dimarts, 12 d’abril de 2011

Un trabajo de investigación sobre solicitantes de asilo político en Estados Unidos. "Los costes del refugio. Estudio etnográfico sobre reasentados en Chicago", de Laura Guijarro (junio 2010)

Hago referencia ahora al trabajo de investigación para la obtención del título de máster que presentaba Laura Guijarro en la última convocatoria. Le agradezco que haya confiado en mi para dirigirlo. Trata de los procesos de petición y adjudicación del derecho de asilo en Estados Unidos. El trabajo de campo lo realizó en Chicago, en un centro de atención a refugiados. Lo que Laura ha trabajado es lo que ocurre desde que una persona solicita asilo hasta que se resuelve dicha solicitud y cómo se ve inmersa en un constante movimiento de identidades jurídicas. Su identidad político-jurídica se ve sometida a permanentes cambios en un plazo de tiempo relativamente corto (entre dos meses y 3 años) mientras lidia con su identidad vivida que se ve de alguna manera influida y fiscalizada por la anterior.

El propósito de la investigación ha sido detectar las etapas liminales jurídicas y personales, que inevitablemente van unidas, a las que se ve sometido un solicitante de asilo en cuanto la petición se verbaliza de manera oficial. Por un lado nos encontramos con una etapa liminal vinculada a los tiempos de la evolución de su solicitud de asilo. El Estado decide si uno es “merecedor” o no, y en función a ese “merecimiento” el individuo adquiere por parte del Estado una identidad u otra (definidas como identidades jurídicas/políticas) que lo clasifica dentro de una etapa liminal u otra. Por otro lado, podríamos hablar de la etapa liminal particular e “íntima”, en la que al margen de la evolución de la solicitud de asilo, tiene que ver con la percepción que tiene el propio individuo de sí mismo, ya que un refugiado lo es desde el momento en que se dan en él unas circunstancias específicas independientemente de su reconocimiento o no por parte del Estado que estudia su caso.

Centrándose únicamente en las etapas liminales vinculadas a los tiempos legales de la solicitud que irremediablemente van ligadas a las etapas liminales íntimas, podríamos clasificar en España varias identidades jurídico-políticas. Se observan fases en las que se definen tres identidades diferentes en función de cómo evoluciona la petición de asilo. Hay etapas en las que el solicitante pierde la identidad “legal” que había adquirido, o más bien habría que hablar de un “arrebato” de la identidad otorgada por parte del Estado, ya que el solicitante no pierde ni hace nada por perder la nueva identidad, simplemente no es ya “merecedor” de ella y por tanto se suele experimentar como si le fuera “arrebatada”. Podríamos decir que el individuo pasa de estar inmigratizado a ser “refugiado” para pasar a inmigratizarse de nuevo. No hay que olvidar que cuando entran en el estado español, lo hacen de manera “ilegal” ya que llegan sin autorización y la solicitan una vez están aquí. Una vez la solicitud está en trámite, la persona deja de ser “ilegal” y obtiene un status de “legal” temporalmente. Digamos que antes de que la persona solicite asilo o después de obtener una negativa por parte del Estado, entra en lo que Coutin llamaría “espacios de no existencia”. Según esta autora, “los espacios de no-existencia debido a la ilegalidad son imaginados porque, al igual que otros espacios sociales, son culturalmente construidos y marcados”. Una de las consecuencias de la no-existencia debido a la ilegalidad es un encarcelamiento al presente al negar la esperanza de un futuro “ocasionado por las incertidumbres que resultan por la posibilidad de la deportación, lo cual inhibe al sin-papeles de hacer cualquier plan a largo plazo” (De Genova). Ello es una de las cosas principales que marca la diferencia entre legales y no-legales, la negación de esperanza del individuo.

Teniendo en cuenta que el trabajo de campo se ha centrado en la ciudad de Chicago, uno de los objetivos es realizar un esquema similar sujeto a las leyes de asilo y refugio contempladas en Estados Unidos.

El propósito de la investigación ha sido, por tanto, abordar antropológicamente las etapas liminales jurídicas y personales por las que pasa un solicitante de asilo, entendiendo el proceso como un rito de paso de un estatus/identidad a otro/a. Se trabajará la idea del solicitante de asilo como “persona liminal total” (e.g. política, social, económicamente, etc.).

Se busca además, centrar la investigación no sólo en las personas cuya solicitud está en fase de estudio, sino también en aquellas que han recibido el estatuto de refugiado y clarificar así qué significa para ellos la nueva identidad política y vivida y cómo pueden entrar en contradicción ambas identidades. Jurídicamente hablando, la situación de los refugiados reconocidos es muy específica. Se les otorga una identidad que viene adscrita a unos deberes y derechos que deben cumplir si quieren seguir “gozando” de dicha nueva identidad. En este caso, Laura ha estudiado las actuales leyes de asilo en Estados Unidos, y cómo dependiendo de esas leyes, el solicitante de asilo en concreto puede pasar por diferentes “fases liminales” en su proceso. Relacionado con este tema, se aborda el papel que juega el concepto de “merecer” en los procesos de asilo, es decir, quién es “merecedor” del estatuto de refugiado y cómo afecta eso, relacionándolo con las nuevas identidades políticas otorgadas por el Estado, puesto que el Estado utiliza la legislación como medio para otorgar identidades. A través de ellas, el solicitante adquiere el estatuto de refugiado o de persona “no merecedora” y, por lo tanto, no deseada (i.e. “inmigrante ilegal”).

Se plantea también la identidad de “refugiado todavía no reconocido” desde el punto de vista personal sin tener en cuenta el jurídico, es decir, antes de que la identidad sea otorgada. Cabe entender, que las personas que por diferentes causas acuden a otro país a solicitar asilo o refugio, se sienten realmente refugiadas al margen de lo que digan las leyes del país al que acuden a solicitar dicho refugio, ya que para ellos en su vida cuotidiana su identidad como “refugiados” no es cuestionada. Hay por lo tanto, solicitantes de asilo sin papeles que son refugiados.

Se aborda también el tema de los espacios liminales en los que un solicitante de asilo entra irremediablemente, identificando estos como espacios liminales y diferenciando entre “simbólicos” y “físicos”. Cuando un individuo solicita asilo experimenta algo que podría ser considerado como un espacio liminal simbólico ya que se ve obligado a estar “anclado a la espera”, lo cual “constituye un periodo entre lo uno y lo otro” (Turner).

Asimismo, existen espacios liminales físicos en los que los solicitantes de asilo se encuentran abocados. La delegación del gobierno donde las personas solicitan el asilo, por ejemplo, sería un espacio liminal físico en el que uno entra con una identidad jurídica y sale con otra, ya que es allí donde se producen y se notifican las resoluciones. Lo que llama más la atención de estos espacios liminales físicos, es la rapidez con la que se produce el cambio de identidad jurídica. El solicitante entra con la intención de renovar la tarjeta que lo identifica como ciudadano legal, y sale diez minutos más tarde en condición de “ilegal” puesto que le han notificado la denegación. Puede pasar lo contrario. El solicitante entra con condición de “ilegal” y sale minutos más tarde con un papel que da muestras de su “legalidad”. Los pisos de acogida en los que habitan los solicitantes de asilo a la espera de la resolución de su caso, son también espacios liminales físicos en los que el individuo vive y del que su entrada y salida está condicionada a los tiempos jurídicos de su caso. Lo mismo que las zonas habilitadas de los aeropuertos para los demandantes de asilo de las que no les es permitido salir y donde restan a la espera de saber si se les autoriza a entrar en el territorio del nuevo país o si se les introduce en un avión que los repatría al país de donde proceden.

Los logros de la investigación de Laura han sido: 1), el abordaje de desde la manera antropológica las identidades vividas y las identificaciones jurídicas por las que ha pasado un refugiado reconocido; 2), una aproximación de dichas fases y cambios de identidad como fases liminales dentro de un rito de paso que empieza cuando el demandante solicita asilo y acaba cuando le es otorgado el estatus de refugiado; 3), la identificación de la contradicción que puede producirse en ocasiones entre ambos tipos de identidades (la jurídica y la vivida) y cómo repercute en los individuos; 4), el abordaje del modo en que ambas identidades son percibidas por la sociedad receptora, y el análisis de los procesos de asilo/refugio utilizando el concepto de “merecimiento” de estas identidades jurídicas.

En definitiva, un excelente trabajo del que no cabe sino felicitar a Laura y animarla a que lo culmine en lo que seguro que será una magnífica tesis doctoral. En cualquier caso, la tenemos de nuevo en Chicago continuando su labor sobre el terreno. Un beso muy fuerte desde aquí

[La imagen está tomada de la página de JRS Focus Protection and Solutions in Urban Areas, http://www.jrs.net/]

Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch