diumenge, 16 de febrer de 2014

Intervención ante el Comité Central del PCC en apoyo de la propuesta de Gerardo Pisarello como cabeza de lista de EUiA en las elecciones europeas de 2014 (Sant Andreu, Barcelona, 15/2/14)


Intervención en la reunión del Comité Central del Partit dels i les Comunistes de Catalunya en apoyo de la propuesta de Gerardo Pisarello como cabeza de lista de EUiA en las elecciones europeas de 2014, que fue aprobada por el 80 % de sus miembros. La sesión se celebró en los nuevos locales del PCC en Sant Andreu, Barcelona, el 15 de febrer de 2014,

Camaradas:

A veces se abren grietas en una determinada conformación social. Se trata de momentos en que se desatan dinámicas históricas que muchas veces ni hemos propiciado, ni hemos previsto y que a veces ni siquiera somos capaces de entender, pero que están ahí, generando espacios y oportunidades nuevas para la lucha contra la realidad. Esos momentos de agitación y efervescencia son ocasiones únicas para que los comunistas aportemos nuestra vocación si no de orientar, al menos de contribuir a dar sentido y fin a los acontecimientos y hacerlo en favor de los intereses de las clases populares.

Estamos en uno de esos momentos, que no deberíamos dudar en llamar históricos. Quizás estamos demasiado en ellos como para darnos cuenta, pero o participamos en su primera línea para darles valor revolucionario o nos arrastrarán con ellos en cualquier otra dirección. No se trata solo de los desmanes del capitalismo financiero, del desmantelamiento general de lo público, del imperio de la corrupción, de la arrogancia de las fuerzas más reaccionarias..., sino de la manera como se ha producido la respuesta popular contra todo ello en forma de una oleada de movilizaciones y movimientos de las que el 15M fue la expresión más espectacular, pero no la única, y que han abierto contextos en que nuevas y viejas formas de concebir la lucha social han acabado coincidiendo. A su vez. en el caso de Catalunya, si lo que se ha dado en llamar "proceso soberanista" se ha constituido en un auténtico movimiento de masas es porque una parte importante de la sociedad ha visto en él una ocasión irrepetible no de cambiar una fórmula de estado, sino toda la sociedad.

Es en ese contexto que la reconfiguración del espacio de la izquierda verdaderamente transformadora es urgente, puesto que le corresponde la tarea de organizar la intranquilidad social que, carente de estructura e ideología, puede ver cómo se disuelve su enorme potencial como energía histórica. Es decir, hemos de dotar de congruencia y consistencia lo que ya está ahí y hacerlo sentándonos a hablar con quien ya estuvimos ahí fuera, en la calle, en pie, en los combates sociales concretos. Por supuesto que la iniciativa de ese nuevo espacio político que hemos llamado "Avui és demà" es un indicio de ello, pero hemos de reconocer que parece concebido para continuar una línea de alianzas ya probado, indicado para mantener nuestro vínculo parlamentario con Iniciativa per Catalunya y atraer a sectores inquietos de la socialdemocracia, pero que no basta para propiciar la suma y articulación de otras fuerzas sociales, sobre todo del independentismo de izquierdas y de una parte importante de los movimientos sociales.

Como ha señalado el camarada Aitor Moreno al principio de la reunión, hemos de ser conscientes y responsables del papel que jugamos en el panorama de la izquierda anticapitalista en Catalunya, hoy. Nuestro lugar en las luchas reales y nuestra sinceridad ansectaria nos ha hecho merecedores del respeto de todos, incluyendo los demás sectores de la izquierda revolucionaria. Ese lugar no solo nos legitima, sino que también nos responsabiliza en orden a proponer ese ámbito que no es sino el de la renovación de nuestra vieja meta de un auténtico frente de izquierdas.   

Es en ese orden de cosas que la propuesta de Gerardo Pisarello para encabezar nuestra lista para el Parlamento Europeo me parece inteligente y pertinente. Conozco a Gerardo como profesor e investigador; comparto grupo de investigación con él en la UB y puedo acreditar en su trabajo académico un rigor impecable. Como jurista, quiero recordar su apoyo a nuestros jóvenes camaradas detenidos y encarcelados por su participación en la huelga general de noviembre de 2012. En ese mismo sentido, me permito remarcar su estrecha vinculación personal y profesional con alguien a quien hace tiempo ya me atreví a señalar como representación de la unidad de la izquierda crítica en nuestro país: el abogado Jaume Asens, a quien hemos visto defender a decenas de activistas sociales, entre ellos, si se me permite la autoreferencia, a mí mismo.

Todos conocemos la implicación política de Gerardo no solo en las luchas sociales en general, sino en la configuración de esos espacios de confluencia que nos corresponde propiciar. Sabemos que estuvo entre quienes animaron desde el principio la iniciativa de Procés Constituent; estuvo con nosotros hace unos días en la presentación de Ara és demà, y nos lo volvimos a encontrar de nuevo hace bien poco también en una reunión convocada por las CUP para el establecimiento de un marco común de cara a las próximas elecciones municipales en Barcelona. Dicho de otro modo, Gerardo Pisarello está presente y activo en todas las esferas de reorganización de la izquierda transformadora que se están suscitando en este momento en nuestro país. Eso me permite rectificar a nuestro camarada secretario general cuando define a Gerardo Pisarello como independente. Creo que más bien deberíamos decir que la de Gerardo es sobre una personalidad política ante todo transversal. 

Así pues, expreso mi apoyo al informe del camarada Joan Josep Nuet y, en especial, a su propuesta de contar con Gerardo Pisarello para que nos represente en las eleccione europeas. Seguro que su contribución habrá de ser estratégica en orden a generar procesos y marcos de confluencia, pero no ya, como hasta ahora, para resistir, es decir para aguantar las agresiones del capitalismo y sus instrumentos, sino, ¿por qué no?, para avanzar, quien sabe si para ganar, porque estamos viviendo circunstancias excepcionales que no se van a repetir y que nos advierten de que son posibles las rupturas y las reconstrucciones. No potenciar esta oportunidad constituiría un pecado del que la historia no nos absolverá. Hay que estar en esa realidad que nos invita y obliga no solo a analizarla, sino también a adaptarnos a ella para combatirla, y hemos de hacerlo con otros con quienes compartimos esa misma urgencia. Porque si no lo hacemos, si pasamos de lo que pasa, no lo dudéis de que: lo que pasa pasará de nosotros.



Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch