dimecres, 28 de juliol de 2010

"Fuegos bajo el agua", un documental de Nuria Vila y Lenin Brea (2009) sobre la relación entre forma urbana y lucha social en Caracas


Hace tiempo que conozco a Nuria Vila. Todavía recuerdo el día que apareció, sentada a mi derecha, en una clase de Espacio Público en Elisava. Era la época en que tenía un correo electrónico titulado trashbarbie. Hará acaso igual ocho o nueve años. Luego fuímos hablando de diversas cosas: de luchas políticas, de cine, de la vida. Una mujer brillante. A pesar de su bien justificada desconfianza hacia la cosa académica, al final presentó un excelente trabajo de doctorado sobre el malandraje en Caracas y ahora miro a ver si la animo a hacer una tesis doctoral que vendría a ser un etnografía del cine activista en Argentina en los años 70 y 80. Una tesis que sólo ella puede hacer. Una noche, hace un par o tres de años, en el bar Coyote, en la calle Robadors de Barcelona, me presentó a Lenin Brea, su compañero. Juntos han hecho esta película sobre el barrio 23 de enero en Caracas y su historia como cuna y escenario de las grandes luchas sociales que ha conocido Venezuela hasta ahora mismo.
El trabajo de Nuria y Lenin me parece sencillamente genial. Difícilmente podria hacerse algo mejor para explica como es verdad que resulta ingenua e injustificada la pretensión, que desde el diseño de ciudad suele sostenerse, de que la constitución desde el proyecto de una morfología urbana determina de manera automática la actividad social que se va a desarrollar en su seno. Esa suerte de idealismo urbanístico trabaja a partir de la pretensión de que la forma urbana es una especie de sistema conductista que orienta las actuaciones humanas a partir de reflejos condicionados de los que la fuente es la disposición de los volúmenes arquitectónicos o la distribución de los elementos de un espacio público. En cambio, sabemos que es otra morfología –la social– la que tiene siempre la última palabra acerca de para qué sirve y qué significa un determinado lugar construido. Ahora bien, lo que esta película ilustra inmejorablemente es que no es menos cierto que los estímulos físicos procurados por un medio ambiente proyectado están en condiciones de desencadenar ciertas pautas de comportamiento o cuanto menos predisponer a ellas, de forma que una toma de postura por parte de un grupo humano podría a su vez depender de una determinada configuración de los estímulos existentes en un determinado contexto urbano. El barrio 23 de enero de Caracas y su historia es un ejemplo excelente de ello. S a alguien le apetece una argumentación más amplia en ese sentido, me remito al artículo "Morfología urbana y conflicto social" que publiqué en la compilación de Roberto Bergalli e Iñaki Rivera, Emergencias urbanas (Anthropos, Barcelona, 2006).
El documental en cuestión se llama "Fuegos bajo el agua" y se puede obtener completo en www.archive.org/details/FuegosBajoElAgua.
Aquí arriba os dejo el trailer.
Es muy, muy bueno. Y no es pasión de amigo. Lo juro.

Canals de vídeo

http://www.youtube.com/channel/UCwKJH7B5MeKWWG_6x_mBn_g?feature=watch