diumenge, 10 de juliol de 2016

El turista como merodeador

La fotografia es de Pedro Simoes y está tomada de flickr.com/photos/pedrosimoes
Artículo publicado en El Periódico de Catalunya el 12 de agosto de 2002

EL TURISTA COMO MERODEADOR

Manuel Delgado


El turista genera riqueza, es cierto, pero también aparece como responsable de todo tipo de deterioros ambientales y sociales. Desorientado o siguiendo dócilmente a su guía, se le puede ver estos días agitándose de un lado para otro por nuestras ciudades y por las grandes reservas artificiales de ocio y disfrute que se han dispuesto para él. Previsible, ingenuo, adquiriendo cosas espantosas que toma por genuinas, limitándose a seguir fielmente las sendas que el plano le marca... Es el turista, ese personaje que parece no buscar nada que no sea lo que ya conocía a través de la televisión o las películas, empeñado en confirmar que lo mostrado en las guías turísticas existe de veras. Es el guiri: adocenado, sin criterio, vestido ridículamente, circulando en cohortes parecidas a rebaños, fácil de engañar, fácil de robar, culpable de todo tipo de desastres ecológicos o culturales.

Deberíamos revisar ese tipo de tópicos. El turismo es un fenómeno complejo, consecuencia de una democratización del derecho al descanso que implica multitud de prácticas, no todas por fuerza destructoras ni alienantes, no todas ni monitorizadas ni monitorizables. Los turistas que pululan entre nosotros estos días no son víctimas inocentes de un espejismo malevolamente colocado delante de ellos por las oficinas de turismo o los tour operators, sino agentes activos de su propia circunstancia. No son zombis sin voluntad, dirigidos por los hilos de los publicistas o los promotores, sino seres responsables que piensan, que saben lo que quieren y que despliegan sus artimañas para conseguirlo, sirviéndose de los propios medios que el sistema de mercado turístico dispone para disuadirlos.

Estúpido empeño el de separar el viajero del turista. Quien se presenta a sí mismo como “viajero” es un turista engreído que se empeña en distinguirse del resto. Pero si todo viajero no deja de ser un turista más, el turista también reúne las cualidades del viajero, las que implican alejarse de la vida cotidiana y aprovechar el distanciamiento de casa para meditar sobre quién es y cuál es su lugar en el mundo. Todo turista es un peregrino místico disfrazado de superficialidad; a su manera un filósofo, un pensador de sí y de la vida, puesto que no hay viaje –por banal que se antoje– que no sea, por definición, filosófico.
El turista vive una paradoja. En el fondo es un marginado, puesto que –a pesar de la hospitalidad que le brindan– los locales lo mantienen a distancia; lo adulan, pero lo desprecian. El turista está en lo más bajo del escalafón de los viajeros. Incluso el inmigrante pobre puede, por las vicisitudes que atraviesa, ser investido de una dignidad moral que se le niega al turista. El turista sabe que es un recurso, pero también un estorbo, y quizás por ello, y ya que no se le deja participar, se abandona a la tarea convulsiva de mirar.

En efecto, el turista es ante todo un espectador, alguien sin otra tarea que el puro observarlo todo. Pero, además, el turista es sobre todo un merodeador. No sólo mira, sino que busca y encuentra siempre signos, es decir nudos entre significados que traía consigo y significantes que deberían estar ahí, como esperándolo. Como merodeador que es, emplea todo su tiempo en labores de reconocimiento, que tienen que ver con un cierto fin de pillaje. Según el Salvat Universal, el merodeador es «aquel que, sólo o en cuadrilla, vaga por el campo viviendo de lo que consigue recoger o lo que hurta» y, en un sentido más amplio, quien «vaga por las inmediaciones de algún lugar o va repetidamente al mismo sitio, sin un fin determinado o para observar, espiar u obtener algo».

Ese es el turista. Especialista en localización de exteriores, explorador de lugares y momentos de los que se apoderará con su cámara de vídeo o de fotos. El turista rapta sitios, recolecta instantes y los convierte en instantáneas. Esa labor advierte del valor que le concede a lo irrepetible, puesto que responde a la certeza que tiene de que todo cuanto le pase no le volverá a pasar. El turista vivirá de lo vivido, puesto que allí, entonces, donde estaba o estuvo una sola vez, fue capaz de entender el infinito valor de lo fugitivo.



Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch