dimecres, 13 de febrer de 2013

Estás llamada a ser una dirigente


La foto es de Laura Guerrero
Comentario sobre la victoria de la PAH en la presentación de la ILP en el Parlamento español en febrero de 2013, en respuesta a un comentario de ST en este blog

Ciertamente se desprenden varias lecciones del éxito de la ILP de ayer. Una de ellas es sin duda que el mérito le corresponde en buena medida a gente que no ahora, sino hace muchos años que está luchando por el derecho a una vivienda digna. Mucho antes de que esta vindicación de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca prendiera en una mayoría de la población y se convirtiera en un clamor, durante muchos años, hubo personas que estuvieron jugándose el tipo y la libertad por esa causa que ayer conocía un triunfo importante. Esa avanzadilla de la lucha contra la especulación inmobiliaria la constituyeron hace años individuos y colectivos que tuvieron que padecer acosos, violencias y detenciones, gente de movimientos sociales –entre ellos el okupa– que sufrieron  la etiqueta de “violentos” y “antisistema”. Ahora no sólo se le da la razón, sino que consiguen que muchos, casi todos, se pongan de su lado y les den la razón. Vaya pues un saludo de homenaje y reconocimiento a quienes supieron asumir en solitario y bajo hostigamiento largos años de un combate que ahora conoce sus frutos. Porque esa es una moraleja importante que hoy hay que extraer: realmente mereció la pena luchar.

Por cierto. Un saludo a Enric Duran, prófugo desde ayer de la injusticia. Me hizo gracia vernos aparecer juntos en unas imágenes de TV3 de su reaparición en escena en un acto en la UB. Y, por cierto también, que curiosas las imágenes, también de ayer, de los diputados de Izquierda Plural que ayer aplaudían con entusiasmo en el parlamento a la gente de la PAH que asistía al espectáculo de su propia victoria. Me pareció reconocer a algunos que hace cuatro días les llamaban también “violentos” y “antisistema” y les enviaban a los mossos para que les aporrearan. ¡Cuántas cosas tendrán que hacer los/las de Iniciativa/EUiA para que les perdonemos! Es difícil olvidar los años en que fueron cómplices directos del saqueo y la destrucción de Barcelona a manos de la violencia inmobiliaria y la especulación urbanística. Es difícil olvidar la brutal represión con que los gobiernos del tripartito -con IC en Interior- se ensañaron con quienes ahora tanto aplauden. ¿Te acuerdas, ST? Las vueltas que da la vida, ¿verdad?

Todo esto tiene que ver con Ada Colau y lo que apuntabas en tu comentario de hace unos días. Hay que recordarle a quien corresponda que esa mujer no es un fruto del fru-fru de la actualidad mediática. Ada no sale de la nada, y perdón por el pareado. Hace mucho que ella a quienes representa –le guste o no– están ahí, dale que le pego, diciendo bajo palos y menosprecio lo mismo que ahora todos acuden a elogiar. La recuerdo sentada una noche con más gente a la puerta de Miles de Viviendas, esa institución del movimiento okupa que cambiaba de sede a cada desalojo y que en aquellos finales de junio de 2006 estaba en la Barceloneta. Luego los orcos d’esquadra que mandaba Saura los echaron también de allí, pero aquella noche de verano estaban celebrando con una pequeña fiesta a la fresca la puesta en libertad de los miembros del colectivo que habían sido detenidos por una protesta contra el CIES de la Zona Franca.

No era la primera vez que nos encontrábamos. Siempre coincidíamos en alguna que otra historia de estas. De hecho vivimos algunas aventuras juntos de las que guardo un hermoso recuerdo, aunque acabaran conmigo en comisaría alguna que otra vez. Era la época en que Ada estaba en V de Vivienda, un movimiento que en la segunda mitad de la pasada década logró movilizaciones importantes, incluyendo manifestaciones de miles de jóvenes y protoacampadas en Plaça Catalunya. Recuerdo que me invitó a presentar el libro que habían hecho los de V denunciando la burbuja inmobiliaria y anunciando lo que pronto iba a ser su estallido, cuyas consecuencias estamos conociendo ahora. Era mayo del 2006 y el libro se titulaba El cielo está enladrillado y fue una prueba más de la generosidad de José Luis Ponce al frente de la Editorial Bellaterra, que se lo publicó gratis. Hubo más ocasiones. Le agradezco particulamente que aceptara la invitación que le hicimos desde la Associació d'Expresos polítics para que interviniera como expresión de los movimientos sociales en el acto de homenage a los procesados por el TOP en marzo de 2011. 

Pero si cuento todo esto no es sólo por la pequeña vanidad personal que supone reclamarme como amigo de Ada, sino por algo mucho más serio, que es porque de alguna manera todo ese proceso ha acabado forjando en ella lo que, le guste o no, es: una líder, y una líder carismática, legitimada por una autoridad que le han concedido los dioses y las diosas de las calles y los combates, que es de quienes una líder revolucionaria recibe su gracia. Lo planteo, como se ve, reconociendo la naturaleza misma del concepto de carisma como aquel don que se recibe desde una instancia percibida como de alguna manera sobrehumana que inviste a quien lo recibe como digno no sólo de mandar, sino de ser obedecido. Supongo que se estará viendo que me remito a la tipificación que Max Weber hacer la autoridad carismática. Autoridad commoo algo distinto del poder: el poder consiste en ordenar; la autoridad es algo distinto: es la probabilidad de obtener obediencia voluntaria. Y carismática, puesto que procede no de un autorización funcionarial o  administrativa –como la autoridad burocrática–, ni tampoco de la tradición, sino de la posesión de una virtud especial e irrevocable percibida como procediendo de la personalidad misma de quien la detenta, bendecida por y desde alguna esfera inefable cuya naturaleza no es propiamente natural y que confiere a quien la recibe una humanidad superior a la del resto de mortales.

Ahora bien, ¿de dónde procede en realidad esa autoridad que un efecto óptico hace creer originada de arriba, y de ahí la aparente verticalidad de su lógica? La respuesta debe ser clara: esa fuerza de aspecto sobrehumano y sobrenatural es en realidad una fuerza profunda y radicalmente social; procede, arranca, surge, empuja desde abajo. Nace no del cielo, sino del suelo. Es de ahí donde clave sus raíces y de donde obtiene la fuerza que irradia y que consigue atraer hacia si la adhesión de tantos. Expresa sintéticamente energías, sentimientos, ideas, anhelos, intereses que son siempre colectivos, que estaban ahí, latentes, dispersos, sin forma, esperando la aparición de alguien en condiciones de dejarse poseer y guiar por ese colectivo humano que de pronto se ve cegado por la luz que parece originada en el o la líder, pero que surge de ese colectivo y que encuentra en él o en ella algo así como un espejo que devuelve el destello que recibe no de arriba, sino de abajo. En una palabra: si el líder o la líder se hacen obedecer es porque son ellos o ellas quienes en realidad obedecen. En sus palabras se escucha nuestra voz.  

Esto es importante por cuanto advierte de lo poco serías que resultan las jaculatorias contra los liderazgos y la tonta manía de proclamar que no se quieren o no se aceptan líderes. Está claro que en cualquier efervescencia colectiva que implique la voluntad de modificar o simplemente impugnar unas determinadas condiciones dadas del presente, hay líderes. En estos casos, la localización de personas que se presten a jugar ese papel de encarnación sintética de lo colectivo es inevitable y automática. Así, por ejemplo, en los movimientos de indignados cualquiera estaba en condiciones de reconocer a los o las líderes, incluyendo la policía, especialmente entrenada para detectar lo que en su lenguaje llamaría los o las “cabecillas”. En ese sentido, es posible que en el 15M nadie creyera en líderes, pero haberlos los había.

Digámoslo claro. Ada Colau no puede elegir si se convierte en líder o no. Que lo sea o no no depende de su voluntad, sino de la nuestra. Además no se da cuenta de cómo su empeño en negarse en a ser una líder y en ir diciendo que “no representa a nadie” empeora las cosas para ella, que –lo creo firmemente– sin duda es sincera en su modestia. No parece darse cuenta de que sus escrúpulos son la prueba de que ella es realmente quien se niega a ser. Lo siento, pero su papel me recuerda cada vez más al del protagonista de “La vida de Brian”, la famosa película de los Monty Phyton. “Solo el verdadero Mesías niega su divinidad”, proclama uno de sus seguidores, que reconoce en Brian quien niega ser. A su vez, Brian acaba convencido de la inutilidad de su resistencia, puesto que no puede liberarse de aquellos que le siguen y de la convicción que comparten que él es el Esperado. Pues el caso de Ada es idéntico. Alguien debería convencerla que ya puede decir lo que quiera: ella es una líder no porque ella lo haya decidido así, sino porque lo hemos decidido nosotros, sus seguidores.

He dicho seguidores, pero hay que repetir que si la seguimos es porque ella nos sigue, porque nos ordena hacer lo que queremos hacer. Por eso es una líder carismática, que no tiene que ver nada con la verticalidad que aparenta, puesto que en realidad su cualidad es la de alguien cuya personalidad responde a impulsos que no proceden sino de esa horizontalidad que ella misma resume.

Por descontado que la historia de los movimientos revolucionarios está repleto de personalidades como Ada Colau. Siempre y en todos sitios, las revueltas contra el invasor o el opresor han sido encabezadas por un hombre o una mujer que de pronto venían a reunir y proyectar la energía colectiva. Ellos y ellas han sido por eso reconocidos por líderes por sociedades o segmentos sociales en lucha que se reconocían en ella o en él lo que, según el contexto cultural, podía ser un profeta, un enviado de los dioses o los antepasados o una encarnación de la Razón histórica: el Mahdi, Gandhi, Savoranola, Lenin, Durruti, Juana de Arco, la Pasionaria, Abd el Krim, el Che… Una circunstancias históricas, un malestar colectivo, un ansia de liberación…, y tarde o temprano el Elegido o el Esperado son reconocidos y nombrados entre la multitud como aquel o aquella que debe guiarnos, puesto que es él o ella quien nos venía siguiendo.

En otras épocas que tu y yo recordamos, ST, lo teníamos más claro y no nos andábamos con tantas complicaciones. La labor de agitación y propaganda que el activista político asumía era justamente esa. Éramos leninistas y entendíamos la necesidad técnica de líderes que se pusieran al frente de las movilizaciones de masas. Nuestro objetivo era dar consignas que la gente pudiera hacer propias y seguir. Pero, atención, teníamos claro que esas consignas no podían ser las de la organización o del partido. Si las consignas conseguían su efecto movilizador era porque habían sido la consecuencia de la labor de masas, es decir de estar ahí escuchando y viendo lo que la gente en las aulas, en los barrios o en las fábricas decía y hacía y analizando luego esas necesidades y esos estados de opinión para sintetizarlos luego en iniciativas y lemas. Una frase del Libro Rojo de Mao resumía a la perfección esa premisa: “Partir de las masas, para volver a las masas”. Es decir, trabajar entre las masas para regresar a ellas con propuestas que concretan lo que de manera dispersa o latente ya pensaban y deseaban. Sólo quien obedece a las masas es obedecida por ellas, porque con ello se obedecen a sì mismas, pero no como una suma de individuos, sino como una totalidad pensante y sintiente.

Hay que repetirle a voces o al oído a Ada lo que ella ya sabe, ese papel que exigimos que ejerza y que ha de obedecer, puesto que queremos y necesitamos que nos sirva. la misma evidencia con la que Bertolt Brecht concluía su poema “Loa al estudio”: “Repasa la cuenta / tú tienes que pagarla / Estás llamado a ser un dirigente”.



Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch