diumenge, 9 de juny de 2013

Respuestas a un encuesta de El Pais sobre el trato a los inmigrantes, enviada el 10/5/13


El racismo ya no emplea la noción de raza. Allí donde decía "razas inferiores" ahora dice "culturas diferentes", a las que se jerarquiza en función de su grado de adaptabilidad a una inexistente cultura anfitriona.

La primera exclusión de que se hace víctima al llamado inmigrante es negarle el derecho a un distinción clara entre público y privado. Es así que prácticas religiosas o simples gustos vestimentarios que para los "no inmigrantes" son una cuestión privada pasan a ser reconocidas como anomalías alarmantes que deben ser corregidas.

Eso no quiere decir que no haya entre nosotros quienes no se adaptan a nuestros valores de la libertad y democracia. Cierto, pero estos no son los inmigrantes, sino quienes nos gobiernan. 



Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch