La confesión es el momento central del sacramento de la penitencia y también la información que se obtiene mediante un interrogatorio, que puede implicar la coacción o incluso el tormento de quien calla algo que otros quieren saber. Tal y como tú lo planteas tiene que ver más bien con la confidencia, es decir el hecho de confiar algo que no se debería saber a alguien que se supone que no lo va a revelar.

Tú piensa que el secreto actúa como un patrimonio y un valor que ensalza o deteriora la personalidad de quien lo protagoniza o lo posee. Pero esto lleva en sí una contradicción: lo que se reserva y se esconde a los demás adquiere justamente en la conciencia de los demás una importancia particular; el sujeto destaca justamente por lo que oculta. Esto prueba no sólo que la necesidad de destacar socialmente puede utilizar un medio en sí contradictorio, sino también que el secreto está, aparentemente, en las antípodas del adorno, es decir, de lo que se exhibe para atraer las miradas de los otros.

En cambio, no pocas veces el secreto adorna, y su posesión -real o sólo atribuïda- es un atributo que genera admiración o envidia. En este sentido, resulta tentador caer en un punto de vanidad y descubrir tu personalidad escondida a una persona que se quiere seducir, que es lo que puede ocurrir con tus informantes.  Quien hace una confidencia sabe que esta confesión tiene siempre efectos seductores. Piénsalo.

Como toda variedad de comunicación del secreto, la confidencia es una vía para descargar o aliviar la tensión que supone mantenerlo. Después de todo, el secreto experimenta una tendencia natural a ser revelado. Es más, podría pensarse que la función verdadera del secreto es la de dejar de serlo. Es como si la tendencia del secreto fuera acabar, por así decirlo, estallando, es decir escapando de su blindaje para acabar expandiéndose, afectando a otros con su onda, y ello porque no se puede soportar la tensión que provoca por más tiempo y hay que contárselo a alguien. El silencio aísla y es difícil de mantener en sociedad.




Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch