dimecres, 19 de gener de 2011

Una explicación de la realidad. Las "Reflexiones de Repronto" de Raúl Minchinela


Hace algún tiempo, en uno de los Tercers Dijous de la Reina, trajeron a un tipo que me dijeron que estaba muy bien y que hacía cosas interesantes en internet y tal. Me presenté y me encontré con algo que ya conocía, porque había habido gente que me había enviado links animándome a seguir su trabajo. El hombre era Raúl Minchilena y lo que llevaba se llamaba “Reflexiones de Repronto”, algo que conocía y me parecía francamente bien. Era como una especie de colección de reflexiones en forma de monólogo en que se plantean observaciones –en el sentido doble de miradas y de apuntes o comentarios– sobre ciertos aspectos de la realidad oficial, es decir de la realidad.
Estuvo bien la cosa, porque me permitió escuchar de Raúl la confirmación de algo que yo ya había apreciado: que es una interesante mezcla de erudición en eso que se da en llamar cultura visual y de un frikismo con el que sentía identificado: esa fascinación casi enfermiza por producciones culturales raras y deformes, en las que uno encuentra formas imprevistas de lucidez y, al tiempo, de primitivismo formal. Todo ello debidamente adobado con pertinentes dosis de crítica sarcástica a lo que hay y de desenmascaramiento de la colosal y trágica tomadura de pelo generalizada en que se ha convertido el mundo en que vivimos.
Bueno, pues el caso es que entre la revisión de los materiales que nos traía y la explicación consecuente, tanto la que nos brindó a todos los presentes como la posterior con una cerveza en la mano y de cerca, caí en la cuenta de la materia prima del talento de este muchacho.
Lo que hace el Doctor Repronto no es otra cosa que explicar las cosas. Es decir, se nos coloca ante una parcela de lo dado que nos produce o nos debería producir perplejidad, por cuanto o es absurda o debería antojársenos absurda. Luego lo que hace es, en efecto, explicarla. Pero, ¿qué es explicar algo? Explicar una cosa no consiste sino en poner de manifiesto que esa cosa tiene que ver con otra cosa, conformando algo así como un orden de relaciones en las que es posible reconocer un cierto orden todo él hecho de conexiones. Pero, atención, no se trata de ver con claridad que un determinado elemento de la realidad sólo es comprensible en relación con otro elemento, sino como la relación con ese otro elemento. Dicho de otro modo, lo que Raúl nos desvela no es que una cosa esté en relación con otra cosa, sino que es esa relación.
Lo que resulta: un mapa, una cartografía, un orden de diagramas relacionales entre cosas absurdas, de las que el precipitado final presenta un cierto orden; es más: es un orden, una estructura lógica, un cosmos organizado…, absurdo, por supuesto.
He ahí la moraleja a la que nos conduce o nos debería conducir esa filosofía basada en ese “ahora que caigo”, que no es otra cosa de descubrir los hilos que unen en secreto las cosas dispersas para confeccionar con ellas todo lo que damos por supuesto, sin preguntarnos nunca por qué ni de qué. Es así que caemos en la cuenta de los materiales extraños y monstruosos de que está hecho el mundo que tomamos por evidente, esa sustancia alucinada en la que, como en un líquido amniótico, nos sumergimos al despertar. Creemos en realidades cuya virtud reside no en su verdad, sino en su lógica, una lógica que Raúl Minchilena no desvela, ahora, de sopetón, como delirante, como una estructura perfecta pero desquiciada. Ese sistema de representación en que habitamos y al que concedemos el título de “lo real”, reconocido ahora como una contorsión, un espasmo, una mueca: el orden del mundo mirándose en los espejos cóncavos del Callejón del Gato. .
Después de aquella sesión memorable en la Reina, pensé que el trabajo de Raúl Minchelena merecía una entrada en este bloc. No cumplí con tal propósito, pero ahora que veo que inician su cuarte temporada corresponde aprovechar la oportunidad para enviar un saludo y una recomendación. Las “Reflexiones de Repronto” están en http://minchinela.com/repronto/. Echadle un vistazo, porque merecen la pena. Para esta entrada os he colocado la última entrega.

Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch