divendres, 26 de gener de 2018

Sobre la diferencia entre espacio y lugar

La foto es de Yanidel y procede de http://www.yanidel.net/
Consideraciones para Carmen Gui, estudiante del Màster d'Antropologia i Etnografia de la UB.

SOBRE LA DIFERENCIA ENTRE ESPACIO Y LUGAR
Manuel Delgado

Has de distinguir entre "lugar" y "espacio". La idea de lugar remite a la impasibilidad geométrica y física de una porción de territorio, considerado como propio, apropiado o apropiable, lo que hace que “tener lugar” signifique al mismo tiempo tener un sitio, pero también acontecer, ocurrir, de igual manera que "dar lugar" quiere decir ocasionar, hacer que algo se produzca. Es lo que permite decir que algo o alguien estén allí, aquí o entre. El lugar se define por haber sido ocupado o estar a la espera de un objeto o entidad que los reclame como suyos –“un lugar para cada cosa, una cosa para cada lugar”. También alude a la plasmación espacial de un cierto papel o estatuto social reclamado o atribuido, de donde las expresiones "estar en mi lugar", “poner a alguien en su lugar” o "estar fuera de lugar". La noción también sirve para tener una idea de cuál es el juego de posiciones que conforma una situación, que es en lo que consiste "hacerse una composición de lugar". Así, un teatro es un lugar, como lo también es el territorio que genera una performance al realizarse, puesto que es la representación de una obra o acción la que genera el lugar en que se produce.

"Espacio" es una cuestión distinta. No existe en sí mismo sino como abstracción, que solo se concreta en cuanto emerge en él una determinada realidad, que es cuando deja de ser un espacio para convertirse en un lugar. Es la consecuencia de la geometría moderna. Piensa que los griegos, por ejemplo, no tenían una palabra equivalente a nuestro "espacio" –la khôra no lo era-, pero si para lugar, topos.

Lo que llamamos "espacio" se identificaría con intuición kantiana de espacio abstracto o espacio puro, entendido como aquel en el que, en última instancia, todo movimiento puede ser pensado. Para Kant, en efecto, el espacio abstracto o puro no es un concepto sino un a priori de cualquier forma de sensibilidad o percepción del mundo exterior. Escribe Kant en la Crítica de la razón pura: “El espacio es, pues, considerado como condición de posibilidad de los fenómenos, no como una determinación dependiente de ellos, y es una representación a priori en la que se basan necesariamente los fenómenos externos”. Kant habla por tanto de espacio como virtualidad pura, lo que se traduce en una regla universal y sin restricción: “Todas las cosas, en cuanto fenómenos externos, se hallan yuxtapuestas en el espacio”.

En paralelo, tenemos otra teoría no menos nodal en Kant: la del ser como posición. “Ser no es un predicado real, es decir el concepto de algo que pueda añadirse al concepto de una cosa. Es simplemente la posición de una cosa o de ciertas determinaciones en sí”. Este postulado no aparece sólo la Crítica de la razón pura. Casi veinte años antes lo podemos encontrar en El único fundamento posible de una demostración de la existencia de Dios, aunque sea invirtiendo los términos de la ecuación: “El concepto de posición es absolutamente simple, y se identifica con el concepto de ser en general”. Decir de algo que es, que ha sido o que será se transforma en los locativos estar, haber estado o ir a estar. La percepción del ser, su existencia, se identifica con un acto de localización.

De ahí se deriva la noción de "espacio social" desde Durkheim y Mauss, que es equivalente a la no menos kantiana de Georg Simmel, que entendía el espacio como "posibilidad de la coexistencia", pero también la de Martin Heidegger cuando entendía el "espaciar del espacio" como apertura libre y abierta a todo asentamiento o congregación, es decir a devenir lugar, puesto que el lugar es el acaecer del espacio o el espacio acordado. "Espaciar es libre donación de lugares", decía.


La idea de "espacio vacío" en Peter Brook es deudora de esa concepción kantiana de espacio como posibilidad de juntar, que solo existe como disponibilidad y predisposición para que algo ocurra, pero que deja de ser espacio cuando ese "algo" ocurre y lo convierte en lugar. De hecho no puede existir un espacio vacío, puesto que ese espacio lleno de vacío existe, está ahí, y en él ocurre algo, aunque sea el discurrir de un hombre, un algo que disuelve ese espacio en tanto que virtualidad para convertirlo en un sitio.

Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch