dilluns, 8 de desembre de 2014

Algunos ejemplos de poesía pornográfica anticlerical ilustrada. Para Tiziana Motta, doctoranda

Felix María Samaniego
He encontrado algunas cosas que tenía vaciadas de cuando estaba haciendo mi tesis doctoral y que no llegué a incluir en ella. Se trata de alusiones literarias a la pésima reputación sexual del clero. Esto de Félix María Samaniego es de sus Cuentos y poesías más que pican­tes. El original es de 1795, pero lo saqué de una edición de L'Avenç de 1899 que hay en la Biblioteca de Catalunya.

Un novicio tenía en su convento
el entretenimiento,
cuando a solas estaba,
de tocarse el guión que le colgaba,
porque, como del claustro no salía,
gozar de otros placeres no podía.

            En efecto: a la cura que promete
            la devota se pone, y luego mete
            su dedo colosal el fraile dentro,
            y empujando y moviéndolo en el centro
            logró por fin de operaciòn tan sabia
            soltara el panadizo la materia.
            Saco su dedo sano y deshinchado
            el fraile...

Los monjes del convento
poltronamente estaban en su asiento
discurriendo en los modos diferentes
de alejas con remedios convenientes
el bullidor tumulto
que a cada monje le abultaba el bulto.

Una moza morena
llegó a sus plantas de pecado llena
Empezó a confesarse
y, qual todas, al sexto mandamiento
de varias poluciones a acusarse
con tanta contricción, que al movimiento
de su blanca pechera
simpatizó el frayle el instrumento,
como era natural, de tal manera
que le causó cuydado
sentirlo de repente tan hinchado.

Tengo más cosas de estas. Por ejemplo de Leandro Fer­nández de Moratín, que en sus Fábulas futrosóficas inclu­ye el obsceno e irrespetuoso poema "Los perros en la igle­sia", en el que, entre otras co­sas, se dice:

Tras una perra entraba muy de prisa
en una catedral un perdiguero,
al tiempo justamente de la misa,
meneando la cola muy ligero,
a par que tiesa la otra dependencia
como novel togado de la audiencia.

Otra cosa por el estilo es de Antonio García Gutiérrez. Es más conocido como dramaturgo, pero tiene un librito titulado El aldabón del cielo en el que pueden leerse cosas como:

            En cueros en su cama
            tendido boca arriba esta el padre,
            y tenía cojido con ambas manos el carajo erguido
            que a más de una beata hiciera madre.

En esa misma línea esto es la Parodía cachonda de El Diablo Mundo, en la que Alejo de Montado se reía de Espronceda:

Y si llega a arzobispo el tierno enfante
gotas de leche, ¡oh, padres!, derramad,
al contemplarle, báculo empuñante,
dirigiendo cualquier solemnidad.

            Lanzando bramidos hórridos,
            ansiando festín y cópula
            y en culo inmenso vástago
            como llovido descuélgase
            un mofletudo canónigo:
            cabalga en un sacristán
            quizás el genio de la tierra,
            medio caida la estola
            que en forma de manterola
            hoy nos la quiere hacer cascar.




Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch