diumenge, 12 d’octubre de 2014

"Radical criminal", artículo publicado en El Periódico de Catalunya, el 26/1/2001

Artículo publicado en El Periódico de Catalunya, el 26 de enero del año 2001.

RADICAL CRIMINAL
Manuel Delgado

Las sociedades urbanas registran cíclicamente explosiones de insubordinación por parte de sus sectores más inquietos, que pueden ocupar la calle de manera inamistosa frente a las instancias de poder. Este tipo de circunstancias recibe diferentes nombres, que expresan distintos grados de intensidad: incidentes, disturbios, altercados, revueltas, revoluciones. Desde los años 60, esos usos desafectos del espacio público han tenido como protagonistas preferentes a jóvenes y están conociendo un auge extraordinario últimamente, como lo demuestran las grandes movilizaciones antiglobalización de Seattle, Melbourne, Londres, Praga, etc.

Pero no es sólo que las grandes urbes registren de vez en cuando estallidos de rebeldía colectiva, sino que de alguna manera las requieren, puesto que en el fondo se nutren de lo mismo que las altera. Una metrópolis completamente desconflictivizada habría dejado de emitir una de las señales de su vitalidad y tendría motivos para sentirse intranquila por la ausencia de esas turbulencias que genera al moverse. Y esto no implica ningún juicio de valor, sino que constata un hecho, que es que las insumisiones que tienen lugar periódicamente en las calles de cualquier gran ciudad son parte inherente de su propia dinámica.

Es en ese contexto –la ley natural que rige la vida de las ciudades– que cabe contemplar con preocupación cómo se abre paso entre nosotros un discurso que presenta a los sectores más inconformistas de la juventud como auténticos criminales, cómplices directos del terrorismo. Circunstancias tan terribles como las que acaba de conocer Catalunya por culpa de la violencia armada están sirviendo para justificar una malignización en masa de movimientos juveniles anticapitalistas, que deberían ver reconocido el derecho a ser en su ideología todo lo radicales que les viniera en gana. Es verdad que ha habido personas vinculadas a esas corrientes involucradas en actos delictivos y que han protagonizado actos violentos en la calle, pero de ahí a considerar a todo joven con ideas revolucionarias como un enemigo de la sociedad hay una distancia enorme.

Da la impresión de que existe un campaña oficial destinada a criminalizar a la extrema izquierda en general, esa extrema izquierda que, dicho sea de paso, está en el origen de buen número de dirigentes políticos actuales, incluyendo a no pocos encuadrados hoy en partidos conservadores. Los primeros signos aparecieron en el oscuro asunto de los incidentes del 12 de octubre de 1998, en Sants; luego, los hechos de la Autónoma, en enero del año siguiente; ahora, unas detenciones que se exhiben como pruebas de una trama criminal que complica a nacionalistas radicales, okupas y movimientos alternativos. Todo ello, por desgracia, con el concurso de unos medios de comunicación que parecen actuar cada vez más como meros portavoces de la policía.

Cabe preguntarse si, en este momento, el sentido de esta operación mediático-policial tiene poco que ver con la lucha contra ETA y mucho con los preparativos para la “Conferencia anual sobre desarrollo económico”, convocada por el Banco Mundial en Barcelona a finales del próximo junio. Su presumible objetivo: desactivar una segura reedición de las grandes protestas que adoptan como escenario las ciudades en que se celebran cumbres de las multinacionales del poder y del dinero.

Si se cumplen todos los pronósticos, dentro de unos meses Barcelona va a ser internacionalmente conocida mucho más por los disturbios en sus calles que por las actividades de los congresistas del Banco Mundial. ¿Qué pasará si se aplica una ley que categoriza como terrorista a cualquier alterador grave del orden público, incluso cuando es un menor de edad? ¿Eran terroristas los miles de estudiantes que volcaron coches, tiraron piedras, levantaron pavimentos e incendiaron barricadas en París, en mayo del 68, de los que ahora no se duda en hacer el elogio y reconocer la herencia?


Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch