divendres, 25 de juliol de 2014

Algunas visiones librepensadoras y anarquistas a propósito de la mujer (1873-1937). Consideraciones para Elvira Pujol

Salida de la Columna García Oliver hacia el frente de Aragón, julio 1937. Foto de Agustí Centelles
La perspectiva sobre la mujer que veíamos en Frederica Montseny no era solo suya. Ya que hablas de Mujeres Libres, aquella organización de mujeres re­volucionarias asociada a la CNT‑FAI, Mary Nash, a la que te refieres, indica que "parece que el grado de conscien­cia y de vindica­ción feminista pro­puestos no fue asumido, ni mucho menos, por la mayoría de sus 20.000 afiliadas, ni tam­poco por todas sus dirigentes, algu­nas de las cuales mantuv­ieron pos­turas muy discrepantes y más tradi­ciones con respec­to a la mujer." Esto lo tienes en la página 260 de Més enllà del silenci (Generalitat de Catalunya). Un tipo de observaciones no muy distintas de las que formula Ronald Fraser en Recuérdalo tú, recuérdalo a otros (Grijalbo), también con res­pecto a Mujeres Libres: "Si bien sus miem­bros consideraban que lu­cha­ban para librarse de los papeles tradicionales de la mujer y de la opresión masculina y de la sociedad capitalis­ta, en la práctica la federación raras ve­ces habló en contra de di­chos papeles."

Con premisas ideológicas como éstas, no debería extrañar que se opinara de forma generalizada que la mujer jugaba con dema­siada frecuencia un papel u hos­til o de incomprensión ha­cia los sentimientos revoluciona­rios de hijos o maridos, que las convertían en auténticos obstácu­los para los proyec­tos de transformación y solían hacer de ella un elemento de quien no confiar. Junto con la tendencia al conservadorismo social que se le atribuía, la escasa pre­disposición femenina a contri­buir a los cambios que se prepa­r­aban era puesta sis­temática­mente en relación con los víncu­los de extraña lealtad que unía a la mujer al aparato del culto. En este campo, no puede confundir la ilusión que a veces se cultiva de que la actitud de la militancia revolu­cionaria era especialmente abierta hacia una actitud de nuevo respeto ha­cia lo femenino. Los testimonios abundan precisamente en mos­trar un ambiente dominado por lo que se entenderían hoy como actitudes machistas. Piensa en cómo se trato a las prostitutas y a los homosexuales, y no sólo en el frente.

Por otro lado, las mujeres anarquis­tas se mantuvieron fieles a unos criterios de subordi­nación sexual tan estrictos o más que los que se preveía abolir. He aquí una muestra de su len­guaje, tomado de la pro­paganda de Muje­res Libres, en 1937, en un escrito en que se justificaba la retirada de las milicia­nas del frente de com­bate: "También la mujer, dejando de lado la ancestral apatía que la lucha de clases y los fenómenos sociales le habían causado siempre, sintió el aletaear de la ilusión revolucionaria, en su alma eterna de relegada, de ser cubierto por el eterno polvo del olvido, no vaciló y decidida se lanzó a la calle a luchar al lado del obrero (...) La mujer luego recapacitó y comprendió que las escaramuzas callejeras distan mucho de parecerse a la lucha metódica regular y desesperante de las trincheras. Comprendiéndolo así, y reconociendo su propio valor, como mujer, prefirió cambiar el fusil por la máquina industrial y la energía guerrera por la dulzura de su alma de mujer. No deshonró el frente, la verdadera mujer. Por el con­trario, ella ha sabido imprimir el grosero ambiente de guerra la delicada suavidad de su psicología femenina. Tiene cuida­dos maternales con los que fatigados de las jornadas de lucha regresan al sitio donde se hallan alojados, y procura mante­ner vivo el optimismo en trances difíciles en que el ánimo empieza a decaer." Esto lo tienes en las páginas 91-92 de Mujeres Libres (Tusquets).

Cuando estuve preparando mi tesis doctoral me pase un tiempo considerable repasando publicaciones anarquistas y librepensadoras. Mira algunas cosas que encontré, para que te hagas una idea:

"La mujer se ve hoy reduci­da al catecismo y al bai­le, o sea a la penitencia y a la co­quete­ría, con lo que la mujer no se ve ni siquiera capa­citada para cumplir con la tarea que la sociedad le atribuye, de educar a los hi­jos.­" (La Federación Igualadina, 1884).

".... La fal­sa o errónea educación que se la ha dado, el estre­cho cír­culo en que se ha desenvuelto y la propensión misma de la mujer a ser ligera, voluble, corazón de cera si se quiere, pero mu­chas veces cabeza de chorlito." (La Revista Blanca, 15 de octubre de 1923).

"¡La mujer!, ¿Quien al pronunciar tu nombre no siente dilatar su corazón de inefable ternura?  Ellas, cuya voz es el mágico sonido que por primera vez hiere nuestros oídos" (R. Nieva, "Ecce Mulier", La Solidaridad)

"Principio de toda belleza y modelo de sublimidad" (V. Suárez, La mujer, 1925).

"Núcleo en que reside la pureza social que, además de explota­da como el hombre, tiene siempre en peligro ese don precioso que es el honor" (La Federación Igualadina, 18, 1884).

"En la sociedad actual, la mujer no puede cumplir su misión, que es la del amor, para la felicidad del hombre" ("La joven obrera", El Chornaler, 4, 1884).

"En la sociedad futura habría labores propias de su sexo, de las que saldrían las jóvenes preparadas para cambiar de esta­do, con el destino, fijado por la naturaleza, de ser madres, es decir, de producir hijos, el más sagrado de todos los pro­ductos, que hace a la mujer merecedora de todas las conside­raciones sociales y de todas las galanterías de la naturale­za, con las que ella, siempre caprichosa, se adorna y embe­llece" (El Condenado, 2, 1873).

"La naturaleza ha hecho de ti el ángel refrenador de las pa­siones del hombre; el que dulcifica y atempera su sufri­mien­to; la madre querida y cariñosa de nuestros hijos" ("La mujer, lo que ha sido y lo que debe ser", Revista Social, 40, 1882).

"Criaturas de dulzura y de gracia, frágiles depositarias de la humanidad futura, que tienen una misión histórica e idealmen­te anterior a todo aglomerado social: la procreación" (Libera­ción, 1, 1885).

"La mujer, en la sociedad del porvenir, tiene una grande mi­sión que cumplir en el hogar doméstico: los deberes de la mate­rnidad" (Revista Social, 40, 1882).

"La mujer ha de ser la sacerdotisa del hogar, digna, ilustra­da, tierna y buena esposa, madre prudente y ciudadana discre­ta ("A la mujer", Revista Social, 1881).

Más ejemplos. La revista Acracia describía así la entrada de la colum­na de Pérez Farrás en Lérida, el 24 de julio de 1936: "Hoy más que nunca los pájaros cantan con más fuerza y pasión, las flores lucen sus más preciados dones de perfume y color. Has­ta la mujer se siente más hembra, más madre y más cariñosa esposa." A otro nivel, había teóricos libertarios que, como Mariano Gallardo, no dudaban en culpabilizar a las muje­res de no ser lo suficientemente comprensivas con las necesi­dades eróticas del varón: "Pocas muchachas conocen la inten­sidad del hambre sexual de los jóvenes. La virginidad sexual debe ser reputada como un atentado a la salud y la tranquili­dad de los hombres... Es la abstención, esa criminal absten­ción sexual de las mujeres, la culpa de toda la tragedia se­xual de la Humanidad."

Esto es lo que hay, Elvira.



Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch