dijous, 8 d’octubre de 2015

Otras sexualidades

Sambianos melanesios. La foto procede de iilbertherdt.com/
Reseña del libro de Gilbert H. Herdt, Homosexualidad ritual en Melanesia. Madrid: Fundación Universidad-Empresa, 1992, publicada en Babelia, suplemento literario de El País, el 3 de abril de 1993.

OTRAS SEXUALIDADES
Testimonios sobre conductas homoeróticas en Melanesia
Manuel Delgado

¿Qué sería de la noción de pretensiones ahistóricas y universales que solemos emplear de homosexualidad si la sometiéramos a esa máquina de la verdad comparativa que es el análisis antropológico? La respuesta es que, a buen seguro, nos estallaría en mil pedazos irrecomponibles en las manos. En ese inmenso territorio que conforman la globalidad de culturas y épocas humanas, la homosexualidad igualitaria del modelo gay/lesbiano actual, y todavía más la vocación que parece mostrar por constituirse en una fuente de identidad cuasi étnica, no podrían verse sino como hechos aislados, que comprometerían a quien intentase de veras o en serio encontrar antecedentes y paralelismos más allá de nuestras fronteras culturales contemporáneas.

En apoyo de tal evidencia se cuenta ya con algunas solventes argumentaciones locales. La pionera, el Guerreros, chamanes y travestis, de Alberto Cardín (Tusquets), acerca de la extensión de las formas institucionalizadas de bardajismo, un asunto del que, por cierto, sería una curiosa ilustración novelada El hombre que se enamoró de la luna, de Tom Spanbauer (Muchnick). Otro ejemplo sería  La sociedad rosa (Anagrama, 1991), donde Oscar Guasch ponía de manifiesto que ni siquiera en nuestra sociedad del momento resultaba para nada pertinente la categoría unitaria de homosexualidad.

Concurre ahora una nueva aportación, en este caso pieza fundamental en la antropología sexual, que viene a abundar en esa polifonía de diversidades que el monopolio referencial del discurso gay había logrado ocultar por lo que hace al amplísimo repertorio de funciones y significados que pueden llegar a tener las prácticas homosexuales masculinas. Se trata de la compilación de Gilbert H.Herdt, Homosexualidad ritual en Melanesia, procurada inicialmente en su versión española par el máster en sexualidad humana de la UNED, pero que una adecuada distribución ha dejado al alcance del público en general, y que se edita aquí con un interesante prólogo expreso del propio autor de Guardians of the flutes.

En este volumen se recogen nueve testimonios etnográficos  (firmados, entre otros, por Eric Schwimmer y Michel R. Allen) a propósito de conductas homoeróticas institucionalizadas, que tienen por marco el área cultural melanesia (Nueva Guinea, Fiyi, Vanuatu, etcétera); una zona de cuya problemática el lector español ya tenía constancia a través de clásicos como Sexo y temperamento en las sociedades primitivas, de Mead (Laia); Naven, de Bateson (Júcar), o La producción de grandes hombres, de Godelier (Akal). En la colección de Herdt pasa a ocupar el centro del escenario la inseminación ritualizada de los adolescentes varones por parte de individuos de su sexo del grupo de edad precedente, en ocasiones el propio padre o hermano de la futura esposa del iniciado.

La estatuación del semen como una suerte de elixir del crecimiento es lo que otorga a tal sustancia un lugar fundamental en los ritos de producción social de la maduración masculina. A partir de esa constatación, se despliegan diferentes ejemplos de lo que entre nosotros serían  considerados episodios de pederastia, pero que para los melanesios no sólo no constituyen anomalías sino que ni siquiera dan para fundar o estructurar algo parecido a un identidad sexual singularizada, y menos aún exenta.

Luces éstas que nos aporta Herdt, con las que no estaría de más que se dejaran iluminar quienes todavía prestan credibilidad a esas últimas investigaciones científicas con las que se nutren los peores y más reaccionarios lugares comunes acerca de las presuntas bases biológicas de la homofilia.







Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch