dijous, 6 de desembre de 2012

Lecturas recomendadas. Hilda Herzer, comp., "Barrios al sur: renovación y pobreza en la ciudad de Buenos Aires" (Café de las Ciudades, 2012)


Lecturas recomendadas. Hilda Herzer,  comp., Barrios al sur: renovación y pobreza en la ciudad de Buenos Aires. Buenos Aires: Café de las Ciudades, 2012. 412 p. 

(Del prólogo de Javier Fernández Castro)
¿Cómo escribir un prólogo al inestimable trabajo que ha coordinado Hilda, evitando la mera síntesis o comentario superficial de todo lo producido? Si intentamos escapar a esta primera y extendida acepción del prólogo como sinopsis y abordamos terrenos más comprometidos, pretendiendo sumar posturas propias complementarias del material escrito, ¿cómo aportar en pocas líneas algo todavía no dicho sobre nuestro Sur, esa gran melancolía compartida? Pequeño brete en el que me han metido los irresponsables editores, seguramente a sabiendas de la inimputabilidad tras la que los arquitectos solemos escudarnos ante estos compromisos. Allí vamos entonces, “a pontificar que se acaba el mundo”, sin necesidad de estudios de campo, entrevistas, cuantificaciones, ni rigor metódico alguno; como el que sí han tenido y aplicado a conciencia los autores y autoras de este libro.

Para arrancar por algún lado, podemos comenzar por algunas provocaciones que campean solapadamente los escritos, frutos de todos y cada uno de sus capítulos componentes, fundamentales aportes para superar el “sentido común” con que este territorio venía abordándose:
1. No es que no haya habido en el pasado políticas e inversiones públicas en el Sur, sino que las ha habido erradas o al menos las acertadas han sido discontinuas o insuficientes. 
2. El Sur “olvidado” está pasando a ser el “recordado” por la expansión inmobiliaria, ofreciendo seducir e incorporar el hermano postergado a la dinámica de sus parientes ricos. 
3. Los “nuevos paradigmas” presentan algunas dificultades para su implementación sin más: prexistencias “inconvenientes” a su “natural” desarrollo, tales como pobres y agentes contaminantes en abundancia (para algunos lectores frívolos incluso son sinónimos). 
4. Pareciera bastar correr a unos y disimular los otros (elija Ud. qué resulta más correcto hacer con cada quien) para restablecer la Arcadia perdida y encarar el tan ansiado y prometido “progreso”. 
5. En este sentido un gobierno local que no tiene obra ni discurso estratégico alguno sobre la Ciudad, sin embargo insiste en ocuparse especialmente del tema.

El término gentrificación, que nuestros investigadores sociales exprimen, desmenuzan y ejemplifican con erudición en cada uno de sus aportes al volumen, parece ser el hilo conductor de estos relatos. Ya no estamos ante un Sur depósito natural de emprendimientos sociales, último refugio de las clases populares al interior de la Ciudad propiamente dicha.En esta nueva etapa, lejos de favorecer la mixidad social como garante de integración urbana, ha devenido en último coto de caza disponible, a sabiendas que los pobres tendrán su lugar en la lejana periferia. Me permito aquí postular que este es el aporte sustancial de los textos: el revisitar el territorio y sus pobladores para advertir que no está congelado en un cliché, sino que es escenario sustancial de nuevas y complejas transformaciones en la estructura socio espacial de la Región Metropolitana. Está generándose un “Nuevo Sur” sin que el adjetivo nuevo nos traiga aquí el sinónimo pretendidamente moderno de necesariamente mejor. Varios síntomas, visibles aun para los más distraídos, concurren a la sospecha confirmada de estos nuevos procesos. Identidades barriales, entendidas como esencias de museo más que como proyecciones permanentes, se frivolizan en imágenes turísticas. La inyección de recursos que suponen actividades recuperadas, en vez de concurrir a reparar desequilibrios, apenas son excusa de “embellecimientos” antes que de transformaciones sustanciales.

Mobiliarios y farolas sobre veredas revisitadas, calzadas recién envejecidas, emprendimientos inconexos, casillas coloridas, entre otros tantos, aportan imágenes de un presunto “ser porteño”, ancladas en un pasado que nunca ocurrió. Todo salpimentado con ofertas gastronómicas –con perdón del refuerzo semántico– además de diseño y consumo o la simple confusión entre ambos. El increíble avance en una potencial gestión integral que supone un ente interjurisdiccional largamente anhelado para abordar la temática ambiental, parece por momentos exclusivamente enfocado en la liberación de un parque lineal ribereño, corriendo lo no deseado unos metros más atrás o simplemente suprimiéndolo sin destino cierto. El Sur es en buena medida el valle de una cuenca, un territorio aún sin visiones estratégicas conocidas en los ámbitos de decisión. Dinámicas poblacionales alteradas por largos años de ausencia estatal, mercados informales cada vez más presentes y sin alternativas de reparo o inclusión a la vista, recentran la discusión en los pobladores, los verdaderos sujetos de las políticas.

¿Qué sujeto? ¿Para quién y con quién están siendo pensadas y gestionadas las transformaciones experimentadas en el área? ¿Cuándo se pasó del paradigma de consolidación al de erradicación, a pesar de su permanencia como lugar común en los discursos incluyentes? Preguntas que este distinguido grupo de amigos “sociales” se hacen y responden en cada capítulo, expresión de una dimensión específica del tema englobante. Develan así lo que pasa, para que simplemente no nos pase. Lo argumentan, lo sostienen, para que seamos conscientes de sus causas e implicancias.

Estos trabajos de análisis son completos y complejos, no son fácilmente reductibles a consignas o discursos digeribles mediáticamente. Requieren de un esfuerzo de observación, construcción y enunciación, de ponderar múltiples y diversas variables concurrentes, por lo cual su lectura resulta siempre reveladora y por lo tanto indispensable si es que de una buena vez pretendemos hacernos cargo de este territorio.

Gracias por la recopilación. De su atenta lectura, trataremos arquitectos, diseñadores y urbanistas –perdón por el chivo corporativo– de extraer condiciones y posibilidades de proyección, de nuevas estrategias, de transformaciones sostenibles. El maridaje de conocimientos social – proyectual está aún en pañales, lo mejor está por venir y este libro, si nos permiten colarnos a último momento en el trabajo ajeno, es una oportunidad. Esta publicación es la base y excusa para concurrir en un territorio común, sumando visiones y deseos en la ideación y concreción de un hábitat socialmente justo, traduciendo la consigna general en múltiples acciones posibles.



Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch