divendres, 1 d’abril de 2016

Pasqual Maragall y el modelo Porcioles


Comentario para los colegas del Observatori d'Antropologia del Conflicte Urbà

PASQUAL MARAGALL Y EL MODELO PORCIOLES
Manuel Delgado

Es interesante encontrarse con los elogios que recibió Porcioles tanto con motivo de su 80 aniversario como de su fallecimiento: Narcis Serra, Tarradellas, Pujol... y, por supuesto, Maragall. Os adjunto un ramillete de ejemplos. Completadlo con los que recibió en el especial de TV3, "Abecedari Porcioles", dirigido por Maria Dolors Genovés en septiembre de 2004, con 33 entrevistas recogidas luego en un libro: Les Barcelones de Porcioles: un abedecari, Proa, Barcelona, 2005.  De lo que os mando, me quedo con el titular "Porcioles es el referente de la actual política de Maragall", en La Vanguardia del 5.9.1993.

De todos los elogios, los que más indignaron fueron los de Pasqual Maragall, cuya inspiración como modelo del actual gobierno va a ser cada vez más reconocida. Por eso os mandaba aquel artículo de Janet Sanz de El Pais del 20 de octubre pasado, en que hacia el elogio del magnífico momento del urbanismo basado en el "consenso politico y profesional que conoció Barcelona en la década de los 80 y 90."

Os mando el artículo de Vázquez Montalbán en que se muestra ofendido por los elogios de Pasqual Maragall al alcalde franquista de Barcelona. Os copio cuando se muestra dolido por las declaraciones de Maragall “glosando la catalanidad posibilista de Porcioles y situándola por encima de otros catalanistas que, compartan o no sus idearios, tienen un claro pasado de luchadores antifranquistas, es decir, antifascistas”.

Más adelante: “De hecho, Maragall ha asumido la Gran Barcelona, el proyecto de Porcioles, no porque coincida exactamente con su ideal urbanístico original, sino por mandato genético: el estamento social es origen y fin y se ha hecho una Barcelona tal como la había pretendido la burguesía novecentista, cómplice en el fusilamiento de Ferrer Guardia y en parte mecenas del golpe franquista; burguesía que estuvo en condiciones de, pragmáticamente, negarse a publicar a tiempo un artículo de Joan Maragall en el que pedía perdón para el presunto inspirador de una de las tendencias culturales dominantes en la clase obrera catalana de su tiempo”. La conclusión no podía ser más tajante: “Si Porcioles ha sido tan positivo para Barcelona y la catalanidad, que caiga el peso de la sanción histórica más condenatoria sobre los que le cuestionaron y le crearon dificultades para ultimar su preclaro proyecto. Reivindiquemos a Porcioles, que ya le llegará el turno a Franco” (“La limpieza étnica de los señoritos”, El Pais, Barcelona, 14 de septiembre de 1993; os lo adjunto).



Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch