dilluns, 28 de març de 2016

Cuantificando gitanos en La Mina (I)

La foto es de Lena Mucha
Respuestas a una consulta a propósito de cómo se sabe que en La Mina hay un 20-25 de familias gitanas

CUANTIFICANDO GITANOS EN LA MINA (I)
Giseppe Aricó

El informe CiREM-GER-TRS sobre La Mina,  Plà de Transformació del Barri de La Mina de Sant Adrià de Besòs, de 1997, lo tienen en el Arxiu Municipal de Sant Adrià y también en el Arxiu Historic de La Mina. Juraría que ese dato sobre la "población gitana" simplemente no lo han averiguado nunca, como muchos otros datos contenidos en el mismo. Si no recuerdo mal, nunca dicen o explicitan como lo han calculado, sino que lo dan por hecho a partir de datos elaborados por el INE. No es casual que de ese informe, muy controvertido, existan dos versiones. Muchos vecinos, sobre todo los vinculados con el movimiento vecinal, no estaban nada conformes con los resultados recogidos en la primera y pidieron su rectificación. 

En fin, yo creo que lo que han hecho ha sido limitarse a recopilar información estadística a partir de documentos o datos ya existentes, que fijaban la población gitana alrededor del 20%, y hacer oscilar ese porcentaje hasta el 30% porque, como bien sabes, si hay algo muy difícil de cuantificar en La Mina, eso es precisamente el número real de sus habitantes. Efectivamente, ese dato fantasmagórico del 20%, a veces presentado como 25 y, más recientemente, del 30%, fue recogido por primera vez en un estudio llevado a cabo por el SECOD en 1975. Se llamaba "Estudi Sòcio-econòmic del Polígon Residencial La Mina”. Ese estudio contenía también información de carácter estadístico elaborada por el Ayuntamiento. Se trataba de información recogida a partir de 1972, tras la asignación de los primeros pisos, y de primera mano por algunas de las trabajadoras sociales del Patronato, como la Montserrat Colomer. Es justamente Colomer que, en un estudio de 1973 sobre la "adaptación social" de los barraquistas en los polígonos de viviendas, hace referencia a unos cuestionarios que los habitantes rellenaban con la ayuda de los trabajadores sociales. Entre otro tipo de información, se pedía indicar si eran payos o gitanos. Ese fue el método, o por lo menos todo indica a que fue ese, vamos. Ni más ni menos. 

Ni tiene que decir que las cifras censales oficiales, que se recogieron en el barrio a partir del estudio del SECOD del 75, eran del todo ficticias porque, como sabes, el Patronato nunca puso en marcha programas de seguimiento social de ningún tipo. Sin embargo, ese dato ha sobrevivido hasta hoy en día. En un estudio publicado en 1988, una propuesta de treball comunitari donde participaron el Paco Candel y Paco Marín, aparece el mismo porcentaje sobre "la población gitana" del barrio y se añade que el hecho de que el 20% de los habitantes sea "de raza gitana provoca dificultades de convivencia". Pero en ese estudio, se explicita claramente que el porcentaje del 20% es él calculado por el SECOD en 1975. A principios del 2000, Concha Doncel recupera ese porcentaje y lo mantiene inalterado en su estudio socio-antropológico del barrio. En 2002, hasta nuestro amigo Jordi Borja recupera ese porcentaje pero lo eleva -nadie sabe el porqué- al 25%. En su tesina de máster de 1999 y, mas tarde, en su tesis doctoral de 2005, Carmen Méndez habla de la "población gitana del barrio" a partir de datos obtenidos mediante el padrón de 1997 u otros años, pero admite la imposibilidad de ofrecer un porcentaje exacto justamente por la dificultad de trabajar con datos estadísticos en tanto que constituyen datos inciertos. 


Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch