dissabte, 30 d’abril de 2011

Poeta Muerta - El diario de Patricia H.


Hace unos días, el martes 26 de abril, se quitó la vida Patricia Heras. La muchacha había sido condenada a tres años de cárcel como consecuencia de los incidentes del 4 de febrero de 2006 en el barrio de la Ribera, en los que un policía quedó parapléjico. Patricia siempre insistió en su inocencia, en un caso que fue denunciado en su día por Amnistía Internacional.

El caso es que esta chica era vecina mía, en Fort Pienc. De hecho, vivía en una escalera de la que era muy asiduo, muy cerca de casa, en que vivian unos amigos, medio familia. Fueron ellos quienes me narraron cómo fue la tragedia y la conmoción que provocó en los vecinos. Fueron ellos quienes me trasladaron la imagen de la gente de la escalera llorando cuando Patricia se lanzó al vacío en el patio de luces y luego, cuando se fueron enterando del desastre.

Por otra parte, entrando en su blog (http://poetadifunta.blogspot.com/), he visto que Patricia tenía que ver con una serie de posiciones críticas en relación a la sexualidad hegemónica que se concretan en ideologías y movimientos que reconozco que no estoy seguro de entender bien, pero en los que ha aprecio una postura de impugnación de la realidad por la que suelo experimentar una simpatía casi mecánica. Hay gente en esa línea que está trabajando en el grupo de trabajo sobre transgenerismos en nuestro grupo de investigación –el GRECS–. 

No conocí a esta mujer, pero si a la madre y los compañeros/as de Rodrigo Lanza, otro de los condenados por el mismo caso y alumno de la mi Facultad. Siempre he creído en la inocencia de todos ellos, sobre todo porque me tocó vivir una situación parecida hace años, cuando me vi acusado de algo parecido y tuve que pasarme una temporada en la cárcel por unos hechos en los que no había tenido que ver. Es decir, que yo también había sido víctima de la “pesca milagrosa” de supuestos responsables del daño sufrido por un miembro de los cuerpos de seguridad. 

Es decir, resumiendo, que al hecho de que Rodrigo fuera alumno y que su historia me fuera tan cercana, se la añade ahora la proximidad con que Patricia vivió su muerte y que viniera a representar unas posturas críticas que no entiendo del todo, pero que me son cercanas.

No sé si todo ello me legitima a compartir en este bloc lo que Patricia había escrito en el suyo, que titulaba Poeta Muerta, en el que hacía un minucioso relato de su versión de cómo se produjo su detención y aportaba diversas crónicas de su vida en la cárcel.

Espero que nadie considere que este espacio no es lo suficientemente digno para albergar el recuerdo de Patricia. Si nadie expresa una opinión o voluntad en otro sentido, iré colgando aquí en los próximos días las páginas del diario de Patricia.

Soy consciente de que titular la entrada como "Diario de Patricia" tiene algunos riesgos. Uno de ellos es buscado: que haya quien buscando en internet una cosa, se encuentre de bruces con otra muy distinta.







Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch