diumenge, 29 de juliol de 2012

Las Cartas de Crudo Fati - CARTA AL DESTINO NUM. 7: "Eladia Isabel"


VIERNES, 30 DE MARZO DE 2012

CARTA AL DESTINO 7: "Eladia Isabel"
Barracas, 30 de marzo de 2012

Querido amigo,

¿Será que todo tránsito prudente, ya sea a pié, o en bondi, o en avión o en buque simbolizan en su esencia minima una muerte (punto de partida) y un renacimiento (punto de llegada)? 
Estuve en Montevideo, la ciudad que sonríe y calma, y de regreso pude ver la simpleza de esta pregunta, y como en realidad no hay que forzar la mirada, solo ver sin importar respuesta ni conclusión alguna. Solo dejar ser. Decidí escribirlo en ese momento para poder compartirlo con vos.

Eladia Isabel, entrando en territorio argentino. Estos son relatos libres de un retorno.
Lunes 26 de marzo, 20: 30 hs

Fin.

Me vine al frente del buque, ya se ve el horizonte luminoso. Veo a Bs As. Luces blancas, Amarillo oro, verdosas, rojizas, intermitentes. 
Me acerco, nos acercamos, creo que ya identifique mi edificio preferido (su luz intermitente es mas fuerte que el resto). Es emocionante esta vidriera. 
Me encuentro sentada en el primer piso (clase turista), en el frente del buque, en una mesa redonda ubicada frente a la barra de bar cuadrangular al cual le doy la espalda, frente mío todo un ventanal de lado a lado del buque. Mi mesa esta justo bordeando al balcón desde donde se ven también las butacas de primera clase. El bar es atendido por unos mozos muy educados y juguetones. Detrás del bar se encuentran las butacas que son muchas pero pocas las que dan a las ventanas, las cuales son codiciadas. En este viaje hay poca gente, así que este inmenso buque esta casi vacío. Sintetizando algunas maravillas, tiene una terraza, asensores, mesas a los costados en un pasillo, una fuente con plantas de hojas enormes. Aqui dentro, también todo brilla, pero es un brillo tan presente como de ensueño, y se percibe cierta calma-quietud-inquietud silente- típicos de un viaje. En fin, me siento en otro tiempo, y por fuera, atravesando otros mundos. Mi mente esta aquí mismo, ni claridades, ni penas proyectadas, solo concretando la forma del pensamiento de aquello que mis ojos miran. Siento como si me hubiera vaciado, y reconstruyo mi pensamiento con el mismísimo instante que habito.
Descubrí (en el costado derecho del gran ventanal) a la luna, y abajo suyo a su lucero. Se la ve cercana a la tierra. Sin duda, el Eladia Isabel es un buque romántico, y hoy no se desliza como pluma, sino que danza al ritmo del río de la plata.
(…)
Siempre recuerdo esta frase de un poeta: “el horizonte es una nada fértil”, creo que esta metáfora es bella y verdadera; bueno en este momento, en esa nada el brillo se agiganta. Empiezo a ver alturas, tamaños y ritmos de lejos como una partitura sinfónica.
Eladia Isabel hasta el momento solo avanzó, libre. De golpe, la veo como busca su rumbo bruscamente, sus ojos son los míos a traves de su enorme ventanal, asi giramos juntas hacia la derecha (mientras voy viendo lo que sus ojos, una nueva vista de aquel horizonte), pero, el río la devuelve hacia su corriente, Eladia vuelve a girar, necesita encontrar su Puerto, pero el río se resiste y la tira, sin embargo ella y su inmenso volumen siguen firmes, se siente desde dentro semejante resistencia a tal fuerza natural, se siente la conquista del rumbo.
(…)
Cada vez se ve mas el tintineo del calor de ese horizonte que se ha convertido en la ciudad desquiciada, Buenos Aires. Allí esta, esplendorosa, descubriéndose en la silueta sugerida por las formas de sus edificios vivos, sus densidades, sus caras ocultas etc, es simplemente hermosa.
(…)
Silencio
(…)
Eladia Isabel ha encontrado su camino al Puerto. Y yo? he conquistado en mi cuerpo la nada fértil…Hemos llegado a tierra firme.


Comienzo.

Hasta otra, El Crudo

[El texto está tomado de elcrudofati.blogspot.com.ar/. La entrada está ilustrada con la pintura "Emoción, cuerpo y espacio", de Josefina Muslera. Procede de muslerajosefina.blogspot.com.es/].


Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch